LAS MADRES REALIZARON SU MARCHA Nº 2171 EN PLAZA DE MAYO

Como todos los jueves desde hace más de 42 años, las Madres cumplieron un nuevo jueves de ocupación política en Plaza de Mayo. Realizaron su Marcha Nº 2171 acompañadas de cientos de compañeras y compañeros que se acercaron para abrazar y ser parte de la lucha de las Madres. Una vez concluidas las dos vueltas a la histórica Pirámide de Mayo fue momento de los discursos en el espacio de La Hormiguita Colorada, a cargo del periodista Demetrio Iramain; el integrante del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres (Curas OPP), Francisco “Paco” Olveira; y la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

El primero en hacer uso de la palabra fue Iramain quien antes de referirse a la situación en Bolivia, envió “un fuerte y cálido abrazo al pueblo boliviano que resiste y enfrenta a la dictadura”. “En los años de gobiernos nacionales y populares en la región debimos enfrentar distintas formas de presión desde los Estados Unidos. Y a las formas más avanzadas de esa presión se la llamó `golpe blando´. Así tuvimos golpe blando en Brasil, con la destitución de Dilma y la proscripción de Lula; golpe blando en Paraguay, con la destitución de Lugo; en Honduras cuando sacaron a Zelaya; en Ecuador cuando Lenín Moreno traicionó a la Revolución Ciudadana de Correa, entre otros. Pero lo que pasó en Bolivia es un salto cualitativo. Es volver, no al blando, sino al `golpe duro´, a un golpe como en la década de los setenta, con violencia y prepotencia policial y militar; con asesinatos en las calles y todos los condimentos que tiene un golpe de estado”, analizó Iramain.

“Por eso, en esta Plaza, decimos bien fuerte que en Bolivia hubo un golpe de Estado que instauró una dictadura y que está cometiendo una masacre. Un golpe de Estado sin una pátina de legitimidad social, ni siquiera de legalidad forzada”, agregó.

El periodista consideró que “las Madres han enseñado que las discusiones por el poder son luchas políticas y no jurídicas” y denunció que “la autoproclamada presidenta de facto interina, Jeanine Áñez, fue nombrada por una Asamblea en la que no había gente”.

Demetrio Iramain habló de las irregularidades en el nombramiento de Áñez y la complicidad con las fuerzas de seguridad: “Esa Asamblea primero debía tratar la renuncia de Evo Morales pero no llegaron ni siquiera a tratarla. Debían revisar si Evo había sido depuesto por las fuerzas armadas y el rol que éstas tuvieron durante las jornadas anteriores en las que la oposición al proyecto de Evo vejó en público a alcaldesas y funcionarios del gobierno electo. Y la policía dejaba hacer: eso configura un golpe de Estado”.

Para finalizar pidió prestar atención a todo lo que ocurra en la región y en especial a cuidar al gobierno de Alberto y Cristina: “Es posible que a partir de lo que está ocurriendo en Bolivia estén ensayando respuestas para aplicar a las gobiernos populares como el nuestro. Tenemos que estar muy atentos y firmes en nuestra organización y también en la defensa del Gobierno que se inicia el próximo 10 de diciembre”.

Luego fue el turno de Francisco `Paco´ Olveira, del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres. `Paco´ agradeció la invitación y rápidamente se enfocó en su discurso, con el que cautivó a las cientos de personas que esta tarde marcharon junto a las Madres.

“Como cura y sacerdote estoy harto de ver como se utiliza el nombre del Dios de los cristianos para oprimir al pueblo. Hace más de 500 años vinieron con la cruz y con la espada y en nombre del Dios de los cristianos se esclavizó a los pueblos originarios… porque en el fondo al único Dios que respondían era el del oro y la plata que podían llevarse”, reveló Olveira.

“Es cierto que hubo voces que se levantaron como la de Bartolomé de las Casas. Es cierto que la virgencita de Guadalupe al que se pone delante es al indígena y le dice: `Dile al Obispo que en este lugar donde ustedes están siendo mascarados es donde quiero vivir, en la periferia´. Hace más de 40 años, el golpe de Estado que también en nombre del supuesto Dios de los cristianos asesinó, torturó, desapareció y robo bebés. Seguimos pidiendo memoria verdad y justicia”, sostuvo el integrante del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres.

Olveira trazó un paralelismo con la actualidad y lamentó que “ahora pase de nuevo”. “Pasó en Brasil con el fascista de Bolsonaro y ahora en Bolivia. Utilizan la fe del pueblo; son fanáticos alienados –o que alienan- que usan la Biblia contra la Wiphala, la Biblia contra la madre tierra para volver a oprimir al pueblo”, lamentó.

En otro tramo de su alocución aseguró que “lo único que juzga Dios es lo que se hace o se deja de hacer por los más pobres” y agregó: “Lo dice su palabra, en Mateo 25 dice: `vengan benditos de mi padre porque cuando pasé hambre, ustedes me dieron de comer. Cuando estuve preso, ustedes vinieron a visitarme. ¿Cuándo?, dice el ateo, el marxista o él que sea…cuando lo hiciste por el más pobre de mis hermanos. Entonces, ojalá que nunca más se use el nombre de Dios para oprimir al pueblo”.

Para finalizar, Francisco `Paco´ Olveira citó un fragmento de un texto leído por Monseñor Romero el 23 de marzo de 1980, un día antes de ser asesinado en El Salvador:

“Yo quisiera hacer un llamamiento, de manera especial, a los hombres del ejército. Y en concreto a las bases de la Guardia Nacional, de la policía, de los cuarteles… Hermanos, son de nuestro mismo pueblo. Matan a sus mismos hermanos campesinos. Y ante una orden de matar que dé un hombre, debe prevalecer la ley de Dios que dice: «No matar». Ningún soldado está obligado a obedecer una orden contra la Ley de Dios. Una ley inmoral, nadie tiene que cumplirla. Ya es tiempo de que recuperen su conciencia, y que obedezcan antes a su conciencia que a la orden del pecado. La Iglesia, defensora de los derechos de Dios, de la Ley de Dios, de la dignidad humana, de la persona, no puede quedarse callada ante tanta abominación. Queremos que el gobierno tome en serio que de nada sirven las reformas si van teñidas con tanta sangre. En nombre de Dios pues, y en nombre de este sufrido pueblo, cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos, les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de Dios: Cese la represión”.

El cierre estuvo en la voz de la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, quien primero anunció la convocatoria a una conferencia de prensa para repudiar el golpe en Bolivia, que se llevará a cabo el viernes 22 de noviembre, a las 11 de la mañana, en la sede de la Asociación Madres de Plaza de Mayo. “Una conferencia de pueblo a pueblo, de nuestro pueblo al pueblo boliviano; para apoyarlo y denunciar lo que está pasando”, agregó Bonafini.

Luego volvió a referirse al flagelo del hambre y la pobreza que gran parte de la población sufre desde hace casi cuatro años: “Acá hay muchos que hablan fuerte y nos quieren meter miedo. Son los de siempre, los que se hacen ricos, los dueños de los campos, de las vacas ¿cómo puede ser que habiendo tantas miles de vacas, nuestros niños no coman un pedacito de carne? ¿Cómo puede ser que habiendo tanto trigo sembrado los niños no coman pan? Y todavía tienen coraje de hablar, de decir que están organizados, de decir que a ellos no les van a poner retenciones… por favor. A la Sociedad Rural Argentina (S.R.A.), a los dueños de las vacas, el trigo, la soja y el maíz… a los dueños de la tierra -que es nuestra-: por favor, aunque sea sientan vergüenza del hambre que ustedes producen”, criticó la dirigente.

Hebe también se refirió a la denominada “reunión contra el hambre”: “Me dio vergüenza esa reunión del otro día. Esa reunión donde gente con tanta plata recién ahora se da cuenta que hay pobreza. Les hubiera creído si directamente, sin salir en la televisión, hubiesen puesto el dinero que hacer falta”, recalcó.

Y en ese sentido, continuó: “Recién se dan cuenta que los chicos tienen hambre… es para estar al lado de los que gobiernan y salir en televisión. Hace tres años no les importaban los niños que no comían, ni los que se morían, ni los viejos, ni los que están en la calle. A mí no me van a convencer, no les creo”.

Hebe volvió a insistir sobre los miles de argentinos y argentinas que quedarán excluidos de la tarjeta alimentaria: “Es verdad que habrá una tarjeta para que las familias coman. Pero hay algo que falta y creo que todavía no se dieron cuenta… a mí me gustaría hablar con Daniel Arroyo. Quedarán muchos sin tarjeta porque no tienen documento. Son los `Don Nadie´ y nadie les da nada. Para ellos no hay tarjeta”.

Para finalizar, manifestó: “No seamos cínicos de pedirles certificado de nacimiento a los que no lo tienen. Busquemos la vuelta para que no solo tengan tarjeta los que son `personas´ sino también para los `Don Nadie´”.