HEBE: “EL ÚNICO LUGAR PARA LOS GENOCIDAS Y SUS SECUACES ES LA CÁRCEL”

jueves

La Plaza de Mayo volvió a vestirse de lucha, como cada jueves a las 15:30, con la presencia de las Madres y cientos de personas que marcharon junto a ellas alrededor de la Pirámide. La elevada sensación térmica no pudo detener el entusiasmo militante y el ritual que se repite semana a semana desde hace casi cuarenta años.

En el espacio de La hormiguita colorada hicieron uso de la palabra el periodista Luis Zarranz, del área de Prensa Madres, y la presidenta de la Asociación, Hebe de Bonafini.

Zarranz comenzó así: “Está jodida la mano: represión a los manteros en Once, represión a los mapuches en Chubut, represión en Jujuy. Las imágenes y los testimonios que llegan desde Chubut son desesperantes. El gobierno eligió la violencia. Ésa parece ser su táctica, su estrategia es cagarnos de hambre”.

Luego, el periodista retomó declaraciones periodísticas de Hebe del día de ayer en las que había manifestado su dolor por la “ausencia de dirigentes políticos en el reclamo de los manteros”. “La verdad es que no hubo nadie, o muy pocos, lo cual es doloroso, sobre todo en este momento político en el que la militancia reclama conducción política”, sostuvo. “Lo que hizo Hebe yendo al corte, yendo a las comisarias, encarando a los comisarios, reuniéndose con los presos, acompañándolos se llama conducción política, que no se ejerce sólo en mitines, encuentros, sino en la calle. Esa es la experiencia que nos legan las Madres”, argumentó

Zarranz también aludió a la responsabilidad de los medios: “Algo anda mal si te haces periodista para defender a la policía coimera. Salvo honrosísimas excepciones, los periodistas y movileros se encargaron de estigmatizar y denigrar a los manteros, ninguno informó de manera precisa la cantidad de detenidos, ni adónde habían sido trasladados. La comisaría estaba a tres cuadras: ningún periodista se acercó a preguntar por los detenidos, sabiendo que esa pregunta puede significar protección ante abusos policiales. Nos duele y nos preocupa ver en el pozo en que hundieron al periodismo. ¿Cómo se sale de ahí? No lo sabemos, pero lo que sí sabemos es que la única manera de honrar la profesión es ejerciéndola como un servicio. Si no, es una farsa o una canallada”, finalizó.

Por su parte, la presidenta de la Asociación, Hebe de Bonafini, inició sus palabras aludiendo al Presidente: “A Macri se le ocurren grandes frases, esas que ya fueron dichas una vez. Menem dijo ‘Revolución productiva’, él dice ‘Revolución del trabajo’: ¿Revolución del trabajo es que nos echen? ¿Que nos quiten todo los trabajos, que nos caguen a palos y que nos pongan presos? Por favor, Macri, aclará qué carajo quisiste decir con esa frase”.

Luego, informó que el programa de las Madres en la televisión pública volverá a su horario habitual de las 9 horas, luego de que haya sido corrido, el sábado pasado una hora antes.

En otro tramo, se refirió a los manteros arrestados. “Cuando uno está con ellos te das cuenta que eligen a los más pobres, los más desprotegidos. El más jovencito estaba con la camiseta de San Lorenzo, había perdido dos bebés, uno hace once meses y el otro hacía dos días. Me decía: ‘Nació viva la nena, la tenía en mis brazos y se murió y ahora no tengo la nena, ni el trabajo ni nada’. Y vos te desesperás y le decís ‘pibe, no pierdas las esperanzas’. Pero de qué van a tener esperanzas si ni siquiera pueden vender un par de medias o dos calzoncillos en una esquina. Por eso, lo llamé al presidente de San Lorenzo, Matías Lammens, porque dicen que es un club que hace mucho trabajo social. Y un pibe que quiere tanto a San Lorenzo y tiene tanta mala suerte, merece que San Lorenzo lo ayude. Así que lo llamé, me atendió muy bien, yo no lo conocía pero me han dicho que es una buena persona, que le importa lo social. Le pedí que le dé un trabajo, aunque sea para regar el pasto y me prometió que sí. No es mucho, es algo”, expresó.

Sobre la represión y el modelo de exclusión imperante, afirmó: “Estos hijos de mil putas no se la van a llevar gratis. No van a poder salir, no van a poder ir a ninguna parte. La gente los va a putear, van a tener que hacerse restaurantes especiales porque van a ser reputeados”.

Hebe tuvo tiempo, también, para referirse a los 40 años de lucha de las Madres que se conmemoran este año: “En Europa ya comenzaron los recordatorios. En Italia, el grupo que viene siempre tradujo la película y ya la pasaron en Sulmona (Abruzzo), Termoli (Molise) con un éxito impresionante. Ahora se va a pasar en Roma, la primera semana de febrero; en Pescara, el 8 de marzo; en Milan, la segunda semana de marzo; en Génova, la tercera; en Torino, la primera semana de abril. Sin fecha, pero ya aprobado que se va a pasar: en Bologna, Venecia, Nápoli, Chieti, Palermo, Ancona, Verona, Lanciano y L’aquila. Acá nos ha costado muchísimo pasarla porque les toca el culo a muchos que un montón de mujeres contemos lo que nos pasó ante el silencio de tantos. Pero espero que a alguno se le ocurra tener la misma idea de pasarla con el mismo resultado de silencio y aplausos de los italianos”.

“Estamos contentas de haber empezado así estos 40 años de lucha, que para nosotras son 40 años de una entrega total a una causa que nunca hubiéramos querido tener que pasar. Nunca soñamos con la desaparición de nuestros hijos. Nos preparábamos para amarlos, para quererlos, para festejar con ellos y no pudo ser. Primero los milicos eligieron por nosotros, y después, nosotras elegimos qué carajo queríamos hacer contra ellos. Y los vamos a perseguir y no vamos a dejar que vayan a sus casas tranquilos, tienen que volver a las cárceles. El único lugar para los genocidas y sus secuaces es la cárcel. Y también para los que hoy están en el gobierno, que son los que pusieron plata para apoyar a los militares. Tenemos que ver qué vamos a hacer para que los civiles vayan presos. Porque si no miren lo que nos pasa por no haber metido presos a Macri, a su padre y a todos los que son ministros: ahora dicen que nos están gobernando. Nos están aplastando, nos quieren destruir. Pero no van a poder porque las plazas que se llenan con Cristina no las llena nadie”, concluyó entre aplausos.