HEBE: “HAY QUE TRABAJAR PARA LOS CHICOS QUE TIENEN HAMBRE”

La Marcha Nº 2185 de las Madres se realizó bajo el sol y el calor de los militantes presentes en Plaza de Mayo. Luego de realizar dos vueltas alrededor de la histórica Pirámide de Mayo, las Madres completaron una nueva Marcha en el sitio que las vio nacer hace casi 43 años. Luego, el epicentro se trasladó al espacio de La Hormiguita Colorada donde hicieron uso de la palabra el poeta y periodista, Demetrio Iramain; y la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

El primero en hacer uso de la palabra fue Iramain quien celebró una nueva Marcha –la Nº 2185- de las Madres y, a continuación, se refirió a la  actualidad judicial, en relación a la sesión que se estaba llevando a cabo en el Congreso de la Nación, “donde el oficialismo había logrado el quorum necesario para legislar una ley que le recorte un poco los privilegios a los jueces que estuvieron  operando para que esta sesión no se haga”.

A continuación, el periodista explicó la ley –aprobada en Diputados por 129 votos a favor, ninguno en contra y dos abstenciones- que modifica las jubilaciones de privilegio: “La Ley es una afectación módica a los jueces y sin embargo no quieren ceder ni eso. La reforma de la Ley  establece que los  jueces se sigan jubilando con el 82% pero que, al menos, tributen un 9% más de sus jubilaciones que hoy es del 12%, apenas un 1% más que cualquier trabajador”, reveló. Frente a esto, Iramain agregó que la diferencia radica en que la jubilación judicial promedio es “55 veces más que la mínima”.

“Así que el Gobierno lo que trata de hacer es que, al menos, los jueces aporten un poco más mientras están en funciones para  poder llevar a la caja de jubilaciones más dinero y así lograr que el Estado pueda subvencionar menos sus jubilaciones”, comentó y denunció “la actitud corporativa de los jueces que amenazaron con renuncias masivas con el fin de paralizar el sistema de administración de justicia”.

“Es una vergüenza y repugna este atropello a la Constitución, a las instituciones y al pueblo que es el que les da el mandato para estar ahí. Se burlan del pueblo pero además están  mostrando los dientes para peleas mucho más fuertes y progresivas que, estamos seguros, hay que dar para conseguir la bendita democracia, esa palabra que tanto se invoca y habla pero que tan poco se conoce. Con estos jueces no hay democracia posible, son los responsables de que haya presos políticos y los que legitimaron el ajuste y el hambre”, recordó Demetrio Iramain.

Para finalizar, manifestó: “Sepa el presidente y el Gobierno que aquí en esta plaza vamos a apoyar todas las medidas que impliquen afectarle el poder a estos poderosos. Ese es el camino, aunque la lucha sea dura”.

El cierre, como de costumbre, estuvo en la voz de la presidenta de la organización, Hebe de Bonafini.

“Pasaron muchas cosas en estos últimos días. Parecía que si había carnaval, no habría problemas… sin embargo el presidente dijo algo muy justo, algo que las Madres pensamos desde hace mucho tiempo y es que en algún momento hay que parar con los juicios; dar vuelta la página porque desde hace 43 años que estamos haciendo juicios”, indicó Hebe y, en ese sentido, amplió: “Con las nuevas camadas, Néstor junto a Nilda Garré trabajaron un montón de antropólogos, sociólogos, abogados e historiadores para cambiar los planes de estudio de las escuelas militares, navales y aeronáuticas; una cosa impresionante”.

Bonafini narró aquella jornada donde fue invitada por la entonces ministra, Nilda Garré: “Discutimos mucho si había que ir o no y finalmente fui. Estaba toda la plana nueva de las Fuerzas Armadas porque era la manera de mostrar lo profundo que era el cambio. La orquesta del Ejército estaba formada por mujeres del interior del país y además habían traído a una cantante de tango del interior que al terminar el show nos trajo unas flores”, rememoró.

“Cuando nos estábamos yendo, en camino hacia el auto me para un grupo de mujeres coroneles y generales y me dicen que quería hablar conmigo, me sorprendí y entonces dijeron: `Te queremos pedir perdón, no solo en nuestro nombre sino en el nombre de muchos que no están acá con nosotros… pero nos avergonzamos y pedimos perdón a todas las Madres por lo que hizo ese otro Ejército. Yo me puse a llorar porque fue muy fuerte y me puse a pensar que el Ejército tenía que servir para ayudar al pueblo, sacarlo a las calles para urbanizar las villas”, señaló Hebe.

“Lo planteé y se pusieron a disposición de las Madres. Hicimos una reunión a la que vino mucha gente y trajeron unos planos gigantes del Ejército y me pidieron que elija la villa. Yo les dije que no, entre otras cosas porque no veía a nadie, solo veía puntitos y yo quería ir a ver a la gente cara a cara para saber sus necesidades. Así fue que se definió que serían las villas San José y La Carbonilla y entonces empezamos por el agua porque el único pozo, de agua podrida, lo tenían a siete cuadras. En dos días el Ejército perforó un pozo de 70 metros de profundidad con agua fresca a todas las casillas. Y ahí empezamos a ver todas las demás necesidades, llamamos a la empresa de electricidad… y dijeron que no tenía plata para hacerlo. Les pedimos cables y postes… al otro día nos habían tapado de cables y postes por miedo a que les digamos algo. Se hicieron cosas maravillosas: pusimos luz, hicimos plazas, pusimos alambrado y en la Villa San José conseguimos que el Estado entregue las tierras”, subrayó la dirigente.

En otro tramo, Hebe pidió que “el Ejército vuelva a ayudar al pueblo”. “Néstor cambió muchas cosas y, si de verdad lo queremos a él, a Cristina, a Rossi y a la nueva camada tenemos que empezar a trabajar para los niños que tienen hambre y que necesitan de nosotros, y no en los juicios”, recalcó Hebe.

Al referirse a las palabras del presidente, Alberto Fernández, la presidenta de la organización manifestó: “Hay que dar vuelta la página y no hay que tener miedo de lo que uno dice… sobre todo cuando hemos puesto nuestra sangre, la de nuestros hijos y la sangre en esta plaza. No hay nada que repare la desaparición, es una tragedia y no un privilegio”, explicó Bonafini.

Hebe también anticipó que, a partir del próximo lunes, en cada emisión de “Mateando con Hebe” va a “contar la historia completa, los momentos más salientes, lo vivido en nuestras casas y en esta plaza”.

Para finalizar una nueva Marcha, cada vez más cerca del 43º aniversario, Hebe de Bonafini sostuvo: “Estamos más vivas que nunca, más fuertes y con más ganas que nunca de decirle a la Patria: `si, nosotras estamos acá porque no están nuestros hijos´”.