HEBE: “MACRI TIENE UN BILLETE EN LA CABEZA Y UNA PIEDRA EN EL CORAZÓN. NO LE IMPORTA QUE LA GENTE MUERA Y NO LE IMPORTA EL PUEBLO”

Fue el primer jueves después de la histórica jornada del martes 30 de abril, cuando las Madres cumplieron 42 años de lucha. A las 15.30hs las agujas se detuvieron y las Madre sinciiaron su marcha Nº 2142. Lo hicieron acompañadas de cientos de personas que con banderas y cánticos le dieron color a una tarde nublada en la Ciudad de Buenos Aires. Al término de los discursos fue momento de los discursos en el espacio de La Hormiguita Colorada, en esta ocasión a cargo del integrante del área de Prensa Madres, Martín Smoje; el integrante del Grupo De Curas en la Opción por los Pobres, Francisco “Paco” Olveira; y la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo.

Primero fue el turno de Smoje quien resaltó que “más de cuatro décadas después de aquel 30 de abril de 1977, las Madres siguen marcando el camino”. A continuación agradeció “a todas y todos lxs que formaron parte de los festejos por los 42 años en una plaza que, desde hace muchos años, es la Plaza de las Madres”.

A su término fue momento de Francisco “Paco” Olveira, miembro del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres. Olveira saludó y felicitó a las Madres “por sus 42 años de lucha ininterrumpida”. Luego explicó que no pudo ser parte de la jornada dado que se encontraba en viaje desde la provincia de La Rioja, donde participó de la beatificación del Obispo Enrique Angelelli.

“Para que no digan que no soy un buen cura, estuve repartiendo estampitas durante la marcha. Como en la Diócesis de Avellaneda – Lanús no me permiten celebrar en público, Hebe me pidió que hagamos una bendición acá, desde la fe de cada uno, porque todos creemos en la vida, en la lucha de las Madres y porque además, como decía Angelelli, no podemos resignarnos frente a la situación de hambre y represión que vive nuestro pueblo”, manifestó Olveira.

“Enrique Ángel Angelelli Carletti, Gabriel José Rogeri Longueville, Carlos de Dios Murias y Wenceslao Pedernera forman parte de los 30.000 detenidos desaparecidos. No los asesinaron por repartir estampitas; los asesinó la dictadura cívico eclesiástica militar por luchar contra las políticas de hambre y exclusión”, denunció el párroco.

Luego se refirió a lo ocurrido en territorio riojano: “Cuando los Curas en la Opción por los Pobres nos enteramos que la vicepresidenta Gabriela Michetti se había autoinvitado nos resonaron tantas acciones que las Madres nos enseñaron durante tanto tiempo así que preparamos un cartel que decía: `Michetti: el Gobierno nacional insulta la memoria de nuestros mártires´”, explicó y agregó que “la presencia de Michetti era un insulto”.

Y continuó: “Es fácil subirse a cualquier bondi pero no es fácil ser consecuentes. Poor eso, con la impunidad que me dio el alba y la estola me acerqué a ella y le entregué una cinta negra. Ella pensaba que le iba a dar un regalo pero era una cinta negra que muchos y muchas se habían puesto para repudiar su presencia en La Rioja”, narró y añadió que simplemente hizo “lo que muchos y muchas hubiesen hecho; decirle que no tenía lugar en esa actividad porque las políticas de Gobierno van en contra de los mártires”.

Olveira reveló un hecho sobre la muerte de Gabriel José Rogeri Longueville y Carlos de Dios Murias: “Sabiendo que sus vidas corrían peligro, decían las cosas de frente. Antes de que lo secuestren, sabiendo que los grababan, dijeron: `Sabemos que nos están grabando pero prefiero morir joven habiendo hecho algo que morir de viejo sin haber hecho nada”.

A continuación se colocó la estola y enunció: “Que ellos nos bendigan y nos ayuden a seguir marchando durante muchísimos jueves hasta que haya justicia y así haya paz en nuestra Patria. En el nombre del padre, del hijo y de Espíritu Santo. Amén”.

El cierre, como de costumbre, estuvo a cargo de la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, quien recordó una anécdota en la provincia de La Rioja: “Tantas veces hemos ido por Angelelli. Hace muchos años un obispo había hablado disparates de las Madres entonces fuimos hasta la Catedral de la provincia. Él estaba adentro y nosotras con la prensa afuera. Al rato sale una mujer y dice: `el Obispo dice que no está”. Se  vendió sola, pobre… que lío se armó ese día”. Y completó: “El obispo no quería que se hiciera un homenaje a Angelelli en la Catedral. Lo hicimos igual porque ellos no soportan la lealtad, la entrega, la pasión y la bondad”.

Hebe hizo mención al gran Eduardo Galeano: “Hoy recordaba un libro de Galeano que cuenta la historia del Cura Morelos, ese que se ponía un pañuelo blanco para ir juntando a la gente casa por casa, casi como hicimos las Madres al principio”, mencionó y añadió: “Hubo muchos curas que se comprometieron guardando a nuestros hijos, los palotinos, el Padre Mugica… ese hombre que iba a la villa y cuando se iba decía: `Yo me voy pero ustedes se quedan´. Y es cierto, uno de los barrios se va con angustia”.

Bonafini calificó a la alianza gobernante como unos “estafadores, ladrones y mentirosos” y denunció que “los precios esenciales son una estafa”. “Dicen que van a tardar porque los están fabricando. Ojo, nos van a dar productos de mierda”, fustigó.

Luego se refirió al armado electoral de cara a octubre: “Estamos perdiendo tiempo en ver lo que vamos a hacer sin preguntarnos qué es lo que estamos haciendo para ganar el lugar que queremos ganar. ¿Qué estamos haciendo para parar esto, para que los niños coman, para que no les roben más a los jubilados, para que no cierren más fábricas?, se preguntó e insistió en “movilizarse porque Macri no tiene límites”. Hebe denunció que “Macri ya vendió el país” y agregó: “Tienen un billete en la cabeza y una piedra en el corazón. No les importa que la gente muera, no les importa el pueblo”.

También se refirió a los acontecimientos en la República Bolivariana de Venezuela: “Clarín, La Prensa, La Nación… todos diarios que difamaron a las Madres hasta el cansancio ahora insultan al pueblo venezolano. Insultan a Chávez y a Maduro y ¿saben por qué? Por el petróleo, compañeros. Venezuela tiene la mayor reserva petrolera y eso es lo que se quieren quedar. Después van a venir acá por el agua porque Macri ya vendió medio país”.

Para finalizar, Hebe de Bonafini leyó un poema de Roque Dalton, “uno de esos poetas maravillosos que lo mataron por las cosas maravillosas que escribía… porque este escribía poemas y juntaba ametralladoras”

ROQUE DALTON – ACTA

En nombre de quienes lavan ropa ajena

(y expulsan de la blancura la mugre ajena).

En nombre de quienes cuidan hijos ajenos

(y venden su fuerza de trabajo

en forma de amor maternal y humillaciones).

En nombre de quienes habitan en vivienda ajena

(que ya no es vientre amable sino una tumba o cárcel).

En nombre de quienes comen mendrugos ajenos

(y aún los mastican con sentimiento de ladrón).

En nombre de quienes viven en un país ajeno

(las casas y las fábricas y los comercios

y las calles y las ciudades y los pueblos

y los ríos y los lagos y los volcanes y los montes

son siempre de otros

y por eso está allí la policía y la guardia

cuidándolos contra nosotros).

En nombre de quienes lo único que tienen

es hambre, explotación, enfermedades,

sed de justicia y de agua,

persecuciones, condenas,

soledad, abandono, opresión, muerte.

Yo acuso a la propiedad privada

de privarnos de todo.