Asociación Madres de Plaza de Mayo. Marcha 2295= 45 años de lucha
Jueves 07-04-2022
 
 ‘El poder financiero es terrorista’ es una de las consignas que portan las Madres cuando marchan por el corazón de la Plaza de Mayo. Este jueves sumaron una más: ‘Malvinas. 40 años de impunidad´, una bandera que llevó Rodolfo Carrizo, presidente del Centro de Ex Combatientes Islas Malvinas (CECIM) de La Plata.  El referente tomó la palabra y se dirigió a las Madres, y a los militantes reunidos en la plaza, junto a Demetrio Iramain, y a Hebe de Bonafini.
Hebe de Bonafini: “Las guerras siempre son infames. Las guerras tienen que ser de ideas, de plazas colmadas por un pueblo que reclame pero que no aplauda a generales hijos de re mil puta como Galtieri”
“Esta es una plaza de la memoria, de una memoria muy comprometida y que cuestiona todo el tiempo. Así tiene que ser la memoria, una memoria que cuestione. Lo que ocurría en Malvinas estaba, todo el tiempo, rodeado de mentiras. Decían que los chicos comían bien, hacían cartas mentirosas que les mandaban a las madres. Me acuerdo que una vez una señora me mostró una carta donde el hijo le contaba que él y sus compañeros habían comido chivito, pero eran cartas que escribían los milicos. Sabemos que todo lo que las personas tejieron para entregarles a los chicos de Malvinas no llegó, mucha gente compraba chocolates en los kioscos y encontraba cartitas para Malvinas. Yo conocía a un pescador en City Bell que tenía puesta una bufanda, gorro, guantes, y se los habían dado en el Batallón 601. Allí repartían lo que la gente con amor había tejido para los soldados. El pueblo era engañado. En el sur, además de las islas hay muchas cosas por recuperar. ¿Qué es ser un veterano a los 20 años? El otro día escuché a un pibe muy valiente que había estado en Malvinas, y dijo que los aviones argentinos eran de 1938, el portaaviones Gral. Belgrano era de 1945, se rompía a cada rato. ¿Qué iban a combatir con eso? No había armamento, los mandaron con toda la mierda a que los asesinen porque no les importaba. Otro chico contó que hacían zanjas y los metían en esas zanjas sin armas para defenderse. Podríamos contar cualquier cantidad de cosas de lo que ocurrió en Malvinas. Las guerras siempre son infames, las guerras tienen que ser de palabras, de ideas, de plazas colmadas por un pueblo que reclame, pero que no aplauda a generales hijos de re mil puta como Galtieri. Este pueblo fue a aplaudir. Hay que tener memoria que cuestione. Cuando volvieron los soldados no nos avisaron que venían para que nadie los esperara, ni la familia los esperaba. Y lo peor que pasó es que los gobiernos que siguieron no les dieron ningún derecho, ni salud, ni sueldo, ni una casa. No los reivindicamos, no los aplaudimos no les dijimos: ‘Gracias, pibes’. Ahora, estamos todos hablando de Malvinas, y ¿40 años atrás que hicimos? Nada. No salimos a la calle para pedir lo que les correspondía a los pibes. No tenían nada, cero, y ellos habían dado la vida. Ojalá todos los años, como hacemos las Madres para recordar nuestra historia, hagamos actos por Malvinas en el mes de abril. Ojalá que sigamos recordando con una memoria combativa, provocativa, denunciando a quien corresponda”. 
La causa que investiga delitos de lesa humanidad cometidos por militares argentinos sobre conscriptos argentinos durante la guerra de Malvinas está pendiente de resolución en el máximo tribunal. Hebe de Bonafini dijo al respecto: “Creo que todos se equivocaron, es la Corte Suprema de la Injusticia. La justicia es nuestra y, hasta ahora, no la hemos conseguido porque lo menos que hay que hacer con los jueces es ahorcarlos, en un sentido metafórico, no cambiarlos de lugar.. Esos tipos tienen que ir a la cárcel porque cometen delitos y no pagan nada.  Mañana va a salir en colores que dije que hay que ahorcar a los jueces, pero es una metáfora”. 
 
Rodolfo Carrizo: “Malvinas expresa la principal contradicción de nuestro pueblo: patria o colonia.” 
“Malvinas expresa la principal contradicción de nuestro pueblo que es la patria o la colonia. Si esta premisa está en claro, debemos tener en cuenta lo siguiente: por acá han caminado algunas mujeres con miriñaque, y algunos hombres con galera que plantearon un modelo de nación distinta, sin embargo, la colonia, a lo largo de la historia ha seguido marcando rumbos y destinos, y uno de ellos es nuestro poder judicial colonizado. Hay un poder colonizado cuando no hace justicia para el pueblo, y cuando no  hace justicia  con las víctimas: los soldados torturados en Malvinas. Nosotros les decimos, señores jueces, Corte Suprema de Justicia de la Nación, queremos patria, no queremos jueces vendidos, no queremos jueces que entreguen la nación. Y hay colonia, también, cuando se acepta mansamente que una nueva deuda externa esclavice a nuestro pueblo, y sacrifique las posibilidades de la defensa plena de la soberanía. Nosotros decimos: no queremos ese colonialismo, queremos una patria sin deuda y para eso debemos trabajar por la unidad del campo popular. Estar con las Madres es entender que somos parte del mismo pueblo, y es la misma lucha. Malvinas fue la continuidad de la dictadura. A Malvinas fue el ejército en el que estaban Astiz, el Tigre Acosta, Carrizo, todos, todos militares de la dictadura. También estuvieron muchos que adoptaron el doble estándar porque fueron pilotos en Malvinas, y también fueron los pilotos de los vuelos de la muerte. Nosotros no olvidamos y no tenemos que olvidar, por eso decimos que las Fuerzas Armadas tienen responsabilidades, ellos tienen que explicarnos, al menos, por qué perdimos. Hasta ahora no hay un solo militar que nos haya dicho por qué perdimos. No puede haber impunidad, la sociedad tiene que condenar porque los que murieron de 19 años eran pibes que no tenían ningún derecho cuando fueron a Malvinas. No tenían el derecho al pelo largo, a juntarse en una esquina a tomar una cerveza con sus amigos, las chicas no tenían el derecho de usar una minifalda, no teníamos el derecho de elegir al presidente del Centro de Estudiantes. Esa generación fue la que estuvo en Malvinas y dio lo único que tenía que era la vida. Por eso, para nosotros es central defender esta memoria. Agradezco tanto a las Madres…ellas nos han enseñado a todo el pueblo argentino que hay un camino por recorrer y una patria que recuperar. Recuperar esa patria es nuestra responsabilidad. Volveremos a Malvinas de la mano de América Latina. 
Demetrio Iramain: “Exigimos a la Corte Suprema que dé la posibilidad de juzgar a los militares genocidas de Malvinas”.
“El pasado 2 de abril se cumplieron 40 años de Malvinas, de esa guerra infame, esa guerra desgraciada, dirigida por una dictadura, ya en retirada, pero todavía con suficiente capacidad de generar daño a nuestro pueblo. Y una de las consecuencias de esa guerra que, no nos inhibe de continuar con el reclamo de soberanía sobre nuestras islas Malvinas, es la impunidad para los altos mandos militares que cometieron torturas y vejámenes contra la propia tropa argentina, allí en las islas. Llevaron los métodos del terrorismo de estado que aplicaban, aquí en el continente, contra nuestros compañeros y compañeras, contra los hijos, e hijas de las Madres, los llevaros allí, cometieron incluso asesinatos. Hay una causa judicial en trámite ante el Juzgado Federal de Rio Grande de la provincia de Tierra del Fuego que tiene imputados a 122 militares, tiene, además, 200 testimonios entre testigos y victimas. Este caso está demorado desde hace más de un año en la Corte Suprema de Justicia; todavía no define si los delitos que cometieron esos altos cargos militares de las tres fuerzas en Malvinas constituyen delitos de lesa humanidad. Si dice que sí, son delitos imprescriptibles. Los militares imputados argumentan que no lo son, que ya prescribieron. Es más, uno de los militares que está imputado, declaró en el expediente que no corresponde que sea juzgado por un tribunal argentino sino por un tribunal de Londres. Estos militares deshonran a nuestra patria, deshonran la justa causa de Malvinas. En Rio Grande ya confirmaron que son delitos de lesa humanidad, en la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia también. Luego se apeló, y llegó a la Cámara de Casación Federal  donde el macrismo, en la sala que le tocó, dijo que no eran delitos de lesa humanidad, por lo tanto, estarían prescriptos, se apeló, y está pendiente de que lo defina la Corte. Desde aquí exigimos a la Corte Suprema que dé la posibilidad de juzgar a estos genocidas.”Las Madres volvemos a marchar en la plaza Marcha Nro. 2295 de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, en esta oportunidad las Madres dedicamos la Marcha a las Islas Malvinas. Con las palabras de Demetrio Iramain, Rodolfo Carrizo (Presidente del CECIM La Plata) y la palabra de Hebe de Bonafini.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.