Otro jueves más desde la cocina. Massa presentó muchos proyectos muy interesantes, lo escuchamos detenidamente, y también hubo muchos comentarios. Yo lo único que puedo pedir o desear, es que cada vez que ofrecen algo que nos va a favorecer o que parece que es muy serio, tenemos que pedir que se cumpla, que se cumpla por la Patria, porque por eso juran. Que se cumpla por la Patria que es de todos, que somos todos nosotros. Ahora quiero hablar un poco de las agresiones a Cristina, que es tan infame, tan injusto, Muchas cosas, cartitas, escritos, pero hacen faltan voces, hacen falta muchas voces. También hace falta que vayamos formando, y hablando con nuestros compañeros y amigos, en cada plaza, para preparar una pueblada por si se les ocurre llevarla detenida a Cristina. No hay que permitir que la lleven, y para que no la lleven hay que armar una pueblada en todo el país.  Y para eso hay que trabajar, no alcanza con una cartita, no alcanza con una declaración en el diario, no alcanza. Eso apenas empuja un poquito. Tenemos que estar muy preparados, somos un pueblo que ha dejado pasar muchas cosas, somos un pueblo que tiene poca memoria o nada, a veces, pero esto de Cristina es muy grave, es muy serio, y ellos van por todo. El enemigo viene por todo, y viene de la mano de los yanquis, por eso es peligroso. Porque los yanquis quieren robar en todos lados, matan en todos lados y después se hacen las víctimas. Así que hay que tener mucho cuidado, preparémonos, hagamos en cada plaza, en cada esquina, en nuestras casas, hablemos con los amigos, con los familiares, expliquémosle lo que pasa, cómo la quieren poner presa, que no hay motivo. La gente, al final, como ve nada más que televisión, y la televisión está copada desde Clarín, TN, Nación, toda la basura. Salen a opinar y a mentir, dicen unas mentiras espantosas, que no tienen nada que ver con lo que es Cristina, y con lo que fue y es el Kirchnerismo. Hagamos reuniones en nuestras casas, en las plazas, en los clubes, si hay sindicatos… los compañeros de los sindicatos que hagan, también, ese trabajo de dar charlas y conversatorios para los jóvenes y para toda la gente que nos viene a escuchar. No podemos pensar que todo el mundo sabe, algunos saben por arriba. Te dicen ‘yo soy de Cristina’, y ¿qué haces? Está todo el día mirando la televisión, y entonces, pasa como el agua sucia. Compañeros, no es cualquier cosa lo que está pasando, el enemigo, como sabe que Cristina tiene muchos votos, la quiere meter presa. Y nos quiere hacer creer a todos nosotros que es verdad que es lo que hacen los atorrantes de los jueces, que lo único que hacen es cobrar grandes sueldos y quedarse con toda la guita. Los jueces son una manga de ladrones, ladrones de guante blanco. ¿No se dan cuenta ustedes? El pueblo tiene que saber defenderla, no va a haber justicia posible si el pueblo no sale a la calle. No hay jueces probos, porque la Corte Suprema es una basura, es un tarro de mierda, lleno de tipos que no sirven ni para barrer, y son ellos los que la quieren juzgar y condenar. Ya la condenaron antes de juzgarla. Ellos no precisan juzgar a nadie, condenan porque tienen a esos tipos en la televisión hablando, y hablando, diciendo mentiras, y la gente que aún es de Cristina se lo cree, a veces nos preguntan: Che, ¿no será verdad?. Le meten la duda, ya con la duda es complicado.  Compañeros, empecemos a trabajar porque hay que hacer una pueblada el día que se les ocurra pensar que la pueden detener a Cristina, solo una pueblada la va a salvar. No va a haber abogado que la salve, perdonen los abogados, porque el enemigo hace lo que quiere.  Podremos poner mil abogados buenos, pero el enemigo es poderoso, porque está apoyado por los yanquis, y los yanquis quieren que vuelva Macri porque así lo tienen bien agarrado de la nariz. Ya los tenemos bastante adentro, el FMI está acá, y todo lo que pasa, no hablemos de eso. Esperemos que ahora, con todas estas medidas que se piensan tomar, ojalá que se tomen, que se cumplan. Nosotros tenemos en nuestras manos la libertad de Cristina. Armemos con los compañeros, con los parientes, con los amigos, esos que te dicen que la quieren a Cristina, soy de Cristina. No alcanza con publicar en las redes, no alcanza que pongamos en el diario, no alcanza que firmemos, hay que alzar la voz, y decir qué estamos haciendo en cada barrio, en cada lugar para salir a defenderla, si alguna vez se le ocurre intentar, solo la puede salvar el pueblo con una gran pueblada, y a la pueblada hay que prepararla con tiempo.

Lauro Grande, militante de La Cámpora:  El poder, económico, mediático y judicial quiere proscribir a Cristina, y nosotros la vamos a defender.

Cuando charlábamos con Hebe pensábamos cuál era el tema, y el tema es ·#TodosConCristina. El tema es la defensa de Cristina como esa mujer fantástica, extraordinaria que le da dignidad al pueblo trabajador, a las trabajadoras, a los más humildes, a los más postergados. Hoy el poder concentrado quiere proscribirla del debate electoral que viene, de la discusión del 2023, no quieren que sea parte, le tienen miedo. El poder concentrado, económico, mediático, con ese partido judicial, la quiere proscribir, y Cristina no afloja. Cristina está todos los días ahí, está todo el día, presente, en el Senado, en esos actos donde la vemos y nos volvemos locos porque nos emocionamos, porque nos toca el alma, nos toca el corazón, diciendo las cosas que dice, después de todo lo que hizo por nosotros, por los argentinos, por las argentinas, por los habitantes de esta Patria, de este suelo. Y ellos la quieren proscribir porque no le perdonan lo que hizo con Néstor, cuando llegó en el 2003, tampoco cuando fue presidenta dos veces, la primera mujer electa por el voto popular como presidenta en la Argentina. No le perdonan los derechos, no le perdonan la dignidad, no le perdonan la distribución del ingreso, de la riqueza. Esa riqueza que producen los millones de argentinos, de las mayorías populares. Eso no se lo perdonaron antes, y no se lo perdonan ahora, y no se lo van a perdonar nunca, por eso quieren proscribirla, por eso la persiguen. Antes de ayer cuando el fiscal hacía el alegato, ese fiscal macrista, no le perdonaba que ella esté con los más necesitados. Así como estuvieron Perón y Evita, desde el 17 de octubre de 1945, como estuvieron Néstor y Cristina desde el 2003, Y nosotros nos organizamos, nosotros, y nosotras con nuestra organización popular en cada barrio, en cada fábrica, en cada plaza, en cada colegio, nos organizamos. Nos organizamos para resistir al macrismo con las Madres, con Hebe, como faro, desde abril del 77` hasta hoy. Cuando el macrismo arrasaba e iba por todo, Hebe nos decía ‘vamos a la plaza a resistir’, Marcha de la Resistencia, y ahí estuvimos. Le resistimos y volvimos. Volvimos con Cristina en ese maravilloso Frente de Todos del 2019 donde echamos a Macri. Hoy la quieren sacar de la cancha a Cristina, y nosotros nos organizamos porque el peronismo unido se organiza, y la va a defender a Cristina, y va a defender los derechos que Cristina y Néstor en 2003, al 2015 no dieron. Lo vamos a defender en las calles, en cada unidad básica, en cada centro cultural, en cada lugar de encuentro de los militantes vamos a defenderla a Cristina y a la militancia. No vamos a permitir que hagan lo que quieran, no vamos a permitir que hagan lo que quieran, porque dicen barbaridades para querer cambiar lo que piensa nuestro pueblo que la ama a Cristina. Las mayorías populares, esas mujeres que la aman a Cristina quieren que piensen otra cosa con el bombardeo mediático permanente,  y no lo van a lograr porque Cristina tiene aguante, y nos dice hacia dónde ir, siempre. Y como dijo Fidel Cristina es el punto más alto de lucha en Latinoamérica, y como nos decía Néstor cuando Cristina asumió: ‘hay que defender a la presidenta coraje’. Ahí estamos con nuestra presidenta de corazones como dijo ella un día.

Demetrio Iramain:  “Vamos a llenar las urnas de votos para que ese kirchnerismo, que nos dio tantos derechos, y tantas  alegrías, vuelva a ser gobierno”

Seguramente todos se enteraron o habrán visto este avance tan fuerte contra Cristina, esta semana en la causa vialidad. Es fue la única causa que quedó en pie de todas las que le hicieron a Cristina, la única. Tanto esfuerzo no podía ser para nada, entonces, aunque sea –una- la llevaron a juicio, y empezó el alegato del fiscal. Nos quisieron convencer de que el alegato del fiscal fue extraordinario, que fue apabullante de pruebas y nada que ver. Fue simplemente una arenga política, como podría ser una editorial de Joaquín Morales Solá, un domingo en La Nación, o una intervención en uno de los programas de televisión, así fue, parecía TN. Es una vergüenza que un despacho judicial se haya convertido en un set de La Nación+. Quería llamar la atención sobre los fiscales que están interviniendo porque hace a la cuestión de la democratización de la justicia que, tantas veces, hemos reclamado y exigido desde aquí. El fiscal Diego Luciani, que es el que llevaba adelante la acusación, es un fiscal que fue formado en Estados Unido, es un fiscal que cuando concursó para el cargo que actualmente tiene presentó en su curriculum, sus becas en el Departamento del Tesoro norteamericano. Eso nos debe llamar a la reflexión, qué pasa con el sistema judicial que premia a personas que están siendo formadas en Estados Unidos para que después hagan lo que hacen. Esto también nos tiene que llamar a que la democratización de la justicia, esto que tanto peleamos hace tanto tiempo, no basta con cambiar los jueces de la Corte, va mucho más atrás. Es todo un sistema que hay que modificar. Este fiscal Luciani se formó en la UBA, tuvo su título de abogado en la UBA. La UBA se jacta de su pluralidad en las cátedras, dicen que pueden convivir desde estos Luciani o Bujan, con Zaffaroni. Lo cierto es que la UBA nos debe una explicación a todos nosotros, a todo este pueblo, sobre qué está pasando con sus cursos, con sus cátedras, para que después de 200 años de historia siguen formando abogados para que hagan el mal, para que administren la injusticia, para que terminen de formarse en Estados Unidos como este fiscal, y luego sean nombrados en la justicia argentina. Hace más de 20 años las Madres de Plaza de Mayo crearon una universidad en el peor momento de la Argentina, cuando el neoliberalismo se caía a pedazos, cuando la gente luchaba por un plato de comida, las Madres dijeron hay que formarse, hay que estudiar, y hay que formar también abogados, y abogadas con otros compromisos. No va a cambiar el sistema judicial porque cambié la Corte Suprema, empieza mucho antes. Eso que parece tan largo y tan difícil, plantearlo hoy en la Argentina, estamos seguros que las circunstancias de un día para otro pueden cambiar. Estos fiscales tienen el tupé de decir que la década ganada, que los doce años y medio maravillosos de Néstor y Cristina fueron una asociación ilícita. No se lo podemos permitir. Vamos a luchar mucho en la calle, vamos a llenar las urnas de votos para que es kirchnerismo, que nos dio tantos derechos, y tan alegrías, vuelva a ser gobierno. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.