LAS MADRES REALIZARON SU MARCHA Nº 2165 EN PLAZA DE MAYO

La tarde parecía dar paso a la tormenta aunque, a minutos de la hora señalada, las nubes se abrieron y el sol hizo su aparición para alumbrar el paso de las eternas Madres de Plaza de Mayo. Iniciaban así una nueva cita, la 2165, con sus hijxs en el sitio que las vio nacer hace más de 42 años. Al completar las dos vueltas a la histórica Pirámide de Mayo firmaron un nuevo capítulo en la historia de los pueblos que no abandonan la lucha. Luego de la marcha fue momento de los discursos habituales, en esta ocasión a cargo del periodista, Demetrio Iramain; el vicepresidente de Electroingeniería injustamente detenido –liberado el 2 de octubre-  por el Gobierno de Macri, Gerardo Ferreyra; y la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

El primero en hacer uso de la palabra fue Demetrio Iramain, quien resaltó el valor político de una nueva Marcha de las Madres de Plaza de Mayo, la número 2165 en más de 42 años de lucha inclaudicable.

“Las madres han decidido dedicar su marcha al pueblo de Ecuador, en lucha contra la represión y el ajuste del gobierno neoliberal de Lenín Moreno”, indicó Iramain y anunció la reproducción de un mensaje enviado por Gabriela Rivadeneira, miembro de la Asamblea Nacional del Ecuador. En el video, que aquí se replica, Rivadeneira agradece el gesto político de las Madres de dedicar su marcha al pueblo ecuatoriano y además informa sobre la situación actual en el país.

Luego realizó su habitual recorrido por la actualidad judicial. “Hace una semana el Consejo de la Magistratura declará al Poder Judicial en estado de emergencia edilicia. Nos da vergüenza esa declaración pues con el dinero que tiene ahorrada la Corte Suprema, más de 30.000 millones de pesos, la verdad que si hay algo que podría estar bien son sus edificios”, criticó el periodista.

Demetrio Iramain consideró que “la verdadera crisis que deja el Gobierno nacional en el Poder Judicial, es institucional y política”. “Han convertido al Poder Judicial en una trampera para pobres: el gran aporte del gobierno a la Justicia es la creación en el Código Penal del delito de flagrancia que no es ni más ni menos  que la posibilidad de condenar en 48hs a los pobres que roban  un paquete de papas fritas en un supermercado o un medicamento para sus hijos que no pueden pagar. Ese es el gran aporte del Gobierno a la Justicia y la sociedad”, denunció el ex director de Revista “Ni un paso atrás” quien además lamentó que hayan convertido al Poder Judicial “en una cacería de pobres”.

“No solamente han hecho eso sino que lo han convertido en un grupo de tareas que persigue, estigmatiza y criminaliza los logros del Gobierno nacional y popular de los doce años maravillosos que tuvimos hasta 2015, un Gobierno que además tiene presos y presas políticas… esa es la verdadera emergencia del Poder Judicial y no la cuestión edilicia”, finalizó su discurso el poeta Demetrio Iramain.

Luego fue el turno de Gerardo Ferreyra, vicepresidente de Electroingeniería S.A., quien fue liberado el pasado dos de octubre tras pasar más de un año en prisión a raíz del montaje en la causa de las fotocopias de los cuadernos. Cabe recordar que Ferreyra estuvo detenido entre 1975 y 1984 en la provincia de Córdoba, a raíz de su actividad política.

“Yo soy Gerardo Ferreyra, un sobreviviente de las cárceles del genocidio. En 1984, 35 años atrás, mi primer acto en libertad tras sobrevivir al genocidio fue venir a esta misma plaza a darle un abrazo a Hebe, que fue la que nos mantuvo vivos en la memoria durante aquel genocidio”, recordó Ferreyra.

Y en ese sentido, continuó: “Vine a darle un abrazo a Hebe porque ninguno de los políticos y ninguna de las organizaciones que se decían políticas durante el genocidio fue capaz de luchar por los desaparecidos y por los presos políticos. Hebe y todas las madres que la acompañaban si lo hicieron, por eso vine y les di un abrazo en esta misma plaza. 35 años después… hoy vuelvo a sobrevivir, esta vez a esta administración que tiene muchas similitudes con lo que ocurrió durante el genocidio, demasiadas similitudes”.

Y, para finalizar, recalcó: “Hoy, mi primer acto en libertad es venir nuevamente a rendirle homenaje a las verdaderas líderes del pueblo argentino y de toda la América que lucha”. Al terminar, las cientos de personas presentes en la plaza se fundieron en un aplauso que terminó por emocionar a todas y todos.

El cierre, como de costumbre, estuvo a cargo de la presidenta de la organización, Hebe de Bonafini, quien primero se refirió a la situación que vive el pueblo del Ecuador y recordó una experiencia personal.

“Hoy me emocioné con el llamado de un compañero trabajador de lo que ellos llamaban ´Los eléctricos´. Esta persona me llamó en nombre de todos los compañeros trabajadores para agradecer el video que enviamos las Madres esta semana. El pueblo ecuatoriano es un pueblo muy agradecido”, señaló la dirigente.

En ese marco, Bonafini agregó: “Yo a Correa lo conocí ahí, cuando luchaban para defender la cooperativa de la electricidad. Empezó desde abajo, Correa… y es por eso que conoce tanto a su pueblo. Las Madres no podemos quedar aparte, de la misma manera en que apoyamos a Nicolás Maduro y a Evo Morales; también tenemos que apoyar a Rafael Correa para que pueda volver a gobernar y Ecuador vuelva a ser libre”.

Luego se refirió a la política nacional y ala efervescencia que vive el pueblo, a menos de tres semanas de ir a las urnas con la posibilidad de terminar con el modelo hambreador de la coalición cambiemita. “A mí me gusta mucho escuchar… pero no solo escuchar, ver toda la escena. A veces miro más la escena que otra cosa. Y las escenas dicen mucho… vi muchas cosas que me impactaron de todo lo que está haciendo el compañero Alberto Fernández y fue por eso que decidí hacerle una carta. Se la mandé y ayer me llamó para agradecernos. Por eso decidimos compartir la carta con ustedes:

Buenos Aires, 8 de octubre de 2019

Estimado Dr. Alberto Fernández

Me dirijo a usted para decirle algunas cosas. Cuando Cristina, con tanta generosidad, lo eligió para el cargo de futuro presidente pensé que, debido a la voracidad de los gobernantes, “si este hombre no es un patriota, se va a tener que convertir porque el país está que arde”.

Y no me equivoqué. Usted, con mucha sabiduría, convocó a muchos para ver cómo actuar rápidamente. Por suerte, la convocatoria fue un éxito.

Ayer, en el encuentro para terminar con el hambre de más de 15 millones de nuestros hermanos, me llevé una gran alegría. Todo lo allí hablado y acordado fue extraordinario.

La posibilidad de que cada familia tenga una tarjeta para comprar sus alimentos, me alivió toda la pesadumbre y el dolor que me provoca ver a mis hermanos pasándola tan mal.

Desde hace más de tres años, nosotras tratamos de paliar en algo este horror, pero es una aguja en un pajar.

Gracias, futuro presidente de los argentinos, por implementar esa tarjeta alimentaria que va a terminar con la pobreza infame. Gracias por darle a nuestros desposeídos la posibilidad de cubrir las necesidades básicas con la frente en alto. Sus madres tendrán esperanzas en esos hijos.

Ya no se preguntarán si crecerán sanos, si sus cabecitas podrán estudiar; en definitiva, si podrán vivir con dignidad.

Gracias por alentar nuestros sueños. Gracias por devolverle al pueblo una mirada digna de la política.

No va a ser fácil pero somos millones, los que estamos dispuestos a ayudar humildemente para forjar la Patria que nos merecemos. Un abrazo esperanzado, Hebe de Bonafini.

Luego hizo mención al día después al 10 de diciembre: “Compañeros, vuelvo a repetir… los que comemos, tenemos techo y un trabajo pequeño,  grande o regular pero que todavía sobrevivimos… por favor, tengamos paciencia. Pongamos toda la paciencia necesaria para que puedan dedicarse a los que no tienen nada,  a los que viven en la calle, a los que no tienen trabajo, a los chicos que viven en esa indignidad de comer tres veces por semana, sí, es real; tres veces por semana”.

Y para finalizar, agregó: “¿Qué puede decir esa madre cuando el pibe tiene hambre y le duele la panza? Por favor, compañeros… piensen. Les pido por favor que tengamos eso claro, no estemos haciendo cuentitas y pidiendo paritarias. Todo va a llegar a su debido tiempo, pero empecemos por donde hay que empezar. Hasta el jueves que viene”.