Cómo desde hace casi 43 años, a las 15.30hs, la histórica Plaza de Mayo cambió su fisionomía y, durante un rato, se convirtió en Pañuelo blanco. A la hora señalada, las Madres y cientos de militantes, compañerxs y curiosos iniciaron una nueva Marcha –la Nº 2179- alrededor de la Pirámide Mayo. Al finalizar las dos vueltas fue momento de los discursos habituales, en esta ocasión a cargo del periodista de Prensa Madres, Martín Smoje; el abogado penalista y ex titular de la Unidad AMIA, Alejandro Rúa; la abogada y compañera de Amado Boudou, Mónica García de la Fuente; y la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

El primero en hacer uso de la palabra fue Smoje, quien celebró una nueva Marcha –la Nº 2179- “de estas mujeres que desde hace tiempo son parte de la historia viva de la Patria”. Martín Smoje criticó a la gestión anterior por los desastres realizados, durante cuatro años, en todos las áreas del Estado entre las que mencionó a “la Salud, la Cultura, la Seguridad”.

Luego hizo alusión al auto definido “mejor equipo de los últimos 50 años” que dejó una inflación interanual del 53,8% -275% durante los cuatro años de gobierno de Macri- y denunció que el modelo cambiemita “se dedicó a vaciar el país en beneficio de sus familias y amigos de siempre”. Para finalizar, fustigó la persecución político-judicial-mediática a funcionarios de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

Luego fue el turno del abogado, especialista en Derecho Penal, Doctor Alejandro Rúa, quien primero agradeció la invitación para luego destacar “el comunicado `Hablemos claro´ que la Asociación Madres de Plaza de Mayo y su presidenta, Hebe de Bonafini, difundió el miércoles donde definen claramente la situación de Amado Boudou como la de un preso político, además de reclamar su libertad”.

“Sostenemos que son presos políticos Amado y también Milagro Sala que hoy cumple 4 años de detención salvaje y arbitraria”, manifestó Rúa. “Y son presos políticos porque más allá de que han sido objeto de detenciones firmadas por un juez, todas ellas fueron motorizadas y reclamadas por el poder político. Sin esa voluntad, esas detenciones no hubieran sucedido”, agregó el letrado.

Alejandro Rúa denunció que “ningunx de lxs presxs políticxs tiene una condena firme” y explicó que todxs ellxs tienen reclamos ante la Corte Suprema de Justicia que “demora en atender las quejas”. En ese sentido, indicó que “el reclamo principal es contra la Corte Suprema porque es donde se cursan los trámites que pueden resolver la situación de cada una de las personas detenidas”.

Rúa hizo mención a una sentencia dictada por la Corte Suprema durante los últimos días de 2019 en la que anuló la condena a dos jóvenes que habían sido acusadas, imputadas y condenadas por un homicidio a 12 y 14 años de prisión, respectivamente. “Esos casos fueron anulados con unos principios que deben ser replicados a los casos que nosotros reclamamos y eso es que que sin sentencia firme y después de un juicio donde se hayan respetado las garantías, ninguna persona puede dejar de ser tratada como inocente”, apuntó.

Además, Rúa destacó que “si la Corte no se mueve va a haber que moverla” y consideró que “el actual Gobierno deberá asumir las responsabilidades si la Corte no lo hace”.

“Es un legado que nos ha dado la lucha de las Madres. Existe ya un acervo institucional que impone que si un Estado se comprometió en una persecución ilegal y en una violación de derechos humanos, el deber de las autoridades que asumen es el de reparar a las víctimas, abrazarlas, sancionar a los culpables de sus padecimientos y tomar las medidas necesarias para que esos hechos no vuelvan a repetirse; lo que se conoce como sistema de reparación integral de la víctima. Más allá de que la Corte es la primera destinataria de los reclamos, es el deber del Estado reparar a las víctimas de la persecución macrista”, enfatizó el representante legal de Amado Boudou.

Para finalizar, Rúa reiteró su agradecimiento por la invitación y transmitió el saludo del ex vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, que “afronta este proceso con la mayor de las dignidades, sabiendo que es una víctima más de este proceso; con la esperanza de que pronto todos los presos políticos obtengan su libertad”.

A continuación fue el turno de la abogada y política mexicana, Mónica García de la Fuente, que es, además, la compañera del ex vicepresidente, Amado Boudou.

“Voy a empezar esperando un reto fuerte de Hebe porque siempre lo hace cada vez que doy las gracias. Pero cómo no darlas si ella y las Madres me han dado su mano y me han permitido estar aquí pidiendo por la libertad de Amado. Y sobre todo me han enseñado lo que es la lucha sin tristeza, con alegría, con mucho amor y esperanza para pedir todos los días por justicia”, señaló de la Fuente.

“Gracias Hebe y gracias Madres por enseñarme a luchar todos los días con la cabeza en alto y el corazón abierto, sin ser víctimas y sabiendo que no estamos pidiendo un perdón ni un indulto. Lo único que pido y seguiré pidiendo todos los días es justicia para Amado y todos los presos que hoy están lejos de sus familias”, manifestó en otro tramo de su discurso.

“Yo espero que pronto pueda estar con la familia porque sus hijos merecen estar con su padre, porque el espíritu, la fortaleza y lo que representa Amado para mí sobrepasa lo familiar”, recalcó y, en el mismo sentido, agregó: “Amado merece estar afuera y ser parte de un proyecto nacional y popular porque eso es su vida. Él me ha dicho que su vida es la búsqueda de la justicia y la igualdad social, poder seguir peleando por una sociedad más justa, igualitaria y mucho más humana”.

Para finalizar, emocionada, Mónica García de la Fuente recalcó: “Aquí estamos y seguiremos en la lucha”.

El cierre, como es costumbre, estuvo en la voz de Hebe de Bonafini, presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo quien brevemente se refirió a la actualidad del país y, específicamente, a las repercusiones del comunicado “Hablemos claro”, difundido por la organización.

“Pasan muchas cosas, algunas están muy bien y otras no tanto, el país está endeudado y cada vez aparecen más deudas por eso cada vez se hace todo más difícil”, advirtió Bonafini.

“Ese es el porqué de la carta de ayer”, agregó y reveló que recibió llamados de personalidades que apoyaron su escrito y le preguntaron por qué no habían sido convocados para sumar su adhesión. “Las Madres nunca llamamos cuando hacemos una carta”, explicó en ese sentido.

Luego, Hebe realizó un pedido a todxs lxs políticxs: “Yo pido desde aquí que todos los políticos, todos, también los nuestros, no se vuelvan evangelistas a la hora de comprometerse. Necesitamos compromiso de los políticos a los que le hemos puesto el voto, que prometieron la libertad de los presos, que lo gritaban cuando hacían un discurso porque resulta que cuando consiguieron la banca  y se olvidaron de lo que decían en sus discursos”. Para finalizar, Hebe pidió que revisen los discursos cuando pedían la libertad de los presos políticos: “¿La siguen pidiendo? ¿La quieren o no? A ellos también les pido que hablen claro”, enfatizó.

error: Contenido protegido