Jueves 30-06-2022

La marcha 2307 de las Madres de Plaza de Mayo se realizó en forma virtual desde la sede de la Asociación, ubicada en Congreso.  En el encuentro participaron Javier Ortega, doctor en Derecho Público y Economía de Gobierno, y docente de la Universidad Nacional de Avellaneda, y como es habitual, Hebe de Bonafini y Demetrio Iramain

Hebe de Bonafini: “Sr. Presidente, basta, no hable más porque ya no le creemos. Usted pasa a la lista de los grandes mentirosos”

Hoy vamos a hablar de un hombre que nos ayudó muchísimo, un militante impresionante: Alipio Paoletti. Tal vez, a muchos jóvenes no les dice nada. Tito Paoletti, había hecho un diario maravilloso en La Rioja, y fue muy perseguido porque fue un militante. Lo balearon, lo corrieron, tuvo que irse del país, y cuando volvió, antes que muchos, vino a hablar con las Madres, con esa generosidad que él tenía y nos dijo que pensáramos que sería muy bueno que las Madres -ya teníamos prestigio internacional- pudiéramos hacer un diario. Nosotros le dijimos que sí, y armó un staff de un diario de primera, cantidad de buenos periodistas, de buenas plumas: Duhalde, Galeano, Bayer, muchísimos, esos son los más conocidos, pero si ustedes tienen los diarios de las Madres, si los han guardado, no sé, lo pueden saber. Después de que sacamos el diario, y que tuvimos éxito, me propuso hacer algo mucho más complicado, que era empezar, hacer informes de campos de concentración, cosa que nunca se había hecho en el país. Era un riesgo otra vez para él, otra vez se metía en las fauces del león, y le dije que sí. Y empezó a trabajar, y fue terrible, porque él no podía creer lo que veía con sus propios ojos al ir al campo de concentración. Había rastros, había cosas para ver, entonces, empezó a hacer el libro. Yo tomé algunas partes para que vean qué es lo que hizo. Él da una explicación para aquel momento, pero también es buena para ahora. Nosotras tenemos este libro para vender, los diarios no. En esa explicación él nos dice: ‘Una historia no es más que una historia de la lucha de clases, de la historia argentina, la del genocidio contra el pueblo, aún antes de haberse constituido como nación: Aniquilación de la población indígena durante la colonia, de los negros durante la guerra de la independencia, de los montoneros de la represión bárbara de la civilización, las masacres obreras del XIX en la Patagonia rebelde, de los bosques y obrajes de la Forestal, de las matanzas de la década infame, de 1955 la Revolución fusiladora, en Córdoba, en Rosario, las puebladas contra toda tiranía, en Trelew, en Ezeiza, en todo el país, sometido a la furia de la Triple A. Este trabajo nació de las columnas del diario de las Madres de Plaza de Mayo, entre diciembre del 84′ y agosto del 86′, pues su base informativa son los artículos publicados durante ese lapso, dedicados a revelar los intersticios de la represión ilegal ejercida por la dictadura oligárquica entre el 76′ y el 83′, impulsado por la lucha incansable de las Madres’. Nos propuso el diario, el diario publicó, los títulos del diario también eran muy fuertes: ‘Asesinos’, por ejemplo, ponían en la tapa del diario, y adentro los artículos eran impresionantes. Y otro que nos ayudó mucho, que hacía la contratapa, llamada ‘La galería de represores’, fue Carlitos Rodríguez.  Esos sirvieron como base para este libro.  Yo por eso hoy quería dedicarle a Tito Paoletti todo el amor de las Madres, que no lo olvidamos, que nos ayudó un montón, y ustedes no lo saben, pero antes de que se terminara el primer libro, Tito Paoletti se murió de un ataque al corazón, porque no soportaba que los compañeros hubieran pasado tanto dolor, y tanta angustia en los campos de concentración. Y entonces, él explica, y también quiero leérselos un poquito, la Cacha y Arana, dos campos de concentración importantes del circuito de La Plata, ‘La Cacha y Arana, el primero funcionó en la localidad de Lisandro Olmos, en los suburbios de La Plata, en la antigua planta transmisora de Radio Provincia, el lugar se le llamaba el Casco, el edificio principal que constaba de dos plantas con instalaciones para alojar a unos 50 detenidos por vez, fue demolido. Pero igual se mantiene en pie otra edificación que se destinó a la sala de torturas. En una visita realizada en 84′ ex prisioneros encontraron en el lugar, vajilla con inscripciones, sellos grabados del Regimiento VII de Infantería de La Plata, también reconocieron estructuras de hierro, y alambre que eran utilizadas como tabiques para separar a los secuestrados, identificar el lugar donde estaban los sótanos del edificio, principalmente un cartel que decía: Área restringida. La responsabilidad de esta área era del ejército, la policía provincial, servicio penitenciario, y la SIDE.’ Esto es parte del libro que hizo Tito, que no llegó a ver. El primer tomo era color rojo, esta es la segunda edición y se hizo verde, el prólogo de Osvaldo Bayer, y las Madres no queríamos hoy dejar de nombrarlo porque, justamente, en el mes de junio me propone, en el mes de junio, cuando estaba por venir Alfonsín, y él me propone sacar el diario, y me acordé la otra noche de él y dije: ‘Tenemos que nombrarlo’. Uno no puede ser ingrato con la gente que nos ha ayudado tanto. Así que gracias, Tito Paoletti, te llevamos en el corazón, te llevamos en el alma. Tenemos guardados como reliquia las colecciones completas de tu diario, de nuestro diario. Gracias por habernos enseñado que la lucha es eterna. Se murió muy joven, tenía cuatro hijos que también siguen su militancia.

Y ahora la actualidad: Hoy, muy temprano, escuché a Rubén Lassaga, de la parroquia de Nueva Esperanza, en Santiago del Estero. Un sacerdote, parte del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres, que está ayudando a la gente para que no quemen más el monte. Porque siguen quemando montes para seguir plantando soja, y el sacerdote cuida el monte, porque la gente que vive ahí come del monte, el monte le da sombra, el monte le da agua, el monte tiene todo para ellos. En el Chaco, y en Santiago, los montes son parte de la vida de la gente, y el sacerdote no hace más que ayudarlos a cuidar ese lugar, donde siembran, tienen sus cabras, hacen sus propios productos que ellos consumen. La cuestión es que hay unos señores que quieren prender fuego a ese monte y lo amenazaron de una manera muy cobarde. Le dijeron en un mensaje que recibió la secretaria de la Parroquia: ‘Usted anda siempre solo, y se cree que no lo vemos, pero sí lo vemos, así que ojo por donde anda, y no se meta en nuestros proyectos porque le va a costar muy caro’. Él ya hizo la denuncia. Desde acá, desde este lugar, que se escuche el grito de las Madres también, que es una vergüenza que amenacen a este hombre que dedicó su vida a los ‘nadies’, esos que no le preocupan a nadie.

Están pasando cosas que me dan mucha vergüenza, mucha vergüenza, porque todo lo que dijeron que no iba a pasar, pasa. Todo lo que dijeron que no iba a aumentar, aumenta. Todo lo que dijeron que no iban a hacer, se hace.  ¡Qué bien el compañero Javier Ortega, sabe lo que dice! Qué importante todo el tema Vicentín porque él está descubriendo una nueva mafia que se quiere apoderar de todo, y el presidente mira para otro lado porque ya lo tiene decidido, son todos negocios con los yanquis Y Javier Ortega dice que mientras el río Paraná se desangra, se desangra el pueblo que no puede comer, que no puede vivir, que no tiene trabajo, mientras otros miran para otro lado. Sr. Presidente, hasta ahora nunca ha ido a una villa o a un barrio a embarrarse, y parece que no tiene pensado ir, porque eso no le da rédito. No lo llaman después de todos los canales de mierda que lo llaman, y usted va y habla. Sr. Presidente, basta, no hable más porque ya no le creemos, usted pasa a la lista de los grandes mentirosos. Como a Macri le dio resultado mentir, usted cree que le va a dar el mismo resultado, pero usted, con cada mentira, se abre su fosa, y ahí va a caer, en esa fosa que usted mismo está abriendo.

Javier Ortega: “El Paraná está hegemonizado por grandes trasnacionales que se dedican al comercio de cereales y derivados”

Me convocaron para que les cuente cómo estamos en la cuestión Vicentín. Si hablamos de Vicentín, estamos hablando del río Paraná, y el río Paraná es una gran cuenca comercial de la importancia del Misisipi en los Estados Unidos, o del río Danubio en Europa. Por el Paraná pasan 30 mil millones de dólares, o más, de exportaciones argentinas. Exportaciones granarías y oleaginosas argentinas, con lo cual el Paraná, puede ser vía de entrada de riquezas, o puede ser vía de salida de excedentes que se producen en nuestro territorio. El Paraná está hegemonizado por grandes trasnacionales que se dedican al comercio de cereales y derivados: Kärcher, Bunge, Cargill, Dreyfus, y más recientemente se ha sumado Cofco. El nuevo invitado en hegemonizar las exportaciones agropecuarias argentinas tiene el nombre de Glencore, una trasnacional suizo británica, pero con domicilio legal en Jersey. Jersey es una guarida fiscal. No hay escándalo financiero, de explotación laboral, de soborno, de daño ambiental en los cuales no haya estado involucrado Glencore. Y es por eso, que el advenimiento de este nuevo jugador en el Paraná es preocupante, y montado sobre qué caballo viene Glencore. ¿Con qué palanca se puede transformar en la agrotrader número uno de la Argentina?. Subiéndose en las espaldas de Vicentín. Glencore está interesado en poseer, a precio de remate o gratuitamente, los activos rentables de Vicentín. ¿Cuál es el activo más rentable de Vicentín? El activo se llamaba Renova que es la extrusora de soja. Es la extrusora más grande del mundo, extrusora de soja y de otros granos, que son molidos en esta fábrica para convertirlos en harina y en aceite, que van hacia afuera, en calidad de exportación. Esa factoría está en Argentina, en Rosafé. El Rosafé es el centro portuario-fabril-agropecuario también más grande el mundo, con centro en Rosario. Tiene un área de influencia a lo largo del Paraná y desde este punto, exporta más granos y derivados de los que se pueden exportar a través del Misisipi, en el Golfo de México. Ese centro de exportación fabril, portuario, más grande del mundo, lo tenemos acá en Argentina. Lo que produce va a ultramar y el excedente no nos queda. Esa es la gran discusión. Entonces, cuando el estado argentino, ante la posibilidad de quiebra y desaparición de Vicentín, interviene, inmediatamente, ciertos actores que no quieren que el estado argentino ponga un poquito los pies en el agua del Paraná para enterarse qué es lo que pasa, qué es lo que entra, generan todo tipo de movidas de repudio. Lo que no es otra cosa que la protección del empleo, del salario, del trabajo, y un poco de superintendencia sobre el comercio granarío. Tengamos en cuenta que el 40 por ciento de todas nuestras exportaciones es del complejo granarío y oleaginoso de la Argentina. Los dólares que necesita la Argentina para su desarrollo vienen de ahí, es por eso que cada vez que el estado tiene un tipo de acción se produce el gran escándalo, todo fogoneado por estas trasnacionales que son el poder real y son las que se oponen a cualquier tipo de injerencia del estado argentino en este negocio. Vicentín es una empresa que está cayendo en desguace, y este desguace va a hacer que Glencore se quede con los pedazos que son rentables y productivos, dejando el resto a su suerte. Glencore tiene pensado, de hecho, se ha apropiado de Renova, sin poner un peso, y en ese sentido, es el acuerdo que va tratando de empujar Vicentín con sus acreedores. Es decir, le vendo Renova a Glencore y con lo que saque de esa venta le voy pagando ‘chaucha y palito’ a los demás acreedores. Es prácticamente una liquidación privada hecha en beneficio de Glencore, a través una de sus subsidiarias que se llama Viterra. Cuando ustedes vean Viterra, lean Glencore. Dicho esto, lo que sucedió recientemente es que mientras el concurso preventivo de Vicentín va hacia adelante en los tribunales de Santa Fe, sin que el juez vea nada de esto, sin ver estas operaciones fraudulentas, en paralelo los tribunales de Reconquista, las fiscalías penales de Reconquista están detectando una serie de fraudes y una serie de irregularidades en el proceso. Para que la justicia argentina no tenga dos pareceres contradictorios, la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe, pidió el expediente para revisar y hacer un control de legalidad. Lo que surja de ahí es el destino inmediato de cómo va a ir el proceso de Vicentín; si es que sus partes más rentables van a quedar en manos de una trasnacional a precio de remate o gratuitamente, o si es que se va a poder implementar un proceso de reconstrucción de la empresa en donde participe democráticamente el estado argentino. 

Demetrio Iramain: “Ramos Padilla sigue siendo uno de los pocos jueces valientes, y probos que tiene el sistema judicial argentino”

Hace unas semanas una consejera de la Magistratura, en representación de los abogados, pero muy cercana al Pro. Pero tanto que fue funcionaria de la AFIP durante el macrismo que se llama Jimena de la Torre, dijo, en una sesión pública del Consejo, que había una denuncia grave contra un juez en la comisión de disciplina del Consejo de la Magistratura que estaba próxima a vencerse. Claro, las denuncias cuando se hacen contra los jueces se presentan en el Consejo de la Magistratura, van a la comisión de disciplina, donde se estudian, se analizan, y se llega a una conclusión que se pone luego a consideración del pleno del Consejo, a consideración de todos los miembros del Consejo, y hay un plazo para realizar todo este procedimiento. Si dos años después de la presentación de la denuncia no se avanzó, no se llegó hasta el pleno para resolver la situación del juez, esa denuncia automáticamente se cae, se vence. Hay veintinueve denuncias así, veintinueve causas contra jueces iniciadas en el Consejo de la Magistratura. Pero claro, a esta consejera del macrismo, le interesa solamente la que le hizo Bonadio al juez Ramos Padilla por su actuación en el Juzgado Federal de Dolores. Ahora, Ramos Padilla es juez federal en La Plata. ¿Cuál era la objeción de Bonadio a Ramos Padilla? La actuación por esa causa tan emblemática que se tramitó allí en Dolores, y que permitió descubrir toda la trama del lawfare. Ramos Padilla no es un juez que teorizó sobre las prisiones arbitrarias, ni dio charlas sobre justicia, sino que ejerció su cargo, que cuando le tocó la causa, una causa sensible contra el poder avanzó, investigó, descubrió, procesó y hasta tuvo detenida a personas por integrar esta verdadera banda que colonizó el sistema judicial durante el macrismo y que aún hoy está en actividad. Ninguno de sus integrantes ha sido desplazado, por eso este juez es imperdonable para el macrismo. ¿Qué hizo Ramos Padilla ahora cuando escuchó esta intervención en el Consejo de la Magistratura por parte de Jimena de la Torre?  Se hizo cargo, no minimizó el comentario, todo lo contrario. Le pidió al juez de la corte por carta, al presidente de la Corte, y al presidente del Consejo, que se llama Horacio Rosatti, que lo convoque a una audiencia pública abierta, en lo posible que sea televisada, para hablar de cara a la sociedad y explicar y dar respuesta a esa importante denuncia próxima a vencerse que le marcó Jimena de la Torre para evitar que así sea puesta en duda su honorabilidad. Le dijo que no tendría ningún problema en responder todas las preguntas que sean necesarias. Hace diez días que pasó esto; sin embargo, aún no ha sido respondido, y todo indica que ni Rosatti ni los consejeros del macrismo, ni los periodistas de Clarín que le dan letra a este andamiaje judicial, quieren que se reedite el caso de D’alessio. El caso que investigó el juez Ramos Padilla, y que este juez vuelva a hablar en público sobre Bonadio, sobre Santoro, el periodista de Clarín. Así que posiblemente no sea convocado a declarar. Su estrategia es la de siempre, ellos prefieren sembrar dudas, injuriar porque tienen todo a su favor. Tienen una maquinaria mediática muy potente para crear sentido a favor de las operaciones que ellos despliegan, pero se desesperan si esas operaciones son contrastadas luego con la realidad de los hechos, como pasó con Nisman. Acuérdense que se suicidó horas antes de ir al Congreso Nacional a precisar esa loca denuncia que había hecho unos días antes en la pantalla de TN contra el gobierno de Cristina. Y esto lo han hecho siempre, lo hacen con Cristina, lo hicieron con las Madres, lo hicieron con Néstor, los condenan en la tapa de Clarín, pero después no los pueden juzgar en los Tribunales y ni hablar en la conciencia de nuestro pueblo, donde estos compañeros, y compañeras, nuestros líderes, son reivindicados, son siempre absueltos. Bien por Ramos Padilla. Para el pueblo, Ramos Padilla sigue siendo uno de los pocos jueces valientes, y probos que tiene el sistema judicial argentina y eso no lo borrará nadie. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.