LAS MADRES REALIZARON SU MARCHA Nº 2128 EN PLAZA DE MAYO

Las Madres realizaron, esta tarde, su Marcha Nº 2128 en Plaza de Mayo, como todos los jueves desde hace casi 42 años. En esta ocasión fueron acompañadas por cientos de hombres que, a pesar de las altas temperaturas, se acercaron a abrazar y continuar la lucha de las Madres de Plaza de Mayo. Al finalizar las dos vueltas alrededor de la Pirámide de Mayo fue momento de los discursos de cierre en el espacio de La Hormiguita Colorada, en esta ocasión a cargo del periodista y poeta, Demetrio Iramain; el legislador porteño, Leandro Santoro; y la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

El primero en hacer uso de la palabra fue Iramain quien se refirió al DNU de extinción de dominio firmado por el presidente Mauricio Macri: “Es un DNU de la vergüenza y configura un virtual acto de campaña”. El decreto que dispone de los bienes correspondientes a procesados en delitos de corrupción, narcotráfico y terrorismo es “ilegal”, consideró Iramain y explicó que “viola la presunción de inocencia de manera alevosa”.

Una de las polémicas radica en la “retroactividad” del DNU que el periodista calificó de “parcial”. “Si Macri quiere ir para atrás que vaya hasta la dictadura y disponga de los bienes de su familia que antes de que empiece tenía seis empresas y al terminar eran 47”, apuntó. El periodista explicó que el Decreto habilita la creación de una procuraduría especial y que esta “viola la independencia de los poderes dado que esa tarea corresponde al Ministerio Público Fiscal”.

“El límite a este DNU se puede dar en marzo cuando abran las sesiones y ambas cámaras lo rechacen o cuando la Justicia lo declare inconstitucional”, indicó aunque se mostró escéptico con ambas opciones. “La única solución es que el pueblo se organice y luche; que salga a la calle y le ponga un límite para luego, sí, ponerle el límite en las urnas y que en diciembre se termine esta pesadilla”, exigió y señaló que una vez que esto suceda el pueblo “podrá construir el Gobierno que se merece”.

Luego fue el turno del legislador porteño, Leandro Santoro, quien consideró “un honor” hacer uso de la palabra en la Plaza de las Madres. “Es un honor saber que elegí el camino correcto, el de la defensa de la dignidad del pueblo y la soberanía de la patria”, indicó y consideró que las Madres son “el ejemplo vivo de que la resistencia puede transformar la historia”.

Santoro denunció un “giro al autoritarismo de este Gobierno antipopular y neocolonial” y explicó: “La derecha argentina ha tratado de suplir su carencia de ideas con un método: ocupar los medios de comunicación y generar agenda”.

“El programa económico que lleva adelante no pueden generar bienestar y felicidad. Construyen una operación mediática, simbólica, ideológica y cultural. Consiste en auto victimizarse: las cosas no `salen´ por la pesada herencia y no por las medidas corruptas de este gobierno corrupto”, manifestó y agregó: “Inoculan el odio, el revanchismo de clase, el miedo. Instalan una idea de giro al punitivismo y autoritarismo para contener a su núcleo duro dado que saben que, si siguen con este modelo económico, el pueblo va a salir a la calle a defender sus derechos”. Para esto, reveló Santoro, “hacen operaciones judiciales, financieras, de inteligencia. Operaciones de persecución y revanchismo”.

En los ejemplos de manipulación Santoro puso el mencionado DNU: “No están interesados en que salga al extinción de dominio sino en que se discuta. Manipulan a la sociedad y la intentan convencer de que cada vez que la oposición los critica, es en defensa de grupos sectarios y minúsculos. Quieren fraccionar el escenario político, no en izquierda y derecha sino en buenos y malos… donde ellos son los buenos”.

Para “desmontar” esta operación pidió “apelar a la inteligencia del pueblo argentino”

Hay que apelar a la inteligencia del pueblo arg para desmontar esta operación de distracción política

Luego se refirió a la situación en la República Bolivariana de Venezuela: “En América Latina la derecha no tiene nada que ofrecerle al pueblo, por eso ofrece excusas”. En el mismo sentido continuó: “El poder real no es el poder del pueblo democrático sino el poder de la embajada norteamericana y de las grandes corporaciones”.

“En Venezuela se votó hace ocho meses con la oposición fracturada. Una parte se presentó y la otra llamó a abstenerse. Hubo veedores internacionales, como el ex presidente del Reino de España, Rodríguez Zapatero, y nadie denunció  irregularidades. Maduro ganó por más del 60% y lo sabe el mundo entero. Pero sucede que Venezuela es uno de los países más ricos en reserva de petróleo y es fundamental para fijar el precio del barril. Estados Unidos está haciendo lo mismo que en Siria. Quieren provocar una guerra civil para intervenir. Es una cuestión de intereses financieros. Es una vergüenza que el Estado nacional argentino vaya detrás de los caprichos de Donald Trump”, graficó.

Además, el legislador porteño lamentó que “un partido centenario como la Unión Cívica Radical (UCR) tire a la mierda las banderas históricas para chuparle las medias al poder imperial y sacarle cuatro cargos al presidente de la Nación”.

El cierre, como de costumbre, estuvo a cargo de Hebe de Bonafini quien recordó el trigésimo aniversario de La Tablada: “Fue muy trágico y las únicas que ayudamos fuimos las Madres. Los compañeros de Tablada fueron dejados solos”, recordó.

“A los dos días hable en esta plaza y fue difícil pero dije que entre los crímenes del enemigo y los errores de los amigos me quedaba con los errores. Después, a las pocas semanas, en el periódico de las Madres salió todo y ahora, 30 años después, son esos documentos los que se usan en el juicio contra Adolfo Arrillaga, donde se ve a compañeros vivos que luego fueron desaparecidos o asesinados”, reveló y señaló que “el periódico fue fundamental en la causa”.

Para terminar, Bonafini también se refirió a la situación en la patria de Simón Bolívar y felicitó al pueblo y al Ejército por “estar al lado del presidente Nicolás Maduro”. En ese sentido recordó cuando las Madres propusieron que el Ejército argentino realizara trabajo social para organizar las villas. Todo ese trabajo, lamentó Hebe, fue atacado “con operaciones mediáticas” pero resaltó que “gracias al trabajo de las Madres, el Ejército y los vecinos se pusieron dos villas de pie; se consiguieron las tierras y se puso luz, cloacas y calles”.