Jueves 14-07-2022

La marcha 2309 de las Madres de Plaza de Mayo se realizó en forma virtual desde la sede de la Asociación, ubicada en Congreso.  En el encuentro, participaron Hebe de Bonafini y Demetrio Iramain

Hebe de Bonafini: ‘Querida ministra Batakis, ¿podes mirar un poquito para este lado?’

Cada jueves hay algo que me emociona, que son los compañeros de la Plaza, y hoy no solo que estuvieron sentados acá, sino que los tenemos amparándonos, acompañándonos. Recién a una gente que vino les contaba eso, no es muy común que después de dos años de pandemia, se mantenga tanto calor en tantos compañeros que están dispuestos a venir, cada jueves, a la casa de las Madres. Nosotros salimos de la cocina a la Plaza y ahora volvimos de la Plaza a la cocina, y tenemos el calor de ellos. A mí me emociona muchísimo, porque cuando uno lo cuenta parece que no es posible. Hay muchos más que quieren venir y que están esperando que los llamemos; de a dos, de a tres, o de a cuatro, para que nos acompañen y representar a todos los compañeros, porque acá en la cocina, no cabemos tantos. Rosita está enfermita, por eso no viene. Visitación también estaba resfriada, hoy no pudo venir. Los años y el invierno nos castigan como a todos. Cada jueves es un desafío, es un desafío porque pasan muchas cosas.

Grabois es un tipo que quiere estar siempre en el tapete, primero se juntó con una mujer rica para ver si podía lograr algo con unos terrenos, esperaba que los repartan. Como eso fracasó, ahora ya se cree que manda, va a armar un partido político, y no va a estar más con nosotros. Es lamentable que se use a la gente, a nuestra gente, a la gente que menos tiene para estos movimientos. Ya criticamos bastante a otros movimientos que hacen lo mismo, por eso nos parece muy importante que se lleven adelante los proyectos para que la gente tenga un sueldo, que trabaje, que haga algo, pero que no tenga que mendigarle a nadie, ni una bolsa de comida ni un plato de sopa. La ministra Batakis está tomando medidas, a uno le cuesta porque sabemos poco de economía, sabemos que no nos alcanza. Eso lo sabemos todos. Qué todo aumentó un montón, también lo sabemos. Durante un montón de días no había nada en ningún lado, ni en las dietéticas, ni en los supermercados. Sacaron la mercadería de las góndolas para aumentarla, y la aumentaron y mucho. No sé si la ministra va a poder parar esta ola de aumentos. Una vez dijimos: ‘Para la mano, Macri’, ahora le decimos a los del campo que paren la mano, porque la verdad el paro de ayer no sé si era para apoyar a Grabois, o Grabois apoyaba a los del paro. Hicieron lo mismo, decían las mismas cosas, o ¿yo escuché mal? Casi igual. Me da vergüenza que se haga política con la gente, me da vergüenza que los llamados ‘el campo’ nos sigan robando, vendiendo alimentos para animales. Lo dijo ayer un banquero, ‘nosotros estamos vendiendo nuestro trigo y nuestros cereales para los animales del mundo, no para las personas’. ¿No les da bronca? ¿Tristeza? No sé qué decir. Que nuestra gente no pueda comer un cachito de cerdo, y que nosotros estemos mandando toneladas de comida para los chanchos. ¿Quién es más chancho? ¿El chancho que la vende o el chancho que se la come? Todos van a decir que no entiendo nada de política, de política entiendo, lo que no entiendo es de economía. Sé que no me alcanza, sé que aumentó todo un montón porque cuando no había nada en la dietética, el pan que tenemos que comer los diabéticos costaba 380 pesos, cuando volvió a haber pan, costaba 450. Quiere decir, que no es que no había, sino que, como acostumbran siempre, lo retiran para poder aumentarlo. Confío en la ministra, pero si ella no pone un freno de alguna manera, yo no lo sé, no encontré la fórmula, pero si no ponemos fin a esto es muy difícil arreglar. Va a arreglar la estructura, el Banco Central, los dólares, el blue, el colorado, la moneda. Ya lo vivimos cuando cada provincia tenía una plata que no valía en la otra provincia, que cuando cobrabas te deban un papel y cuando lo ibas a cambiar te daban la mitad. No es eso, pero cuando vamos a cobrar, sobre todo los jubilados, tenemos la mitad de lo que teníamos antes. Porque podemos comprar la mitad de lo que comprábamos antes. Entonces, yo sé que ella no puede venir con una espada y arreglar todo, pero un poquito. Querida ministra, ¿podes mirar un poquito para este lado? Un poquito, no te pido mucho. Ni siquiera te pido que nos aumenten a los jubilados. O bajan las cosas o nos aumentan. No tenes muchas alternativas. No me inventen ‘precios cuidados’ porque no los cuidan. No me inventen que en las góndolas hay para los ricos y para los pobres, porque es muy triste. ¿Van a dejar que los supermercados aumenten todo lo que quieran? Y se lleven toda la plata del país. Porque los ricos, y la clase media sigue comprando. ¿Cómo puede ser que el sueldo mínimo sea de 46 mil pesos? Un trabajador trabaja 8 horas para ganar 46 mil pesos. Yo saqué la cuenta de lo que se podía comprar, y era tan vergonzosa que no la quise traer. Me da tristeza, pensar qué cosas se pueden comprar y todas las que no se pueden comprar. Estoy muy triste, sé que vamos a salir porque somos un pueblo luchador, peleador. Hemos peleado siempre, hemos estado en la calle. Lo que pasa que ahora cualquiera está en la calle, cualquiera hace paros, y no podes pasar, pero las cosas se están poniendo pesadas.

Hay muchas cosas que están muy bien, y no se dicen. Todo lo que está pasando con las escuelas, que los chicos van a estudiar más tiempo, más horas, me parece fantástico. Los chicos tienen que avanzar todo lo que perdieron.

Ahora las escuelas de Larreta le dan mierda de comer a los chicos, mierda, mierda.  No hay otra palabra. ¿Nadie puede controlar lo que Larreta le da de comer a los chicos en las escuelas? ¿Las escuelas de Larreta las controla Larreta? Y también quiero saber, por favor, los compañeros de los chicos con discapacidad, sobre todo sordera que Larreta les sacó el terreno, quiero que me llamen por teléfono para saber si podemos hacer algo. No podemos quedarnos tranquilos. Les sacó el terreno y todo lo que se les daba a esos chicos. No sé qué pasó con la reunión que tuvieron el otro día, no sale en ningún lado eso, hay un montón de chicos con discapacidad que necesitan de esa escuela. Era el aliento para ellos, para sentirse útiles, porque un sordo no es discapacitado, solo no oye, y con los avances de la ciencia hacen un montón de cosas.

Ayer tuve que gastar 10 mil pesos en los medicamentos que me da PAMI. PAMI tiene sus trampitas, primero te los daban el día 4, después el día 8, ahora el 14. Del 4 al 14, ¿qué medicamentos tomo? Porque PAMI no me los da, me los tengo que comprar. ¿Y el que no se los puede comprar? ¿Se sentirá mal, se morirá? Las farmacias no fían Y no me digan que la señora del PAMI no sabe. Sí sabe.

Yo quisiera que el jueves que viene podamos decir que hay algo que hicieron para nosotros, y no hablo de nosotros que, más o menos llegamos, hablo de ‘los nadie’. De esos en los que nadie piensa.  Los jueves se hacen complicados. Los jueves, a veces, quiero hablar de cosas lindas y no puedo. Porque no hay.

Demetrio Iramain: ‘Pedimos que se afecte el control que la Corte Suprema de Justicia tiene de su presupuesto millonario’

Esta semana la ministra de economía, Silvina Batakis, anunció que va a modificar uno de los artículos de la ley de administración financiera. Es una ley que se sancionó en el año 1992, por el menemismo, fue una ley clave para la reforma del estado. La regresiva reforma del estado. Y la ministra propuso modificar el artículo 8. Este establece que todas las áreas del estado funcionen independientemente, unas de las otras, sus presupuestos, y que algunas áreas sean muy rentables, y otras, por el contrario, sean deficitarias. La ministra propone que haya una única cuenta en el estado, para que todos los ingresos entren por una cuenta, y todas las erogaciones por otra. ¿Para qué? Para evitar lo que Cristina había planteado, evitar que el estado sea estúpido, como lo es hasta hoy. Hay empresas que dan pérdida y otras que dan mucha ganancia, y cuando quieren criticar el estado observan la pérdida de esas empresas y no la ganancia de otras. Batakis quiere que con las ganancias se emparejen las pérdidas en otras áreas. Y nos parece muy bien. Y ya que estamos en esto, y se está discutiendo una modificación en la conformación de la Corte Suprema, hay un proyecto de ley que está avanzando, está en comisiones, y esperemos que siga avanzando para que no sean cinco jueces, sino que sean muchos más. Estaría bueno que se afecte la facultad presupuestaria que maneja la CSJ. El organismo, con la bendita autarquía y la independencia de poderes que la Constitución le garantiza, cree que tiene facultades económicas, y esto no puede ser así. Nosotros tenemos un país pobre y endeudado, y una CSJ millonaria. Millonaria con la plata del pueblo porque no es plata que genera el poder judicial. La Corte le pide todos los años al Tesoro Nacional dinero para obras en infraestructura, para crear juzgados, para pintar los techos, nada de eso hace. Y esa plata, en vez de devolverla, se la ahorra, y la pone en plazo fijo, con un agravante: la mitad de todo ese ahorro lo destina a comprar moneda extranjera.  ¿Vieron que Cristina dice que el problema que tenemos es que la economía es bimonetaria? Bueno, la CSJ también es bimonetaria, ahorra en dólares, cuando tenemos un país que está demandándolos, no se puede permitir esto. Pedimos desde aquí, o les damos la sugerencia que ahora que está esta medida de la ministra Batakis, y que también está en trámite la reforma de la CSJ, se afecte el control que la Corte tiene de su presupuesto. En su último informe presupuestario, al 1 de julio, la CSJ dijo que de 50 mil millones de pesos que tiene asignados para gastar en obras solamente ejecutó 2900, apenas un poquito más del 5%. ¿Ustedes creen que en lo que resta del año va a ejecutar el 95 % restante? No. Toda esa plata se la va a ahorrar. Y va a seguir siendo poderosa la Corte, mientras el pueblo es pobre. Además, no tiene justicia. Esperemos que esto se cambie de raíz. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.