El jueves 1º de Junio de 1978, a la misma hora en que se inauguraba el Mundial, las “locas de pañuelo blanco” realizaron su Marcha acompañadas por unas pocas personas y algunos periodistas extranjeros. Por primera vez, la ocupación política de Plaza de Mayo fue transmitida en vivo por la televisión holandesa que, con gran tino, decidió mostrar lo que los militares negaban, escondían y callaban. Las imágenes de las Madres de Plaza de Mayo recorrieron el mundo entero; significó un duro golpe a la estrategia de la Junta. Una vez más, las Madres aprovecharon el efecto multiplicador y desde entonces ampliaron su presencia en los medios internacionales.
A 43 años recordamos el abrazo inmenso que nos dio el pueblo holandés. La valentía de aquellos y aquellas periodistas, jugadores de fútbol, mujeres y hombres del pueblo holandés sigue viva en nuestra memoria.
Hoy a 43 años de esas voces que se hicieron eco en el silencio, las Madres continuamos en la lucha de forma ininterrumpida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.