Querida Ramona, fuiste militante 24 horas, todos los días, para defender a los otros, igual que el Padre Mugica, en esa villa que lleva el nombre de él. Ahí estabas, militando las 24 horas.

Como él, viviste para los otros y diste tu vida por los otros. Y como a él te asesinaron. Te asesinaron los indiferentes, como Larreta. Te asesinaron los indiferentes y cómplices como Larreta, como Santilli, como todos esos que están ahí, esperando que se vayan muriendo todos para quedarse con sus tierras.

Alguien tendrá que pagar tanto crimen. No es una muerte natural por el virus. El virus es una consecuencia final. Ramona murió por la mano de Larreta. Él la mató. Y que no se haga el estúpido mirando para otro lado. Son crímenes que alguna vez van a tener que pagar Larreta y compañía, porque no es sólo Ramona, hay muchos otros que están muriendo por culpa tuya.

Este es el mensaje de las Madres: te amamos Ramona. También nuestros hijos y nuestras hijas dieron la vida trabajando en los barrios y en las villas. Dieron la vida por otros y vivieron por otros. Vas a pasar a ser ejemplo. Serás un ejemplo como son muchos de los nuestros, o como el Padre Mugica. Vas a ser ejemplo para otros. Eso es lo único que nos queda. Fuiste una gran mujer, una gran mamá. Ojalá que, estés donde estés, puedas seguir protegiendo a los que vos quisiste tanto.

Hebe de Bonafini
Presidenta Asociación Madres de Plaza de Mayo