Jueves 19-05-2022

Las Madres de Plaza de Mayo realizaron una suelta de globos azules a propósito de cumplir 2300 jornadas de lucha de forma ininterrumpida. Se trata de una fecha histórica que queda plasmada en los hombres y mujeres del pueblo trabajador. Luego de que las Madres, y las y los militantes que las acompañan, marcharon alrededor de la Pirámide, Demetrio Iramain, y Hebe de Bonafini pronunciaron un mensaje.

Hebe de Bonafini: “No somos un grupo de evangelistas, ni de curas y monjitas buenas, no. Tenemos que ser rebeldes, lo más rebelde posible”.

Yo les agradezco enormemente a todos los que siguen viniendo, las Madres vamos a suspender por dos meses, los meses más fríos, venir a la Plaza. Vamos a estar en la casa, va a haber actividades en la casa para poca gente, para que nos podamos cuidar todos, que no nos sigamos contagiando, hay que seguir vacunándose. Entonces, las Madres vamos a suspender esta marcha que queremos tanto, y vamos a seguir haciendo de ‘la cocina a la Plaza’ como lo hemos hecho otras veces.

Hoy es un día hermoso de sol, y cuando veía volar los globos, pensaba ¿hasta dónde llegarán de alto? ¿Estarán tan altos como ellos y ellas, nuestros hijos, y nuestras hijas? Así de alto los queremos ver, así de alto los queremos tener, sostener y defender. Pasan muchas cosas, en este momento, en el país, hay muchas cosas para hablar, pero hoy quiero contarles que me gustaría mucho que venga el Papa Francisco -que nunca vino desde que se hizo Papa-. Me gustaría mucho que tengamos algunos candidatos elegidos, y que estemos trabajando con una buena dirección. Y estamos todavía bastante indecisos, pero yo estoy segura, y convencida de que vamos a poder, y de que vamos a ganar. Hay muchas cabezas trabajando que no se ven todavía, que las necesitamos, que quisiéramos verlas, que quisiéramos hablar con ellas. Y ¿saben lo que hay también? Una juventud maravillosa de millones de jóvenes que están apostando a que vamos a poder ganarles a estos fachos, los macristas, la basura más grande que hay en el país, a este capitalismo salvaje. Yo estoy segura de que les vamos a poder ganar. Tenemos que dejar, a veces algunas cuestiones, pero no soportar lo que no nos gusta. Lo que está mal, está mal y hay que decirlo, y hay que decirlo con la boca bien abierta para que escuchen. No es cuestión de todos juntos, qué bien, qué buenos que somos. No somos un grupo de evangelistas, ni de curas y monjitas buenas, no. Tenemos que ser rebeldes, lo más rebelde posible. Y no discutir en la casa, hay que discutir en la calle, en las esquinas, ahí tenemos que discutir qué es lo que queremos, y a quién vamos a seguir acompañando. Todos sabemos a quién queremos, es la única figura, la queremos a Cristina. ¿A quién vamos a querer? Ya le hemos pedido tanto. Sabemos que ella sabe hacer, y es muy

inteligente, y está haciendo un gran trabajo político. Maravilloso. Pasemos los discursos de Néstor y Cristina, aprendamos de eso. No nos detengamos en hablar de lo que ellos quieren que hablemos. No hay que hablar de lo que hacen ellos, hay que hablar de lo que hacemos nosotros, de lo que queremos nosotros, y de a dónde queremos llegar nosotros. Si todos tenemos ganas de ganar y metemos la fuerza para ganar, vamos a ganar. Ahora, si nos la pasamos discutiendo en el bar, en el café, con la mamá, con el tío, y con el primo, no sirve. Lo que sirve es la militancia, la calle, patear la calle, ir a los barrios, hablar con la gente, convencer a la gente. No son ellos los que les van a dar de comer, con ellos van a tener cada vez menos comida, no son ellos los que le van a dar trabajo. No se confundan, compañeros, porque ellos se basan en la mentira, y tenemos un montón de medios de comunicación -mal llamados de comunicación- que el 99 por ciento son la mismísima mierda. Lo único que pasan es mierda, y le llenan la cabeza de mierda a la gente que se confunde después y no sabe para dónde tiene que ir.  Por eso, tenemos que hablar nosotros, para eso tenemos la voz, que es lo único que tenemos nuestro: la voz, la palabra. Usémosla con los compañeros, con las compañeras en los barrios, no nos gastemos en ir a los medios porque los medios después pasan lo que quieren. No se gasten en ir a ningún canal, la verdad que no sirven para nada. Solo para confundir a la gente. Por eso, compañeros, vamos a dejar por unos meses la Plaza, hay que cuidarse, vacunarse. Pero vamos a seguir desde la casa de las Madres con actividades para poca gente para no amontonarnos. Tenemos que estar amontonados pero para luchar y pelear. Para eso sí, bien amontonados, codo con codo, cabeza con cabeza. No desperdiciemos el tiempo en ver qué vamos a hacer. Hagamos. La idea que tengan, un diarito, una pequeña radio en una plaza, todo sirve, todo vale. La militancia es eso. ¿Saben a qué hora hay que empezar a militar? A las 6 de la mañana. A mí me dicen ‘la máquina de joder’, seamos todos ‘una máquina de joder’.

Demetrio Iramain: “Nos comprometemos a continuar la lucha de los hijos, y a partir de ahora, también, reivindicar la lucha de nuestras Madres de Plaza de Mayo”.

Hoy 2301 jueves de las Madres de Plaza de Mayo, pero no podían las Madres dejar pasar ese número extraordinario. Cuando, jueves a jueves, a mí me toca decir el número de la marcha, parece fácil, empieza el jueves, termina el jueves, y uno sabe que el próximo jueves van a estar aquí, de nuevo las Madres, y vamos a estar todos nosotros con ellas. Pero no siempre fue así, las Madres han luchado mucho con su cuerpo para poder crear este espacio liberador en nuestra Patria, en la lucha de nuestro pueblo que es la marcha de los jueves. La dictadura les impidió muchísimas veces venir a la Plaza, y ellas los desafiaron, y se las ingeniaron para ocuparla nuevamente, para volver, para regresar. La primera ‘Marcha de la Resistencia’ les cortaron la luz para que se vayan, la segunda no las dejaron ingresar a la Plaza, y ellas ocuparon políticamente Avenida de Mayo.   Y así tantas veces. El día que Macri quiso

detener a Hebe para impedir también la marcha en la Plaza, y las Madres resistieron, y el pueblo acompañó. O antes, en el 2001, que el 20 de diciembre fue jueves, y ellas estuvieron y fueron golpeadas. Si no tuviéramos en el país los medios que tenemos, estos medios hegemónicos, privados, que solamente defienden intereses, y no los intereses populares. ni cuentan la verdad de nuestro pueblo, tendrían que estar aquí cubriendo esta marcha histórica, celebrando que las Madres de Plaza de Mayo han cumplido 2300 jueves. No hay experiencia similar en el mundo, y es un ejemplo para todos nosotros, y nosotras. Y a la vez, un compromiso. Les agradecemos eternamente por su lucha, por estos 2300 jueves, por reivindicar, en esa lucha, la lucha de sus hijos, e hijas, y traerla hasta las nuevas generaciones. Y les decimos -en nombre de todos los compañeros de la Plaza, que sé  que piensan igual que yo- que nos comprometemos a continuar esa lucha, la de los hijos, y a partir de ahora, también reivindicar la lucha de nuestras Madres de Plaza de Mayo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.