HEBE SOBRE LAS PALABRAS DEL CARDENAL POLI EN EL TEDEUM: “CON LO QUE DIJO, CASI LE PODEMOS DECIR ‘COMPAÑERO’”

A 207 años de la Revolución de Mayo y a 40 del inicio de su lucha, las Madres marcharon en la Plaza que las vio nacer, bajo una intensa lluvia. Como cada jueves, su presencia no pasó inadvertida y entusiasmó a los cientos de turistas que se habían acercado a la Plaza y al Cabildo.

Las Madres dieron dos vueltas alrededor de la Pirámide acompañadas por cientos de personas, que con cantos y consignas de apoyo rompieron la tranquilidad del feriado. Luego, en el momento de los discursos, hicieron uso de la palabra la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, y el director de la revista ¡Ni un paso atrás!, Demetrio Iramain.

El primero en hacer uso de la palabra en el espacio de La Hormiguita Colorada fue Iramain, quien celebró un nuevo jueves de lucha. Además, remarcó el 217º aniversario del nacimiento de la Patria y el 14º aniversario de la asunción presidencial de Néstor Carlos Kirchner, en lo que fue el inicio del primero de los tres gobiernos nacionales y populares que “renacieron la Patria después de tantas veces que la habían asesinado”. Aseguró que “con la fuerza de las Madres” el futuro del país volverá a estar en manos de “un pueblo consciente y organizado”.

Luego, Iramain hizo alusión al “Partido Judicial” a raíz de un informe publicado por la Auditoría General de la Nación (AGN) en el que se critica el uso de los fondos que el Estado transfiere al Poder Judicial y que éste utiliza para “hacer política como si fuesen un Poder aparte”. “Citan la Constitución, pero solo la parte que les conviene”, expresó.

En tanto, Hebe comenzó refiriéndose al caso del joven argentino de 21 años que se encuentra desaparecido en Perú desde hace 20 días, con cuya madre se reunió ayer. “Estuvimos con la mamá de Federico Farías, el pibe que se perdió en Machu Picchu. Hicimos una carta a la Embajadora argentina en Perú. Es tan mentirosa como Macri: nos contestó que la familia estaba atendida, que estaban haciendo de todo y los familiares nos vinieron a ver porque no hacen nada, ni autorizan a que entren los rescatistas”, afirmó. Luego, sostuvo: “Entre todos sigamos pidiendo por las redes para que les den una mano. Hace 20 días que no se sabe nada de este pibe de 21 años”.

En otro tramo, la Presidenta de la Asociación hizo mención al testimonio de las hijas de represores que repudiaron a sus padres: Hebe narró una experiencia de las Madres: “Hace muchísimos años empezaron a venir jóvenes a pedirnos las listas que teníamos con los nombres de represores a ver si encontraban al padre o al familiar”. Hebe contó que las Madres lo discutieron y decidieron aceptar la propuesta, pero diciéndoles que “los hijos no tenían la culpa”. “Fueron pasando, algunos lloraban, otros encontraban a varios familiares”, narro. “Han aparecido dos cartas de dos jóvenes, la hija de Etchecolatz y la hija de un médico represor, que se llama Erika Lederer”, agregó.

Bonafini sostuvo que su testimonio le pareció “muy inteligente y muy político”. “No se quiere cambiar el nombre y creo que debemos ampararlas y decirles que no tienen nada que ver con lo que fueron los padres, que no se sientan culpables”. “Esta sociedad siempre te culpabiliza, pero ellas han decidido salir a hablar para contar cómo les pegaban o cómo era su vida”. “Desde aquí, si escuchan, les digo que no tienen la culpa, chicos, de haber tenido padres represores. La sociedad no los va a condenar por eso y las Madres estamos convencidas de que ustedes no tienen nada que ver. Si quieren venir a hablar con nosotras, las amparamos, las queremos y las respetamos porque son muy valientes”.

Hebe también aludió a las palabras del cardenal Mario Poli en el Tedeum: “Casi casi le podemos decir compañero con lo que dijo”.

Por último, se refirió a la corrupción del gobierno y a la impunidad que le garantiza el Poder Judicial, cuestión que contrapuso a la persecución judicial de la que es objeto: “Lo están investigando por muchas causas, pero hay tres son del terror (sus empresas offshore divulgadas en los Panamá Papers, el decreto que permitió el blanqueo a los familiares de funcionarios y la firma del Memorándum con Qatar), junto a las del Correo”.

“Sus ministros y amigos tienen más de 50 causas en las que están involucrados. Causas de millones de dólares. Desde aquí, desde la Plaza, desde mis hijos, quiero hacer una apelación a los jueces, a los fiscales y a los hombres que se dicen de la Justicia: ¿cómo puede ser que no pase nada con un gobierno que tiene acusaciones de robar millones de dólares al pueblo, de matar de hambre a millones de argentinos? Quiero interpelarlos como ciudadana y como Madre, como lo que quieran: ¿Por qué yo estoy procesada, que no robé ni diez centavos, al contrario: he puesto para la patria la sangre de mis hijos, y resulta que a ellos nadie les dice nada. Que me contesten. Si algún juez o algún fiscal tiene los pantalones largos que me diga por qué pasa esto. Necesito una explicación, las Madres la necesitamos. ¿Por qué estamos condenadas a pagar una deuda que no es nuestra y estos tipos están libres de todo pecado? Necesitamos una razón, si es que la tienen. Si se quedan callados, el silencio también es cómplice”, concluyó.

 

Suscribirse a las novedades

Muchas gracias!