La marcha 2300 de las Madres de Plaza de Mayo se  realizó de forma virtual, y como es habitual, habló Hebe de Bonafini, presidenta de la entidad.

Hebe de Bonafini (sobre la gira presidencial): “Gastar tanto dinero solo para presentar su candidatura es de cobarde”

Otra vez volvimos a la cocina, de la Plaza a la cocina, y de la cocina a la Plaza, y así nos vamos arreglando. El encuentro de hoy lo dejamos para el jueves que viene porque era una suelta de globos muy grande, y vienen compañeros de todo el país. Me acordaba de la Marcha Federal, qué años aquellos, en que pudimos con Elsita salir desde La Quiaca y estar casi 4 días arriba de un micro y dos días caminando en la Capital Federal, y ahora no podemos dar ni media vuelta ¡Madre mía, lo que hacen los años! Ojalá que el pedido de tierra, pan y trabajo se haga realidad porque es mucho el esfuerzo y mucho el sacrificio que están haciendo los que vienen desde el norte y desde el sur, que hace varios días que están caminando.

Yo voy siguiendo con mucha atención la gira del presidente, una gira que nos avergüenza, nos avergüenza mucho a todos. Gastar tanto dinero, tanto viaje solo para presentar su candidatura, y es de cobarde lo que hizo porque, como no se anima a presentarla acá, va al exterior. Si quiere enfrentar las cuestiones que las enfrente acá, no que hable a 13 mil kilómetros, eso es bien de cobarde. Es de cobarde y compadrito porque los compadritos son cobardes, a veces. Yo le hablo, a él no le importa nada lo que digo, pero algún día le va a entrar. Me preocupa mucho el censo, me parece muy bien que lo hagan, pero ¿sabe, Presidente, de qué se olvidaron? Ahora que usted anda regalando comida a los países del primer mundo, ricos, riquísimos, haciendo alharaca que tenemos comida para darles, queremos saber cuántos niños y niñas murieron de hambre y de enfermedades de la pobreza. Sin estos datos el censo no vale, hacemos un censo para saber de los que estamos vivos, no. Necesitamos saber cuántos niños y niñas han muerto en estos casi tres años que usted está gobernando. Parece que gobierna solo, tiene un yoísmo, madre mía. Hay que consultar un psiquiatra a ver qué le pasa. Me da mucha tristeza, Sr. Presidente, las cosas que dice en el exterior. Usted va a hacer cáscara de que tenemos comida para darles a los países del primer mundo, mientras nuestros niños se mueren de hambre. No tienen ni sopa. ¿Cuántos niños se han muerto -y se siguen muriendo- por enfermedades de la pobreza y porque no tienen comida? ¿Cuántos niños se mueren por el paco? El paco es una manera de paliar el hambre porque les duele la pancita, y las madres le dan paco porque con eso se les pasa el dolor.  Usted no está ni enterado, no le importa. Para usted, si se mueren es mejor porque tiene menos para alimentar, y para crear estas nuevas cosas: 10 mil pesos, 3 mil pesos, siempre limosnas. Una vez, mi hijo mayor me

dijo:  Mamá, eso dan los ricos. La limosna, la beneficencia. El trabajo, la solidaridad es otra cosa, y la verdad que es así. Usted está en la beneficencia, hoy le damos 3, mañana le damos 4. ¿Y los jubilados para cuando? Vamos a seguir comiendo qué. Yo no le voy a hablar de los precios porque usted sabe muy bien porque arregla, acepta y después se las pica para que nadie lo rete. Bien de cobarde, no enfrenta nada. ¿Qué va a hacer, Sr. Presidente, cuando vuelva de tanto disparate que está diciendo en el exterior? Ya presentó su candidatura, que es de cobarde, ya se lo estoy diciendo que acá no lo va a votar ni su perro. Sr. Presidente, pasan muchas cosas en el país, que quiere obviar, pero pasan. Usted cree que porque se sube a un avión con un montón de chicas, y de compañeros, y gasta fortunas, ya está todo arreglado, ya se puede presentar de candidato. Lo atienden, y claro que lo van a atender. ¿Para qué fue a ver al rey? Qué bajo que cae. Ve al rey y no a un niño con mocos, nunca vio morir a una mamá arrodillada frente a un niño que también se está muriendo. No sabe que no hay agua, que no hay luz, que no hay cloacas. ¿Cuántas veces le pidieron una entrevista, los pobres? Claro, los pobres le van a pedir, usted arregla con los que piensa que le van a dar. Le van a dar un garrotazo si usted no paga, y todos vamos a quedar con la soga en el cogote, eso es lo que pasa. Y me parece que plata para pagarle, no hay, ¿de dónde va a sacar la plata?. Anda hablando con el Club de París, con el club de acá, por qué no habla con el Club Unidos del Dique, de mi barrio, a ver si puede hacer algo. Es una vergüenza lo que está haciendo, nunca me avergoncé tanto de que un presidente argentino haga ese papelón que está haciendo usted en el exterior. Fíjese, lo que le preguntan los periodistas, y después analice con toda la barra que tiene ahí, todas las pavadas que contesta. Usted no salió para eso, ¿o sí? ¿Nos engañó que iba para una cosa, y hace otra? ¿Fue a presentar su candidatura?  Se fue afuera porque acá no se animaba. Es muy triste lo que nos pasa, tener un presidente que se cree que maneja el país, solo. Es otro Macri. Hacen las cosas solos, los negocios solos, atrás del pueblo, no consulta, no presenta, no va al parlamento, no existe. Hay 4 que lo aplauden como siempre, se parece mucho a Menem, usted. Falta que baile con una odalisca. Me da vergüenza tener el presidente que tenemos. Tengo mucha tristeza por haberlo votado, como mucha gente. Claro, lo votamos porque había que ganarle a Macri. Y elegimos lo mejor de lo peor. Y así nos va. Y ahora que va a ir a un lugar que no va nadie, nada más que usted. No va a México, no va a Venezuela, no va a Ecuador, no va a Bolivia, no va a Cuba. Y tiene que chuparle las medias a los yanquis, pero va a ir, lo están apretando, otra cosa que nos avergüenza como argentinos. A veces, parece que uno no tiene nada para decir, pero cuando empieza no sabe cómo parar. ¿Va a ir a una reunión de latinoamericanos, donde no va a haber latinoamericanos? Tenemos cada amigo, nosotros también, que más vale perderlos, que encontrarlos.

Y con la guerra también estamos haciendo un papelón terrible porque ¿sabe cuántas guerras hay? Cuántas guerras de las que no se habla. Ayer me enteré de que mataron a una chica que yo conocía, una periodista que se llamaba Shireen Abu Akleh que trabajaba en Cisjordania desde 1996, una periodista muy arriesgada. En esa guerra tapada de la que usted nunca habló, donde los palestinos están haciendo un esfuerzo… Es horrible que los palestinos estén en guerra permanente con Israel, pero como es Israel y lo amparan los yanquis, nadie habla de eso. Nadie habla de eso. Mataron a esa piba de un balazo en la cara. Uno va a Palestina y se encuentra con las madres, con los chicos vendiendo lo que pueden, viven en su propio país en campos de concentración. Les dicen campos de refugiados. Yo fui tres veces a Palestina. Campos de refugiados, en guerra permanente, porque Israel los bombardea todo el tiempo, después los pibes tiran un piedrita… Tirar piedras le enseñaron las madres porque es lo único que tienen para tirar, uy, el escándalo que hacen. Nadie habla porque Israel es amigo de Estados Unidos, no nos vamos a pelear con ellos. Y los pobres palestinos viven, una gran parte, que no se quieren ir de ese lugar porque es su tierra, viven en galpones donde conviven con cien personas con muy pocos baños adentro, y para bañarse deben hacerlo afuera en piletones. Yo estuve y lo vi. Y allá arriba, en una montaña, hay una casillita de Naciones Unidas. Miren qué buenos que son, desde allá arriba los cuidan. Los espían, no los cuidan.  No pueden salir a trabajar, y ahora con el muro que hizo Israel, que lo abre y lo cierra cuando quiere, no cuando ellos tienen que pasar. Matan a esta periodista, ¿y qué vamos a decir? Vamos a salir a decir algo, vamos a hablar de esa guerra, una guerra que lleva años, y años, y de la que nadie quiere hablar. ¿No vamos a hablar de esa guerra, Sr. Presidente?  Nunca lo escuché decir nada, parece que para usted no existe. Son muertos de otra clase, claro, son pobres, no quieren a los yanquis, no quieren a los israelíes. El otro día bombardearon una escuela, ¿usted se enteró? Por suerte, en la escuela no había nadie, pero los dejaron sin escuela. Una escuela que habían hecho con un gran sacrificio. Los fueron engañando, fueron cortando bosques, en esos claros hacían pequeñas ciudades, y cada israelí que se casaba les daban casa, comida, trabajo, escuela, todo le ponían, y así fueron ganando el terreno de a poco. Y fueron echando a los palestinos, mientras pasó todo eso mataron cualquier cantidad de palestinos. ¿El país dijo algo en ese momento? Usted que estaba enseñando en la universidad, ¿dijo algo de Palestina? Pobres los alumnos a los que les enseña. Me da mucha tristeza, me da mucho dolor. Amo al pueblo palestino. Un pueblo fantástico, y también amo a una gran parte del pueblo israelí, cuyas madres se visten de negro porque sus hijos no quieren tirar contra los palestinos, y entonces los meten presos.  Cada mujer que le meten el hijo preso, se viste de negro, y un día a la semana se paran en una esquina para mostrarle a ese mundo tan injusto y tan ingrato que están vestidas de negro porque sus hijos no quieren tirar contra los palestinos. 

Pasan cosas buenas también. El triunfo de Baradel ayer nos puso felices a todos, porque Robi hace un trabajo maravilloso, tiene compañeros increíbles. Ganamos La Matanza. Lo dejé para lo último para contar algo que les dé bienestar a la gente que nos escucha. Es una maravilla también todo lo que está haciendo, los compañeros que están con Cristina en las presentaciones, el trabajo que están haciendo dentro del parlamento, a ver si podemos sacarle esa plata que se llevaron para afuera los ricos para pagar la deuda. Sería fantástico. Pero claro, es difícil porque no tenemos la mayoría, aunque esa jugada que hizo Cristina fue magistral, como todo lo que hace ella. Estamos enterados los argentinos de casi todo, de estas cosas que son tan buenas, y nos dan tanto aliento. Cada vez que habla Cristina quedamos todos contentos y escuchamos un montón de veces el discurso, no porque sea solo un discurso, ella habla y hace. O hace y habla. No quería dejar de hablar hoy, aunque no vamos a la Plaza. Para el jueves que viene va a haber una suelta de globos por los 2300 jueves que estamos ahí en la Plaza, y ojalá los que piden tierra, pan y trabajo consigan que alguna vez que la tierra sea nuestra, y no se la esté regalando el presidente a muchas compañías extranjeras. Ahora parece que les va a devolver a los mapuches un gran pedazo de territorio que les habían quitado, vamos a ver si es verdad. Yo eso lo doy también como una buena noticia porque sería muy bueno que les dieran la escritura, no que sea bla, bla, bla, para ganar puntos. Eso sería muy importante. Les prometo que el jueves que viene cada uno va a tener su globo, y van a cruzar el río, muchas veces los globos cruzan el río, y llegan a Uruguay, a las playas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.