HEBE A LOS TRABAJADORES: “SI PARAN EL PAÍS, EL PUEBLO LOS ACOMPAÑARÁ”

Las Madres realizaron, esta tarde, su marcha 2108 en Plaza de Mayo, acompañadas por decenas de personas que reivindican la lucha que estas mujeres iniciaron hace más de 41 años. Bajo un sol radiante que se adelantó a la llegada de la primavera, a las 15.30hs iniciaron la marcha alrededor de la histórica Pirámide de Mayo para luego dar paso a los discursos que, en esta ocasión, tuvieron como protagonistas a los periodistas, Luis Zarranz y Fernando Borroni, de Prensa Madres y AM750 respectivamente; y la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, quien anunció el lanzamiento de una nueva “campaña del pañuelazo”. La campaña invita a “llenar las ventanas y los autos” con calcomanías que tienen el pañuelo blanco, símbolo máximo de la lucha de las Madres.

Zarranz comenzó expresando la “bronca” social que genera el asesinato de Ismael Ramírez, el chico de 13 años asesinado en Chaco. “Todos morimos un poco, o mucho, con la bala que lo mató”, afirmó. “Jueves a jueves venimos diciendo y denunciando lo que está haciendo este gobierno neoliberal y, por ende, asesino”, agregó.

En ese sentido, aseguró: “Las Madres vienen haciendo una especie de inventario de los derechos avasallados por este gobierno y, a la vez, de todas las resistencias”. “Lo vienen diciendo desde el 10 de diciembre de 2015, cuando dijeron que el gobierno que estaba por asumir era enemigo del pueblo”, completó.

En ese tono, afirmó: “Específicamente me quiero referir al rol de los medios de comunicación hegemónicos, que son responsables de haber generado el consenso social para que se mate a un pibe de 13 años y se siga como si nada. Son culpables de la naturalización del ajuste, de la estigmatización de la pobreza”. Luego, agregó: “Son responsables de naturalizar los asesinatos de Facundo Ferreyra, en Tucumán; de Rafael Nahuel, en Bariloche, Santiago Maldonado, en Chubut; ahora de Ismael, en Chaco; y tantos pibes que fueron asesinados en el anonimato”

Zarranz consideró, además, que denominar a los medios hegemónicos y a sus periodistas como “cómplices” no bastaba ya que más que cómplices eran “partícipes necesarios” del saqueo, del neoliberalismo, de este crimen, de la entrega del país. “A Facundo, a Rafita, a Santiago, a Ismael, y a tantos pibes, los mataron los que apretaron el gatillo, el gobierno que promovió, premió y felicitó a los responsables, y también los medios de comunicación que dispararon mentiras contra ellos”, finalizo.

Posteriormente, su colega Fernando Borroni afirmó que el gobierno vino “para aplicar un modelo económico que ya conocemos porque lo aplicaron Martínez de Hoz y el menemismo”. “Ahora vinieron por algo más, que lo hace más perverso: extirpar definitivamente al campo nacional y popular, que se organiza y tiene ideales”, expresó. “Quieren que cada uno de nosotros y nosotras se arrepienta de sus convicciones”, completó entre aplausos. “Vinieron a que le entreguemos la vida. Nos matan sacándonos el laburo, vaciando al Estado, o por un tiro en la espalda o nos empujan a un río en medio de una balacera”, añadió.

En otro tramo, el columnista de Víctor Hugo Morales consideró que “no terminan de entender que no vamos a bajar las banderas”. “La resistencia genera bronca pero tiene algo bello: si hay resistencia hay convicciones y las convicciones tienen belleza. Hay una parte de nosotros que dice que no nos reconciliamos con estas políticas de hambre”, sostuvo luego.

“Este gobierno comenzó a irse y el pueblo ya está en movimiento. Tenemos que administrar la bronca: puertas adentro de casa, gritando frente a un televisor, no sirve”, señaló. “Sabemos qué camino recorrer. Si lo hicimos posible una vez, lo podemos hacer posible dos, tres o las veces que queramos. Tenemos quiénes nos conduzcan porque tenemos el ejemplo de las Madres que no han parado un minuto”, concluyó.

Como ocurre la mayoría de los jueves el discurso de cierre estuvo a cargo de la presidenta de la Asociación, Hebe de Bonafini, quien criticó a los organismos y organizaciones que aseguran que lo que se vive no es una “dictadura”. “Me pongo a pensar y… crímenes hay muchos, muchos más de los que sabemos; y también hay desapariciones “, advirtió Hebe. Y apuntó: “Un trabajador al que le cierran la fábrica es un desaparecido. No puede entrar a trabajar y no cobra su sueldo; para el sistema pasa a ser un desaparecido… sin cobertura de salud no tiene resguardo ni jubilación. Cuando le cierran la cortina de la fábrica en la cara lo convierten en un desaparecido”.

“La dictadura tardó casi siete años en hacer lo que hizo y estos lo hicieron en casi tres. ¿Es o no es una dictadura? ¿Son o no son asesinos? Tienen que ser juzgados y condenados, que es lo más difícil”, señaló la dirigente y anunció que la Asociación Madres de Plaza de Mayo está en preparación de un “Juicio a los jueces de ahora” y recordó el juicio a los jueces de la dictadura que realizaron en el ECuNHi, ocho años atrás.

También apuntó “al 90% de la prensa que está comprada por estos tipos”. Hebe aseguró que “son parte del Estado, del Gobierno, son parte de los asesinos”, lanzó y generó una ovación. Luego se refirió a Luis Majul, uno de los ¿periodistas? que desde su programa “fogonea” la criminalización de la protesta y justifica la violencia institucional por parte de las fuerzas de seguridad. “No escuchen a esa gente que envenena el alma… apaguen la televisión, pongan música, lean o canten. Suba o baje el dólar, nos siguen matando”, denunció la presidenta de Madres.

“Hay que tomar a este Gobierno como una dictadura. Es cierto, fue votado por el pueblo pero los pueblos también se equivocan. Tenemos en claro que hay asesinatos y que Patricia Bullrich manda a apretar el gatillo”, denunció y reveló que una de las razones que explican este contexto de violencia creciente se explica porque “los yanquis quieren las reservas de Vaca Muerta. Si no, no van a prestar ni un peso.

En otro tramo reveló que durante las últimas semanas “llegaron denuncias a la Asociación sobre secuestro de niños y niñas, en situación de calle, que le son quitados a sus padres y no se sabe dónde están”. Entonces, Hebe preguntó: “¿Hay o no hay dictadura? ¿O acaso los hijos de nuestros hijos eran mejores que los chicos de la calle?

En referencia al asesinato de Ismael Ramírez en la provincia de Chaco, Hebe lamentó que “los pobres siempre pasan al último lugar”. “Ismael no tenía esperanzas; tenía hambre, no importa sí había ido a robar. No vengan con el cuento de que lo mataron con un arma tumbera porque los milicos también usan tumberas… así no pagan por lo que hacen. No tiran con la 9 milímetros… no, no, no. Ellos tienen de todo y nos engrupen a nosotros que nos dejamos engrupir”, denunció.

“Son cínicos, mentirosos, asesinos y dictadores. A mí no me van a convencer de otra cosa… esta la tenemos clarísima”, señaló Hebe y advirtió que “la cosa se viene pesada, muy pesada. Hay que organizar la bronca”.

El cierre de su potente discurso fue en el mismo sentido: “Basta de muertes, basta de asesinos y secuestros. Hay que parar el país tres días; hasta que digan basta. Y todo esto tiene que estar en manos de los trabajadores; si paran el país el pueblo los va a acompañar. Hay que parar tres días… paremos el país, compañeros”, pidió ante las ovaciones de los hombres, mujeres, jóvenes y niñxs que acompañaron a las Madres en su Marcha Nro. 2108.