LAS MADRES MARCHARON EN APOYO A VENEZUELA: «PODRÁN DESTRUIR TODO LO QUE QUIERAN PERO NUNCA PODRÁN CON UN PUEBLO QUE SUPO CONOCER A HUGO CHÁVEZ, QUE SABE DE DÓNDE VIENE Y DÓNDE ESTÁ»

El tiempo se detuvo a las 15.30hs cuando, como todos los jueves desde hace casi 42 años, las Madres iniciaron una nueva marcha en Plaza de Mayo. Las Asociación Madres de Plaza de Mayo dedicó la marcha Nº 2127 al pueblo y al gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, ante los ataques que recibe por parte del imperialismo y sus aliados.  Al término de las dos vueltas a la histórica Pirámide de Mayo fue momento de los discursos en el espacio de La Hormiguita Colorada, a cargo del periodista, Demetrio Iramain; y la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

Iramain comenzó destacando las marchas de las Madres, a las que definió como “encuentros políticos con sus hijos e hijas y su lucha revolucionaria”. Luego, focalizó sus palabras en el eje de la convocatoria, referida a la “gloriosa revolución bolivariana que sufre el asedio del imperialismo norteamericano, de sus gobiernos satélites en la región pero que recoge cada vez más apoyo de los pueblos de la región”.

Posteriormente, se refirió a los aumentos de tarifas y al creciente “movimiento” social que rechaza el ajuste: “Es para saludar que esté todo el pueblo movilizándose pero tenemos que hacer una reflexión: ese reclamo por las tarifas a quienes más afecta siempre es a los sectores trabajadores, a los más empobrecidos de la estructura social, que son quienes más sufren el ajuste en mayor medida”.

“Tenemos que ser muy inteligentes y construir lo que va a suceder al macrismo”, agregó luego. “Ningún proyecto de liberación o que mejore las condiciones materiales objetivas de la clase trabajadora no se va a poder realizar si éstas no están dirigiendo esos procesos”, completó.

Por último, sostuvo: “Tenemos que lograr una teoría del derrame, pero al revés: hasta que las clases más de abajo no estén bien no va a haber democracia ni justicia social verdadera”. “Siempre nos hacen creer que tienen que estar bien los de arriba para que nos toque a los de abajo. Tiene que ser al revés”, afirmó. Antes de cerrar, expresó que el ajuste está “pulverizando el trabajo en la clase trabajadora”.

Para comenzar Hebe dedicó la marcha Nº 2127 a la República Bolivariana de Venezuela y “a ese pueblo que supo votar pese a todo y contra todos. Un pueblo que fue apoyado por 96 países entre los que están China y Rusia”, advirtió la dirigente y agregó que “los yanquis generan conflictos porque quieren una guerra para poder poner una base militar en la frontera con Venezuela”.

“Maduro ganó porque lo votó el pueblo. Es democracia pura, Maduro fue votado por un pueblo que sabe votar”, aseguró Bonafini y subrayó que “podrán destruir todo lo que quieran pero nunca podrán con un pueblo que supo conocer a Hugo Chávez, que sabe de dónde viene y dónde está”.

Luego, la presidenta de la organización leyó algunas frases del Comandante Eterno oriundo de Sabaneta, Hugo Rafael Chávez Frías:

-“El mundo necesita a América Latina unida. No hay otra fórmula sino avanzar, avanzar y avanzar en la integración. Tenemos que ayudar todos los días al nacimiento de la conciencia cuando no la haya y al fortalecimiento de la conciencia cuando ya exista”.

-“La democracia de élites, representativa, es contrarrevolucionaria. Un gobierno tomando decisiones encerrado en cuatro paredes, expropiándole al pueblo su soberanía, es contrarrevolucionario”.

-«No es lo mismo hablar de revolución democrática que de democracia revolucionaria. El primer concepto tiene un freno conservador; el segundo es liberador».

-“Siempre he creído que uno de los grandes males del capitalismo es la exclusión de la mujer. La minimización del gran potencial que tiene la mujer para desempeñarse en cualquier tarea por más dura o exigente que sea”.

Luego hizo mención a la subejecución del presupuesto en tres áreas sensibles y fundamentales para el desarrollo y crecimiento del país: salud, educación y ciencia. Hebe de Bonafini denunció que durante 2018 la Coalición Cambiemos subejecutó 30 mil millones de pesos en esas tres áreas y las consecuencias están a la vista: “En Salud con el hantavirus y los miles de niños y niñas que no tienen para comer; en Educación porque nos quiere burros para que no sepamos leer y; en Ciencia porque quieren impedir que avancemos”.

También se refirió a las repercusiones que tuvieron sus declaraciones de la semana pasada en las que había llamado “a quemar los campos”: “Parece que no les duele que nazcan niños y niñas con malformaciones congénitas, no les importa. Se horrorizan porque dije que hay quemar los campos, se horrorizan porque tienen miedo de que la gente haga caso. Pero no se horrorizan el cáncer, la muerte de niños y niñas ni de los animales. Solo les importa ganar y vender más y más. ¿Eso no es un crimen? ¿A esos no hay que meterlos presos? ¿Esas son buenas personas?… Así que mejor les digo a todos esos ruralistas que me están haciendo juicio: a ver si mejor no me regalan unas cuantas vacas para darle de comer a los pibes que se están muriendo de hambre”.

Para finalizar citó a María Eva Duarte de Perón, a quien consideró “una sabia” al igual que la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner:

– “Tenemos que convencernos para siempre: el mundo será de los pueblos si los pueblos decidimos enardecernos en el fuego sagrado del fanatismo. Quemarnos para poder quemar, sin escuchar la sirena de los mediocres y de los imbéciles que nos hablan de prudencia. Ellos, que hablan de la dulzura y del amor, se olvidan que Cristo dijo: «¡Fuego he venido a traer sobre la tierra y que más quiero sino que arda!» Cristo nos dio un ejemplo divino de fanatismo. ¿Qué son a su lado los eternos predicadores de la mediocridad?”. A las palabras de Evita, Hebe de Bonafini completó: “¿Qué son a su lado esos mediocres como Macri? Nada. Que el fuego arda en nuestras entrañas para que podamos luchar, que ardan nuestros corazones y seamos capaces de ganarles a estos zapatos, seamos capaces de convencer a los compañeros y compañeras para que algún día podamos lograr lo que querían nuestros hijos”.