El primer discurso del 2022 de la Asociación Madres de Plaza de Mayo se realizó desde la casa de su presidenta Hebe de Bonafini. Esto se debe a la proliferación del Covid 19 y sus variantes.

Hebe de Bonafini: “Hemos dado tanta vida a nuestros hijos e hijas que hemos obligado a que otros no los olviden”

A poco de cumplir los 45 años de lucha, Hebe de Bonafini destinó la primera comunicación del 2022 a “abrazar” en la memoria a muchas Madres que militaron y a muchas que aún militan en lugares muy difíciles de nuestro país. Difíciles por lo conservador de su sociedad, difíciles por la falta de acompañamiento.  Es el caso de Ester de San Juan, María de Mendoza, Graciela, y Sarita. También las Madres de Junín y Bahía Blanca. En Mar del Plata; Angelita, Chiqui e Irene sostuvieron y sostienen la lucha de las Madres. En esta enumeración hubo un lugar destacado para Hidalgo, un hombre al que calificó de “compañerazo” que murió el año pasado. “Él y todos, y todas los que de alguna manera participaron en esta lucha siempre están presentes” reflexionó Hebe, y reconoció que no fue fácil: “Sostener la consigna ‘Aparición con vida’ cuando mostraban cadáveres todo el tiempo por la televisión fue muy duro. Hemos dado tanta vida a nuestros hijos, que hemos obligado a que otros no los olviden”

En ese sentido, expresó:“Usar el pañuelo no es solo ser Madre de Plaza de Mayo; hay que usar la cabeza, los pies, ir a las plazas, y convocar a los compañeros. El pañuelo y la plaza somos las Madres. ¡Nuestros hijos, y nuestras hijas nos enseñaron tantas cosas, tantas cosas! Nosotras las ponemos en práctica todos los días, y nos van llevando, una se despierta y los escucha: el ‘hola mamá’ de cuando estaban en la casa se convirtió en ‘dale vieja’. Esas son las palabras que escucho a la mañana cuando

me despierto. Cambiar el `hola mamá` por el `dale vieja` es muy fuerte. O sentir el beso que no existe. Tratamos, tratamos de sentirlo”.

Hebe de Bonafini también reconoció el trabajo que hace junto a sus compañeras de la Asociación; Visitación, Rosita, Jose, y Carmen. Y sobre la lucha que comparten reflexionó: “Es muy difícil sostener y defender con hechos concretos de nuestras vidas lo que decimos. Vivir lo que uno dice es lo más difícil que hay. Y gastarse los pies 45 años, ni se los cuento, pero es un honor enorme. Un honor enorme tener estas hijos, e hijas que El honor más grande que tenemos las Madres es tener hijas e hijos revolucionarios”.

En otro segmento de su discurso, la titular de la Asociación  se refirió a la actualidad política y social. El primero de los temas que abordó fue las negaciones en torno a la deuda externa y para eso se dirigió al mandatario Alberto Fernández. “Sr. Presidente ya que recibe a tantas personas, me gustaría que reciba a los que no comen para saber cómo van a hacer para comer. Recibe a los empresarios, a los integrantes de la CGT, a todos lo que tienen mucha plata y tienen la barriga llena, no me parece mal, pero ¿por qué no recibe a un grupo de cada villa y les pregunta cómo hacen y cómo harán para comer, para tener luz, agua? Presidente, no les tenga miedo, recíbalos, es muy importante.

Por otro lado, Hebe de Bonafini expresó que estaba muy contenta con los dichos de Fernández sobre lo que se conoció como Gestapo antisindical, ese entramado político, judicial, y mediático que funcionó en la provincia de Buenos Aires durante la gestión de la ex gobernadora María Eugenia Vidal. Dijo Hebe: “Presidente, vaya reconociéndolos como enemigos junto con Larreta, no lo deje afuera a Larreta porque él es parte de esa trama. ¿Me va escuchar alguna vez? Yo voy a seguir hablando. “

Para finalizar su intervención del primer jueves de este año la dirigente social expresó su bronca por el maltrato que muchas personas le dan a los médicos. Se preguntó: “¿Qué pasa que antes aplaudían a los médicos desde un ventanal y ahora se les pega porque no atienden rápido? ¿Qué se creen? ¿Estamos permitiendo que los agredan, que los insulten? Todavía no hemos entendido que muchos de ellos dieron la vida por nosotros. Habría que hacer una lista con el nombre de cada uno de los médicos, enfermeros y gente que trabaja en los hospitales para saber cuántos han muerto por nosotros. Fueron a trabajar a los hospitales, a veces sin los elementos necesarios, a arriesgar la vida”.  

Además alertó sobre la falta de reconocimiento de los enfermeros y enfermeras de la Ciudad de Buenos Aires que no tienen el rango que les corresponde como profesionales de la salud, y se les paga como administrativos. “Cobran una miseria” calificó Hebe, y llamó a organizar una gran marcha cuando la situación sanitaria mejore. “Tenemos que marchar a favor de los médicos, los enfermeros, los camilleros, los choferes para darles las gracias, aplaudirlos hasta cansarnos. A los que agreden al personal de salud, el virus le atacó la cabeza, y eso no tiene vacuna, se soluciona aprendiendo que el otro soy yo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.