Este jueves 7 de mayo, la Marcha Nº 2195 de las Madres de Plaza de Mayo una vez más nos reencontró de modo virtual a raíz del aislamiento por la pandemia de coronavirus.

Las Madres deben cuidarse y extremar los cuidados, por lo que las habituales palabras de Hebe de Bonafini se dieron desde su casa. En esta oportunidad con la introducción de Demetrio Iramain y Milcíades Peña.

Demetrio Iramain comenzó contando cómo Hebe, dos días después de cumplirse el 43º aniversario de las Madres, dirigió una carta pública al jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, responsabilizándolo de lo que estaba pasando en la Villa 31, donde estaban empezando a conocerse los primeros casos de coronavirus, que avanzaban velozmente porque no hay políticas de asistencia para la gente que vive allí, y agravado por la falta de agua. “Esta es la realidad de lo que ocurre en todas las villas de la Ciudad de Buenos Aires, con el abandono sistemático del gobierno porteño a esa parte de la población, la más vulnerable”.

El periodista y exlegislador de la Ciudad de Buenos Aires, Milcíades Peña, que dirige un canal de televisión en la Villa 31, Urbana TV, el primer canal villero de la Argentina, compartió también sus palabras. Se refirió al efecto del coronavirus en los barrios populares, en particular en el Barrio Padre Carlos Mugica (la Villa 31 y la 31bis): “A los que transitamos esas calles desde hace años todos los días, lo que sucede no nos sorprende. La pandemia pudo haber sorprendido a la humanidad, pero no a los habitantes de los barrios populares y a los que militamos en esos barrios, sobre el impacto que iba a tener. Era algo anunciado y previsible, porque es la pandemia de la miseria en los barrios populares. Es la pandemia y la devastación a la que el neoliberalismo los ha sometido a lo largo de los últimos cuatro años de gobierno de Mauricio Macri, de esa banda de saqueadores profesionales que no hicieron nada para mejorar las condiciones de los sectores populares”.

Milcíades Peña señaló que “el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires tiene que ser auditado de punta a punta para saber qué hizo con el dinero que se le destinó a una supuesta reurbanización, y hacerse responsable de los centenares de casos de coronavirus que hay en el barrio porque no están las condiciones para mantener la higiene”.

Luego llegaron las palabras de Hebe de Bonafini, nuevamente desde su casa:

“Voy a volver con algo que dije hace más de cuatro años: Paren la mano, macristas. Pará la mano, Macri. Ese ‘pará la mano’ tendríamos que decírselo cada cinco minutos a este montón de mentirosos que arman un caceroleo, no se sabe si por los médicos cubanos, si contra el comunismo, si contra los presos que dicen que soltamos -que no soltamos-. Ni saben ellos para qué llaman, pero joden”.

“Pero no abusen, macristas, porque este no es un pueblo manso. Y menos los peronistas. Y si no, escuchen algunos discursos: de Perón, de Evita, de Néstor, de Cristina, y ahora de Fernández. No somos un pueblo manso. Estamos hartos de sus mentiras, de su asco por los pobres. Hicieron pelota el país y perdieron. Nos robaron el país. Nos dejaron endeudados por cien años”.

“Les ganamos las elecciones con los votos del pueblo, con mucho esfuerzo. Y hoy se está haciendo un esfuerzo enorme. Este querido presidente, que además de encontrarse con una deuda impresionante, se encuentra con esta pandemia horrorosa de muerte”.

Hebe se refirió a la carta pública que le envió al jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, por la ausencia en la atención al Barrio Padre Carlos Mugica, en este contexto de pandemia: “Larreta no estuvo, hasta que yo hice una cartita que parece que pasó un terremoto, y que con los compañeros salimos a protestar, para que él se ocupara. Y ni siquiera fue al barrio, a la 31, porque además son cagones. Son basura. Robaron. Están llenos de juicios. No crean que se la van a llevar de arriba”.

Luego, hubo tiempo para recordar a Eva: “Hoy es un día muy especial: es el cumpleaños de Eva Perón. Es el nacimiento de un movimiento impresionante. Y aunque quisieron que nadie después hablara de peronismo, no pudieron. Robaron el cadáver de Eva ¡Qué estúpidos! Como si Eva fuera un cadáver. Eva está más viva que nunca, porque la trajeron a la vida Néstor y Cristina. Podría hablar toda la mañana de lo bueno que hicieron Cristina y Néstor. Y ustedes robaron y se burlaron. Lo que era ciencia, lo cerraron; los hospitales, los cerraron; y las escuelas no les importan y la universidades tampoco. Pero ojo, no somos mansos”.

“Las Madres nunca pedimos venganza, nunca pedimos que maten a los que hicieron el horror, no queremos parecernos a ellos. Pero sabemos pelear, con nuestro cuerpo, defendernos como podemos. Y hablar cuando debemos. Y hemos tenido tanta fuerza, que hoy cuando decimos algo se mueven un poco los cimientos. Y vamos a decirlo todas las veces que sea necesario, porque lo hacemos para defender a nuestro gobierno, a este gobierno que nos costó tanto conseguir. Para que lo que hicieron Cristina y Néstor se solidifique con este gobierno de Alberto Fernández”.

“No puede ser que las villas estén contaminadas. No puede ser que les pidamos todo el día que se laven las manos, y no tienen ni agua ni jabón. Porque vos, Larreta, no te ocupás de las villas. Y no te importan las villas. Ustedes no son pueblo. Son una manga de basuras que no soportan haber perdido”.

“Ustedes nos pegaron duro a las Madres. Pero no pudieron ¿Saben por qué? Porque nuestros hijos y nuestras hijas viven dentro de nosotros, están en nuestros cuerpos. Y nos parieron a esta lucha y nos enseñaron que la vida vale vida y es lo más importante que tenemos y es lo que hay que cuidar. Ustedes cuidan billetes. Y el presidente Fernández cuida la vida. Y Cristina cuida la vida”.

“Estoy enojada pero feliz, porque estamos con la frente alta. Nadie nos puede señalar. El pueblo ama a este gobierno y por eso lo votó”.

Para concluir, Hebe se refirió a la figura de Carlos Mugica y a la actualidad de la Iglesia: “El 11 es el día que asesinaron a Mugica, a ese sacerdote increíble. Por eso la Villa 31 lleva su nombre. Habría que leer muchas de sus homilías, de sus pequeños discursos, de sus grandes obras. Hay muchos curas parecidos a Mugica. A algunos los vemos más o los vemos menos, pero están. Son curas más rebeldones. Tal vez no hacen caso totalmente a esta Iglesia, a la que todavía le falta romper algunas cadenas. Esta Iglesia que todavía tiene algo de conservadora, pero que gracias a Francisco se ha modificado, se ha puesto bien al lado de los pobres. Pero todavía falta un poco más. Mugica era rebelde. Y hay muchos sacerdotes rebeldes”.

Hebe cerró con la lectura de una breve homilía del Padre Mugica.

error: Contenido protegido