Jueves 31-03-2022

Este último jueves de marzo, las Madres volvieron a marchar como hace ya casi 45 años. En esta ocasión estuvo invitada Ana Laura Ramos, titular de la Subsecretaria de Transparencia Institucional del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, y para cerrar la marcha hablaron Hebe de Bonafini, y Demetrio Iramain.  

Hebe de Bonafini: “Cristina Fernández nunca nos engañó, puso la cara, puso el cuerpo, por eso la atacan, y por eso también, cada vez está más cerca de nosotros”.

Otra vez el ataque contra Cristina Fernández, otra vez la bajeza, pero ¿quién es Cristina? ¿A qué se parece? Cristina es como el mármol de carrara blanco, brillante, puro, y duro, que nadie puede cortar. Es como el águila hembra que se pone siempre en su lugar, que es la cumbre más alta, y mira hacia abajo. Y yo creo que a Cristina el pueblo la llevo a ese lugar y nos mira, y nos mira con esa vista profunda y sabe qué pensamos y qué queremos. El águila hembra mira muy seriamente qué va a hacer, cómo se va a mover. De repente, baja en un vuelo rasante, hace una pirueta, y se vuelve. Y eso hace Cristina: está allá arriba, viene, dice algo y se vuelve, y todos nos quedamos con ganas de más. Tiene tanta habilidad para moverse, para decir, para hacer, y este proyecto que presentó (sobre el dinero fugado y no declarado en el país) no tiene desperdicio. Esto es exactamente lo que había que hacer, ¿cuánto tiempo lo estuvo preparando? Por suerte, hay muchos que la están ayudando para que esto salga, y si sale sería como veinte goles de Maradona. El pueblo la quiere más allá de todo. El enemigo, como la basura que es, hace todo oculto: de noche pinta, rompe. Más la ataca el enemigo, más la quiere el pueblo, más la ataca el enemigo más alto está, como no la pueden alcanzar, la quieren degradar. Sabemos quiénes son porque el pueblo ya los ha sufrido, pero nunca dan la cara. No son capaces de enfrentar nada porque son cobardes,  traidores y unos hijos de remil puta. No tenemos que hablar de lo que ellos quieren, lo que hay que hacer es tomar en cuenta lo que hace Cristina: leerlo, llevarlo a la casa y discutirlo con los hijos, por si alguno no lo entiende, hay que explicarle porque el FMI mata, mata sin balas, mata de hambre. Miren, el acampe que hay, la gente que hay. Lo más terrible que nos está pasando, en este momento, es que la gente cree que solo tiene derecho a un plato de sopa y una bolsa de comida. Se les pasó la idea de reclamar por un trabajo porque están tan desesperados por comer, que no tienen más esa cosa de antes de reclamar por el derecho a trabajar, ahora el principal derecho es el plato de sopa, y a veces esa es la única comida del día.

Dicen que el pan ahora va a valer 270 pesos, saben cuánto va a valer dentro de 3 meses; 400 pesos. Qué no nos engañen más. Basta de engañarnos.  Dentro de un tiempo vamos a ver la cantidad de pibes que se mueren, que se enferman porque no comen, porque no tiene nada de lo que

tiene que tener un pibe. Cristina nunca nos engañó, puso la cara, puso el cuerpo, por eso no la quieren y por eso también, cada vez está más cerca de nosotros.

Ana Laura Ramos, titular de la Subsecretaria de Transparencia Institucional del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires:  “El gobierno anterior utilizó la bandera de la transparencia para esconder la persecución a nuestras compañeras, y compañeros, armándoles causas judiciales”

Cuando éramos chicos y chicas nos contaban nuestros padres que había un montón de libros que no podían leer, que algunos los tuvieron que quemar, que había música que no se podía escuchar, que tuvieron que dejar sus casas con todo lo que había adentro, que se tenían que ocultar los nombres, ponerse apodos…Todo esto, ustedes, Madres, lo vivieron en carne propia, y para mí es muy emocionante estar acá.

Vine a hablar de la transparencia, esa transparencia que el gobierno anterior utilizó para esconder la persecución a nuestras compañeras, a nuestros compañeros, armándoles causas judiciales. Esa transparencia que era bandera, mientras nos endeudaban con la cifra más grande que se ha tomado en la historia con el FMI, mientras dejaban que se fuguen los capitales, y que nuestro pueblo sea cada vez más pobre, y tenga más necesidades. Todo, todo con la bandera de la transparencia, y es una agenda que nosotros y nosotras tenemos que tener con un paradigma real, el que necesita la gente, el de fortalecer nuestras instituciones, el de considerar a los trabajadores, y trabajadoras judiciales. Axel Kicillof, desde que inició su gestión, nos pidió que trabajemos con este modelo: con el modelo de transparencia nacional y popular. 

Demetrio Iramain: “La Corte Suprema es la gran garante del estado de indefensión en el que estamos los argentinos”

Finalmente hay acuerdo para que, la próxima semana, el Senado trate y dé media sanción a una ley que va a modificar la composición del Consejo de la Magistratura, en cumplimiento con una chanchada que hizo la Corte Suprema de Justicia.  A fines del año pasado,  la entidad dijo que antes del 15 de abril del 2022 había que sancionar una nueva ley del Consejo de la Magistratura, y declaró inconstitucional la actual conformación. En el caso de que no se cumpla con el plazo del 15 de abril se vuelve a una ley anterior, de 15 años atrás.  Según la CSJ estuvimos funcionando 15 años con un Consejo de la Magistratura inconstitucional. Eso no se lo cree nadie. Lo que pasa es que la Corte vio debilidad en el gobierno, sabiendo que se venían combates más fuertes para democratizar el poder judicial, quiso corrernos el arco y, en vez, de estar discutiendo cuándo les damos salida a los jueces que tenemos que sacar, ahora tenemos que discutir cómo conformamos un nuevo Consejo de la Magistratura. El Supremo Tribunal tuvo un montón de oportunidades para observar este tema y no lo hizo, y eso nos llama a darnos cuenta cuál es la intención política. ¿Qué quieren? Que la CSJ vuelva a presidir el Consejo como lo hizo hasta el año 2006. A partir del año 2006, por una ley que promovió Cristina cuando era senadora, la Corte dejo de presidir el Consejo y se pudo avanzar un poquito, al menos, en un formato que apenas pudo democratizar algo al poder judicial. Por supuesto, que no alcanza, pero va a alcanzar mucho menos si la Corte vuelve a presidir el Consejo de la Magistratura, y eso es lo que tenemos que evitar por todos los medios que tengamos. Por eso, esta ley que está próxima a obtener media sanción en Senadores es muy importante. Luego, debe ir a Diputados donde será más difícil porque ya la derecha anticipó que no está de acuerdo, y que no ve mal que se vuelve a la norma del 2006. El Consejo de la Magistratura es el órgano que elije a los jueces, que hace los concursos, y es también la entidad que destituye a los magistrados.  La Corte Suprema es la gran garante del estado de indefensión en el que estamos los argentinos, si la Corte va a dirigir el Consejo no hay ninguna garantía de que los jueces cuestionados alguna vez salgan. Tenemos que sacar a la Corte del Consejo, y también sacarla de Tribunales, se tienen que ir por la puerta del costado, por la puerta por la que entran los detenidos comunes, los pobres, que a veces están horas, y hasta días porque los jueces no van a tomarles declaración porque no están en sus despachos. Por esa puerta, algún día, también tienen que salir los jueces de la Corte Suprema

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.