Este jueves ocho de septiembre, las Madres volvieron a marchar como hace ya casi 45 años, con la consigna Todos Somos Cristina en una semana marcada por el intento de asesinato a Cristina Fernández de Kirchner en Recoleta. En esta ocasión el invitado fue el Padre Francisco Paco Olveira, habló Demetrio Iramain y cerró la marcha Hebe de Bonafin.

En un principio, bajo una lluvia que no impidió que la bandera que reza «El Amor Pudo Más que el Odio» se luzca en la Plaza, tomó el micrófono Demetrio, quien comenzó condenando el intento de magnicidio contra la vicepresidenta. «Hace justo una semana se produjo el atentado contra Cristina y ya tenemos que estar mirando con mucha atención y preocupación lo que hace el Partido Judicial con este hecho», pronunció.

«La investigación está a cargo de una jueza y un fiscal que quienes queremos llegar siempre a la verdad de los hechos no nos dan ninguna garantía», aseguró y advirtió: «Son parte de la maquinaria del lawfare, la guerra jurídica contra nuestros líderes populares, tenemos que estar muy atentos»

Más adelante, informó que la jueza Maria Eugenia Capuchetti del juzgado federal n°5 de Comodoro Py, quien tiene a su cargo la causa por el intento de magnicidio contra Cristina, «es la misma que promovió Mauricio Macri para reemplazar a Norberto Oyarbide. Entro como jueza federal en mayo de 2019 muy poco tiempo antes de que el nefasto gobierno de Macri termine», alertó Iramain.

En el mismo sentido, detalló que el fiscal federal Carlos Rívolo, «entró en el 95 nombrado por Carlos Menem. Ni siquiera entró por concurso público porque era norma en ese momento que lo selegía el presidente con acuerdo del Senado, sin concurso. Es un fiscal del poder, del lawfare, que dirige la Asociación de Fiscales», detalló. «Siempre saca la cara por los Stornelli y los fiscales que persiguen a los kirchneristas», agregó.

Antes de cerrar, apuntó contra el Grupo Clarín y La Nación por la forma en que buscan «guiar la investigación y que no se avance» en la línea que intenta averiguar si los atacantes Fernando Andrés Sabag Montiel y su pareja Brenda Uliarte » tienen complicidad política».

«No fueron a matar a cualquiera, fueron a matar a Cristina despues de que le pidieran 12 años de prision y cuando vieron que el pueblo estaba saliendo masivamente a la calle. Es el segundo movimiento del intento de proscripción de Cristina», acusó.

«Como vieron que esa proscripcion no iba a poder pasar porque el pueblo en la calle lo va a impedir, tenemos que pensar que quieren hacerlo de una forma tan dramática y violenta como es el asesinato de nuestra compañera», sentenció.

Con el mismo ímpetu, tomó la palabra el Padre Paco Olveira, quien comenzó diciendo que la marcha de este jueves «es sobretodo una marcha de agradecimiento por la vida de Cristina Fernández de Kirchner», aseguró.

«Cuando la veía últimamente con ese rosario al cuello, recordaba cosas que ocurren en el barrio», agregó y comentó las veces que «el pibe que está más destrozado» no sólo le pide un rosario, sino que además le pide que se lo bendiga. «A su forma, a su manera, con su vida, sabe que Dios y la Virgencita, en ese rosario, lo está protegfiendo», señaló y sentenció: «Yo creo que Dios y la Virgencita protegieron a Cristina. Hicieron un milagro», aseguró.

En el mismo tono, advirtió que «cuando hay un milagro Dios nos está hablando, nos quiere decir algo» y lanzó: «yo creo que nos está diciendo Cristina 2023», aseguró y levantó la ovación de los presentes.

En cambio, también pidió, «no lo tomemos exactamente al pie de la letra», y afirmó que «despues tambien se vota y no veo a ninguna fugura en toda la Argentina que pueda llevar adelante ese programa del reino, como ella». A su vez, afirmó que «un cristiano, un luchador por la vida y el amor, no puede votar nunca un proyecto neoliberal, que trae muerte al pueblo».

«Creo de verdad que algo nos está diciendo Dios. Vamos a tener que llenar muchas plazas y pelear mucho para que eso se pueda hacer realidad», vaticinó y para cerrar el Padre Paco recordó cuando el Padre Carlos Mujica entro en el conventillo después de que habían derrocado a Perón, y leyó la frase: «Sin Peron no hay patria, ni Dios, abajo los cuervos», en alusión a los curas que se visten de negro.

En contrapartida, planteó «sin Cristina no hay patria ni Dios, abajo los odiadores. Odiar lo hacen ellos, las Madres nos enseñaron a amar. Odiar es para flojitos. Amar como las Madres, amar mucho y siempre, pero desde un lado de la historia, de los pobres, de los pequeños», concluyó Olveira.

Por último, llegó el momento de escuchar a Hebe de Bonafini, quien comenzó su discurso condenando la guerra en Ucrania, y citó al Papa Francisco que denunció la violanción de los Derechos Internacionales. En contrapartida, informó que «Estados Unidos festeja la guerra, el país más asesino, el que más gente mató, el que más bombas atómicas tiró y nadie le reclamó, el que más invadió», denunció y lamentó que «ahora le estamos pidiendo que nos de apoyo, plata. Dios me libre y me guarda lo que nos va a costar esto que nos está consiguiendo Sergio Massa», lanzó en dirección a la gira que el ministro de Economía realiza en Washington junto a funcionarios del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, entre otros. «Los yankees nunca ayudan a los pueblos», selló Hebe.

A continuación, Hebe se metió de lleno en la política nacional y comenzó diciendo que Cristina «es una mujer que siempre ha anunciado con mucha anticipación todas las cosas que nos iban a pasar», y citó el discurso de la ex presidenta en diciembre de 2020, cuando apuntó contra «los funcionarios que no funcionan».

En aquel entonces, Cristina vaticinó que el «gran desafío obviamente va a ser la economía», y tomando las palabras de Massa que en aquel entonces anunció que la Argentina iba a crecer en 2021, alertó: «yo no quiero que ese crecimiento se lo queden tres o cuatro vivos nada más. Para esto hay que alinear salarios y jubilaciones, precios y tarifas. Porque la Argentina es ese extraño lugar donde mueren todas las teorías económicas”. Esas palabras fueron leídas por Hebe. «Miren lo que decía en aquella época, escuchen bien», agregó.

Más adelante, habló de la misa «por la paz y la fraternidad» y en defensa de Cristina que se desarrollara este sábado 10 de septiembre en la Basílica de Luján, y anunció que las Madres estarán presente. «Vamos a ir todos. Tendríamos que ir todos. Las Madres vamos a ir», aseguró.

En ese orden, contó que años atrás ella «era una mujer que no creía en nada y durante muchos años estaba muy enojada con Dios, los Santos, y todo lo que nos pasaba, como la complicida de la Iglesia en la desaparicion el secuestro y asesinato de nuestros hijos, no era casualidad. Cuando tiraban a nuestros hijos al mar había un cura que bendecía y nunca se los condenó. Apenas pudimos sacar los nombres», relató.

Sin embargo, Hebe recordó que cuando sufrió un atentado contra su vida, paso varios días en un coma, y «nadie sabe cómo» se recuperó, al mismo tiempo veía que un montón de gente estaba muy preocupada «porque yo estaba en coma, y trajo estampitas, virgencitas, santitos», recordó. «De repente, nadie me supo decir por qué me salve, y eso me puso a pensar un poco si no era un milagro, porque si los médicos no me supieron decir…», reflexionó Hebe.

En el mismo tono, agregó, «hay muchas cosas que son milagrosas, la Plaza de Mayo es un milagro. Conservarla hace 45 años no es solamente porque nosotras venimos, es porque vienen ustedes. Sin ustedes la plaza no hubiese sido posible», pronunció en dirección al público que comenzó a aplaudir. «Sin el pueblo nada es posible. Solo no se salva nadie», sentenció e invitó a toda la militancia a hacerse presente este sábado desde las 13hs en la Basílica de Luján.

Por último, Hebe condenó la convocatoria que sucedió al mismo tiempo en que se desarrollaba la marcha N°2317 con consignas en reclamó de una reparación económica por las víctimas de la Dictadura Cívico Militar. «Es terrible», aseguró. «Repudio el cartel que traen a la Plaza para pedir plata por la muerte, el asesinato, la tortura y la violanción de nuestras hijas e hijos. No tenemos nada que ver con ellos», concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.