Jueves 26-05-2022

Demetrio Iramain, y Hebe de Bonafini pronunciaron un mensaje desde la cocina de la Casa de las Madres. Durante los meses invernales la modalidad de los jueves será virtual.

Hebe de Bonafini al presidente Alberto Fernández: “Gritamos, pedimos, exigimos, y usted no escucha, tiene una sordera crónica”

Hoy desde otra cocina: la cocina de la Casa de las Madres. ¿Cómo hacer un discurso desde un lugar donde éramos tantas, y tantas que no cabíamos en esta mesa? ¿Cómo imaginar un discurso sin estar en la Plaza y sentir tan cerca a los hijos? ¿Cómo imaginar un discurso esquivando todas las pestes, y todas las gripes? Cuidándonos para que las poquitas que quedamos podamos seguir peleando por esta Patria que amamos tanto. Las Madres sí que amamos la Patria, nuestros hijos sí que amaron la Patria, dieron su vida por esta Patria, o sea que ‘el viva la Patria’ para nosotros vino el día que parimos a nuestros hijos, y luego cuando ellos nos parieron a nosotras, a esta lucha tan increíble. Ya me los estoy imaginando, diciendo: ¡Viva la Patria!, en cada cosa que conseguían, sí, los estos sintiendo, siento que me llaman. ¡Viva la Patria! ¡Qué hermosa frase!  Para muchos olvidada. Se recordó a Néstor, más vivo que nunca, cuando asumió el poder, cuando dijo ‘me cambio de casa’. Néstor vive, vive en nuestros corazones, igual que nuestros hijos, es nuestro hijo. ¿Quién puede pensar que Néstor está muerto? Si lo escuchamos todos los días, si lo sentimos todos los días. Es un ser único e indispensable. Hay muy pocos de estos seres.

Pensando en tantas cosas, hay mucha gente que no sabe muy bien lo que dice, se ha formado un grupo nuevo de compañeros ayer, dicen que son compañeros de nosotros. Yo mucho no los conozco porque dicen que quieren la unidad. Hablaron todo el tiempo de la unidad, de la unidad, de la unidad, y ellos se separan ¿Cómo es esto? No lo puedo entender. ‘Queremos la unidad’ y ¿nos separamos?. ¿No será mejor que me quede adentro para pelear como corresponde, y no irme para otro lado? ¿Es verdad que quieren la unidad o están pateando fuera del tarro? Por las dudas, compañeros, esta noche agarren el diccionario y lean la palabra ‘unidad’, qué es lo que quiere decir, para ver si -de una buena vez por todas- entienden que la unidad no es separarse, y ustedes se acaban de separar. Y la otra cosa que quiero analizar o decirles a ustedes lo que pienso es del Tedeum, Me instalé en el Tedeum, y empecé a ver la mentira que se decía cuando hablaban de que ‘estaba lleno de gente esperándolo al presidente’, no pudieron enfocar una sola valla porque no había nadie. No tenían a quién saludar. Pero lo más terrible es que nunca habían ido a un Tedeum, yo fui a tres Tedeum, y leí algunas cosas para saber de qué iba a hablar ahora. Un Tedeum no es para ir a escuchar, un Tedeum es para celebrar, se celebraba el 25 de mayo de 1810. El Sr. Presidente, que parece que no leyó nada sobre los Tedeums, cuando el cardenal Poli que estuvo tan bien, tan derecho, y no dejó pasar una, empezó a leer la homilía -o no sé cómo se llama en el Tedeum- y el presidente tenía un papelito igual escrito con una falta de respeto total mientras Poli leía para que él escuche, el presidente leía también. ¿Para qué pidió ese papel? ¿Tenía miedo de que dijeran algo contra él? ¿Estaba preocupado de lo que le iba a decir Poli? Una falta de respeto total: leer cuando a uno le están leyendo para que uno escuche. ¿No quería escuchar, Sr. Presidente?  Otras cosas terribles que pasaron fue que cuando el cardenal termina -que tomó todas las palabras de Francisco, que reflejaban muy bien todo lo que pasa en el país- gritó: ¡Viva la Patria!, y nadie le contestó. El Cardenal dijo: ‘No escuché’ con mucha seriedad, y con mucha bronca. Después muchos dijimos ‘Viva la Patria’ porque queremos a la Patria, de verdad. Porque estamos dando años, y años y años de lucha por esta Patria amada, querida, única. ¡Qué vergüenza, Sr. Presidente! Se notó clarísimo que la Patria no les importa. De los pocos que estaban ahí, pocos sabían qué era un Tedeum, miraban para acá, para allá, no sabían qué hacer, si rascarse el ojo, la cabeza, estaban incómodos. No hubieran ido, si no sabían qué era un Tedeum, no hubieran ido. Fue muy lastimoso ayer el Tedeum para el presidente, y toda la barra que lo acompañaba, que fueron los únicos que lo acompañaron. Y para el Sr. Presidente, que no entiende nada, y cada vez entiende menos, se fue a comer un locro con el Movimiento Evita, y para terminar y hacerse el popular, sacó la guitarra y cantó. ¡Qué tristeza que me da Sr. Presidente! Usted tiene ganas de cantar, nosotros no tenemos ganas. Nosotros no cantamos, gritamos, pedimos, exigimos, y usted no escucha, tiene una sordera crónica. Dijo alguna vez que iba a escuchar la voz del pueblo, y la voz del pueblo está resonando muy fuerte, y cuando la voz suena tan fuerte es difícil escucharla. Le cuesta escuchar al pueblo. Está pidiendo que Cristina lo acompañe, ¿la necesita? Claro, los votos se le van escapando por todos lados, cada aumento un millón de votos menos, ahora va a aumentar la luz, el gas, el teléfono porque ya está listo para aumentarlo. No sabe cuando lo va a anunciar, claro, es difícil. Prepárese, ya le dije una vez: ‘No lo va a votar ni el perro’. Ni Dylan lo va a votar.  Y para terminar me voy a hacer eco de la carta que escribieron los ‘Curas en opción por los pobres’, leo el último párrafo: «Respetuosamente, pedimos al gobierno un urgente cambio de rumbo (que, probablemente, implique cambios de nombres), y la firme decisión de enfrentar con firmeza a los responsables del hambre y la injusticia. Las enormes ganancias de los que se enriquecen con la crisis y el hambre y el temor al reclamo de socialización de las riquezas no es lo que se votó cuando dijimos, ¡basta al neoliberalismo!. No hacemos sino responder al presidente que pidió que lo ayudemos a corregir las cosas que están mal. No hay injusticia sin injustos, no hay pobreza sin ricos que acumulan (al menos en nuestro país), no hay mentiras sin mentirosos, ni odio sin odiadores. Estamos convencidos de que los pobres de la Patria sabrán agradecer y acompañar nuevos rumbos que los tengan en cuenta. Y con ellos estaremos caminando y cantando».

Demetrio Iramain: “No podemos permitir que la Corte Suprema de Justicia tiene de rehén al sistema democrático”

Quería retomar algo que hemos conversado en la Plaza algunos jueves atrás, que es este proyecto para reformar la Corte Suprema de Justicia, para quitarle, de algún modo, ese poder tan fuerte tan corporativo que representa la CSJ mediante la sanción de una norma. Esta busca ampliar la conformación de la Corte de cuatro -como es ahora- a dieciséis miembros. Esto es lo que está en debate hoy en el parlamento. Y lo que ha pasado esta semana es que 16 gobernadores sobre las 24 jurisdicciones que tiene el país han salido muy fuertemente a apoyar ese proyecto, a exigirle a la CSJ su forma de actuar. Axel Kicilof es el que encabeza este grupo de gobernadores, Buenos Aires es la provincia que más votos va a aportarle porque cuando pase por el Parlamento los diputados de la provincia de Buenos Aires son la mayor cantidad. Confiamos en ese proyecto, insistimos en la necesidad de ampliar la Corte Suprema, que ante este avance tan fuerte de los gobernadores y la fuerza política que eso representa a salido nuevamente a mostrar sus dientes. ¿Qué hizo la CSJ? Amenaza con darle la razón a la Ciudad de Buenos Aires en su pleito contra el gobierno nacional y contra todas las provincias por la coparticipación. Ustedes saben cuando vino Macri lo primero que hizo fue, con la excusa de crear la policía de la ciudad, afectó por decreto la ley de coparticipación federal y le sacó dinero que estaba asignado por esa ley a las provincias, y se lo dio a la Ciudad de Buenos Aires. ¿Qué hizo el gobierno de Alberto Fernández apenas llegó? Cuando ocurrió ese intento destituyente en la provincia de Buenos Aires de la policía contra el gobernador Axel Kicillof, modificó lo que había hecho Macri y le devolvió a las provincias ese dinero que Macri le dio a Rodríguez Larreta. Lo cierto es que iniciaron un juicio y ahora está en la Corte, y la Corte -que no tiene plazos para decidir- cree que este es justo el momento para decidir sobre esta cuestión. Es una amenaza claramente a las provincias y al gobierno nacional para darle todo el poder a Rodríguez Larreta que es parte del mismo entramado de poder que conforman la Corte Suprema, la embajada norteamericana, el gobierno porteño y los medios masivos de comunicación. Estemos muy atentos y esperando que este proyecto salga, se pueda modificar esa composición de la Corte que no es para beneficiar a este gobierno, es para beneficiar a la democracia. Si seguimos con esta conformación de la Corte nunca podrá ser como en esos 12 años maravillosos de Néstor y de Cristina, que conocimos toda la potencialidad que tiene la democracia. La CSJ tiene de rehén al sistema democrático y no lo podemos permitir. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.