SÍNTESIS DEL PRE-CONGRESO DE COMUNICACIÓN Y PERIODISMO EN LA UNIVERSIDAD DE LANÚS

precongresoalta

Este lunes 16 de agosto se llevó a cabo el 2º Pre-Congreso de Comunicación y Periodismo organizado por la Asociación Madres de Plaza de Mayo, en este caso, conjuntamente con la Universidad Nacional de Lanús (UNLa). El anterior había tenido lugar el pasado 6 de agosto en Mar del Plata y el próximo se realizará el martes 13 de septiembre en la Facultad de Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata.

Se tratan de instancias previas al III Congreso de Comunicación y Periodismo que tendrá lugar en la sede de Madres (Hipólito Yrigoyen 1584, CABA) del 22 al 24 de septiembre del corriente.

El encuentro comenzó en el Aula Magna de la UNLa, con la presencia de la rectora, Ana Jaramillo; el ex intendente del distrito y actual senador provincial, Darío Díaz Pérez, y Evel de Petrini, “Beba”, Secretaria de la Asociación, quien reemplazó a Hebe de Bonafini, que se encontraba con una aflicción médica.

Como primera oradora, “Beba” focalizó su discurso en la formación de los estudiantes de periodismo y comunicación, a quienes alentó para ejercer la profesión “con compromiso, valentía y libertad”. En otro tramo, sostuvo que “gran parte de la ciudadanía cayó en la trampa de las promesas y las mentiras de los medios concentrados. Duros desafíos nos quedan por delante, compañeros. No va a ser fácil pero debe ser así y los vamos a lograr”.

Por su parte, Darío Díaz Pérez comenzó compartiendo su “alegría” por la invitación. Además, expresó: “Es importante este tipo de eventos para poner en debate la comunicación, para que se discuta a la luz de estos nuevos tiempos tan difíciles que esa viviendo el pueblo argentino. Hoy los medios más que nunca consolidan y unifican una voz y un relato único en el que el pueblo no tiene lugar”. “La capacidad que desarrollan estos elementos empresariales, que se hicieron dueños de los medios de comunicación, fue consolidar un poder de una elite que decide que no debe primar la democracia”, agregó.

En tanto, Ana Jaramillo se refirió a la “conciencia jurídico popular”. “Es la conciencia de que tenemos derechos. Esos derechos estaban legislados, por ejemplo, en la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y sin  embargo la derogaron por decreto. Reconstruir el espíritu de la ley es reconstruir y volver y seguir formando conciencia jurídica popular de los derechos que tenemos”.

Tras la apertura, el Pre-Congreso continuó la jornada en el Cine Universitario Tita Merello de la UNLa. En la siguiente actividad, el periodista Martín García, ex director de la Agencia Télam y asesor de la UNLa; la abogada Graciana Peñafort, una de las redactoras de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual; y el decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Glenn Postolski, debatieron en torno al tópico “¿Cómo reconstruir el espíritu de la ley de servicios de comunicación audiovisual”?

En ese marco, García sostuvo que “La única ley que había antes de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual la había hecho Perón antes de la Revolución Libertadora y había decidido abrir tres canales de televisión: el 9, el 11 y el 13 y entregárselo a empresas nacionales. Con la Libertadora terminaron entregando uno a la CBS, uno a la NBC y uno a la ABC, además de abrirle la puerta al FMI, le abrieron la puerta a las 3 cadenas norteamericanas” “Hicimos una Ley que desde el punto de vista político es una luz en el mundo.  Y vienen estos muchachos y en 8 meses la hacen pelota, gobiernan por decreto de la misma manera que eliminaron la Constitución del 49”, agregó.

Luego, Glenn Postolski indicó que si “la comunicación es un derecho debe estar garantizado por el Estado, pero es inherente a todos y cada. No es un derecho de los medios, ni de los periodistas. Es un derecho humano fundamental porque es la base sobre la cual vamos a tener las condiciones para defender otros derechos”. “Desde el decreto que amputó la ley, ese derecho a la comunicación está cercenado. Si eso no fuera tan así, no sería tan fácil cargarse como están haciendo con derechos sociales, económicos y a la memoria, como vienen haciendo”.

Por último, Graciana Peñafort afirmó: “Hubo una falla en la aplicación de la ley: debimos apostar más la pluralidad, dar más licencias. Nos equivocamos porque empezamos a erosionar los paradigmas que postulamos. La segunda enseñanza es que la ley fue exitosa porque quienes trabajaron en ella fue gente que sabía del tema, no sólo en conocimiento sino en experiencia, en recorrido. Y luego fue tomada por la sociedad. En los órganos de aplicación tiene que haber gente que sepa de comunicación: ésa es otra lección”. Luego, desasnó al público con un análisis detallado de cómo el gobierno de Mauricio Macri pulverizó la ley, amputando sus artículos nodales.

Seguidamente, se desarrolló una charla sobre “Gestión de medios. Experiencias autogestivas”, con la participación de Javier Borelli, presidente de la cooperativa Por más Tiempo, que edita el diario Tiempo Argentino;  y Nahuel Lag, integrante de la revista NaN y de la Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina (AReCIA). Ambos periodistas narraron sus propias experiencias, exponiendo una radiografía del sector y contando las ventajas de ejercer el periodismo sin patrón.

Tras un breve receso, el encuentro siguió con una charla sobre comunicación institucional, a cargo de Gonzalo Seoane, de Prensa de la Asociación Madres de Plaza de Mayo; y Fernando Buen Abad, director del Centro Universitario para la Información y la Comunicación “Sean MacBride de la UNLa. Ambos periodistas brindaron detalles sobre las características y recursos que nutren la comunicación institucional.

Previo a la mesa de cierre, tuvo lugar el panel “Comunicación y Derechos Humanos”, con las exposiciones de Luis Zarranz, periodista de Prensa Madres; Cynthia Ottaviano, defensora del Público; Francisco Pestanha, director del Departamento de Planificación y Políticas Públicas de la UNLa); y Luis Alen, director de la Licenciatura de Justicia y DD.HH de la UNLa.

Zarranz brindó detalles de los diferentes instrumentos comunicacionales paridos por las Madres y abordó la tensa relación que los medios hegemónicos tuvieron históricamente con la organización. Además, bregó por la continuidad de Ottaviano al frente de la Defensoría del Público, moción que acompañó el numeroso público presente.

Alen continuó la línea trazada por Zarranz y ahondó en la tensión entre comunicación hegemónica y Derechos Humanos. “Los medios de comunicación no son el vehículo para que se garantice el ejercicio del derecho a la comunicación”, postuló. “Hay todo un entramado que día a día no solo oculta la realidad de lo que pasa, sino que va construyendo otro tipo de realidades”, completó.

En tanto, Francisco Pestanha argumentó que “la sanción de la ley de medios fue uno de los procesos más democráticos y más discutidos en nuestro país. Es decir, que hubo un fenómeno histórico social anterior a la sanción de la ley y su sanción fue la consecuencia de ese fenómeno”.

Por su parte, la defensora del Público, Cynthia Ottaviano expresó que se vive“un momento de regresión de los derechos humanos en Latinoamérica y específicamente en Argentina”. Ottaviano se refirió a los avances del gobierno macrista contra los organismos de regulación y control de las licencias audiovisuales. “Qué grado de democracia real es la que un presidente pone y saca personas para aplicar sus criterios propios en el ámbito de la comunicación audiovisual, donde se juega la construcción democrática”, afirmó en torno a los integrantes del ENACOM. “La comunicación es un campo de disputa permanente sobre quienes construimos sentido y qué sentidos construimos. Si esos sentidos los construyen unos pocos no hay democracia posible”, completó.

Además sostuvo que “está en juego nuestra vida en democracia”. “Están produciendo un ‘darwinismo mediático’ en el que sobrevive el más apto porque en realidad a los que deben proteger e impulsar son a los que están dejando desamparados” “Es necesario que busquemos descolonizarnos culturalmente”, añadió.

Por último, en el panel de cierre, hicieron uso de la palabra Alejandro Kaufman, docente universitario, crítico cultural y ensayista; Carlos Barragán, periodista y guionista, ex integrante del programa televisivo 678; Daniel Bozzani, director del Departamento de Humanidades y Artes de la UNLa; y Fernando Buen Abad, director del Centro Universitario para la Información y la Comunicación “Sean MacBride de dicha casa de estuvios. , UNLa). La moderación estuvo a cargo de Gustavo Palmieri, director del Centro de Justicia y Derechos Humanos “Eduardo Luis Duhalde” de la Universidad de Lanús.

Bozzani expresó que “la cultura tuvo un rol fundamental en estos 40 años de resistencia: es la que hace que un pueblo pueda reconstruir su identidad en cualquier momento”.

Buen Abad, en tanto, se preguntó: “¿En qué situación estamos hoy en materia de derechos humanos en comunicación en América Latina?”. En ese sentido, ponderó las herramientas de comunicación popular. “Es la hora en que necesitamos reagruparnos y ordenarnos. A pesar del escenario de David y Goliat, de las asimetrías, hay ejemplos muy claros de lucha y muy claros.  Es necesario no quedarse en silencio, tomar si fuera necesario un micrófono, tomar si fuera preciso un altavoz pararse en la plaza, tocar la puerta, mirar al otro, darse un abrazo, acompañarse, sentirse, escucharse. Cumplir el repertorio de las tareas de la comunicación que significa ‘construcción de comunidad’, la construcción de lo común.

Por su parte, Kaufman destacó a Cristina Fernández de Kirchner, Hebe de Bonafini y Milagro Sala como tres mujeres que “los poderes de opresión necesitan castigar”. “Son tres mujeres de distinta índole: ¿Por qué son tan vilipendiadas? Una de las cosas ofensivas fue hacer casas. Hacer casas es algo muy malo, es violento y ofensivo. Altera el orden, porque las hace quien no debe hacerlas. La persecución que ha habido sobre Milagro Sala y Hebe de Bonafini tiene que ver con hacer casas”, postuló.

Por último, Carlos Barragán sostuvo que “estamos luchando contra todo un sistema que funciona más allá de nuestras fronteras y a veces más ala de las fronteras de nuestra conciencia. Si no hay un Estado que ponga a funcionar la comunicación a favor de los intereses del pueblo, eso no lo va a hacer el capital”.

Para que la comunicación fluyera decidió trasladar la palabra al público presente, lo que terminó construyendo un intenso debate en torno al ejercicio del periodismo y al derecho a la comunicación.

Suscribirse a las novedades

Muchas gracias!