HEBE CON LOS VECINOS DE LA EMILIA: “VIDAL ES UNA FALSA, UNA MENTIROSA, UNA HIPÓCRITA”

Las Madres de Plaza de Mayo volvieron a marchar en las plaza que las vio nacer, en el ritual que repiten todos los jueves desde hace casi cuarenta años. Con cantos, aplausos y cientos de militantes, las Madres renovaron el compromiso mensual que ya es un emblema en todo el mundo entero. Luego, en el espacio de La Hormiguita Colorada hicieron uso de la palabra la presidenta de la Asociación, Hebe de Bonafini, el periodista y poeta Daniel Ballester, de Radio Madre; Nancy Lezcano, vecina de La Emilia, la localidad bonaerense totalmente inundada, y Cecilia Comerio, senadora provincial del Frente para la Victoria e integrante de La Cámpora, quien estuvo coordinando las tareas de asistencia en ese lugar.

Comerio comenzó agradeciendo la invitación a la Plaza: “Gracias compañeros y compañeras. Gracias Madres. Necesitábamos muchísimo esta oportunidad para contar lo que estamos viviendo en el norte de la provincia de Buenos Aires”. “Vivimos tres inundaciones: la del 26 de diciembre, donde Pergamino quedó bajo agua; la del 3 de enero, donde nuevamente esta ciudad quedó bajo el agua, más San Nicolás, Arrecifes y Salto; y el 15 de enero, cuando las localidades vuelven a inundarse, pero en esta oportunidad un pueblo entero quedó bajo agua: la localidad de La Emilia, que son mis vecinos y están acá acompañándome”, añadió.

También sostuvo: “Lo que vivimos desde el minuto cero fue una ausencia del Estado municipal, provincial y nacional. Lo que necesitamos y lo que estamos militando y reclamando es que el gobierno de la gobernadora María Eugenia Vidal y del presidente Mauricio Macri se hagan responsables. Hay 60 personas que no tienen vivienda. Hay una obra hídrica que no sabemos qué están haciendo, no sabemos qué va a pasar en la próxima lluvia. No tenemos médicos ni atención sanitaria. Es desesperante. No tenemos ni siquiera una ambulancia. No vamos a bajar los brazos. Es lo que nos enseñó Cristina”.

Luego, Nancy Lezcano, una de las afectadas, brindó detalles de la situación dramática que están atravesando. Lo hizo con una emoción a cuestas que no pudo ni quiso esconder: “Yo soy una de las personas que estoy viviendo en la escuela desde hace un mes. No tenemos casa porque se nos está cayendo a pedazos, nuestras casas están en peligro de derrumbe. Las familias hemos quedado en la calle. Vinimos acá a decirles lo que estamos viviendo. Somos 57 familias que no podemos retornar a nuestras viviendas. No tuvimos respuesta de nadie, pero sí mucho apoyo de donaciones. Muchísimas gracias a todos los que se acercaron a darnos un poquito de su solidaridad”, comentó. “No podemos volver a nuestras casas con nuestros hijos para que se les caiga el techo encima o una pared. Necesitamos una solución”, imploró.

En tanto, Daniel Ballester se hizo eco de las palabras de las compañeras al sostener: “Acá hay una palabra clave, que es la palabra lucha. Sobre la palabra lucha quiero comentarles algo”. Seguidamente hilvanó el concepto con la historia de las Madres: Hay una frase que alguna vez han dicho ellas que es ‘No quiero que entiendan nuestro dolor, pero quiero que comprendan nuestra lucha’. Fíjense que esta palabra tan chiquita tiene en su interior un sentido enorme. Les quiero comentar el origen etimológico. Viene del latín ‘Lucta’ y quiere decir ‘cuerpo a cuerpo’. A su vez ‘Lucta’ viene de ‘Reluctari’, que significa Resistencia. Y ‘Luctari’ viene de una palabra que significa Girar. Entonces esta palabra lucha que tanto tiene que ver con las Madres, y con nosotros mismos también, tiene en su interior los tres conceptos más importantes que han puesto en práctica desde hace 40 años: el cuerpo, el movimiento y la resistencia. Es para tener en cuenta el origen de esta palabra que las Madres pusieron en acción”, explicó con precisión.

Por último, la presidenta de la Asociación, Hebe de Bonafini, comenzó haciendo referencia a los vecinos de La Emilia: “Da mucha vergüenza lo que le está pasando a toda esta gente. Uno no sabe qué decirle. Ni siquiera tenemos coraje de pedirles perdón porque como ciudadanos también fallamos, a veces no hacemos lo que debemos. Nos quejamos de que otros no van, pero tampoco lo hacemos nosotros. Queremos difundirlo desde esta Plaza para que circule y que el sábado cuando salga en la televisión pública todo el país se entere que Vidal, la gobernadora, es una falsa, una mentirosa, una hipócrita. Va a los lugares en los que no le van a decir nada y la van a aplaudir. Quisiera saber si puede ir a La Emilia. Ojala que vaya y no la dejen entrar por hija de puta”.

En otro tramo de su discurso, criticó la decisión del gobierno de impedir que la jueza Elena Highton de Nolasco continúe en la Corte Suprema debido a su edad: “A Fayt lo dejaron hasta el cajón. Salió de la Corte Suprema al cajón, derecho al cementerio. No quieren dejar nada”, afirmó.

Hebe también se refirió a los 40 años de lucha de las Madres y mencionó, particularmente, su propia historia: “Ayer cumplí 40 años porque ayer fue el día que se llevaron a mi hijo mayor y es el día que salí a la calle por primera vez. Hace 40 años que pateo la calle y no la he dejado. No me arrepiento de nada, creo que fui débil, que tendría que haber sido más fuerte”.

Los aplausos la interrumpieron. Luego, volvió a sentar posición respecto a la decisión del gobierno de Macri de expulsar a los inmigrantes. En ese sentido, criticó a la primera dama, Juliana Awada y recordó una anécdota: “La mujer de Macri tiene inmigrantes explotados y encerrados. Nosotros tuvimos una denuncia, hace como 7 años. Vino un pibe de 14 que dijo que se había escapado de un lugar en el que lo tenían encerrado. Nos contó que lo habían traído de Bolivia y eran tres hermanitos. Le ofrecieron a mi mamá habitación, comida y estudio. Y después, otros bolivianos, los ayudaron a cruzar y los encerraron. A las cuatro de la mañana le daban un mate cocido. Si a las diez habían rendido, esos niñitos, le daban mate cocido y un pancito. Fuimos a ver a un juez, hicieron un allanamiento de noche, los hombres que estaban ahí saltaron la pared y escaparon. Este es el panorama. Esa es la gente que tiene la mujer de Macri para tener una ropa de marca. Estos son los que nos roban”.

El comentario le sirvió como preámbulo para hacer mención a la escandalosa condonación de deuda que Macri hizo a su propia familia: “Ahora se aumentó, él mismo, con su desparpajo, su patrimonio porque al perdonarle al padre todo lo que debía es un poquito más lo que le va a tocar cuando el viejo o cuando lo liquiden porque si vive muchos años estos quieren disfrutar la guita”.

Continuando con las críticas al gobierno, se refirió a las escuchas judiciales de Cristina Kirchner que salieron a la luz: “Le agradezco a Macri, y a los jueces, porque cada vez que sale algo contra Cristina son miles de votos más para ella porque cada vez que la agreden el pueblo la quiere más por valiente, por honrada”. “Ahora todos tenemos que putear porque la palabra orto, desde que la dijo Cristina está en el diccionario de la Real Academia Española”, completó.

 

Antes de terminar, la Presidenta de la Asociación, criticó enfáticamente la situación y la atención del Hospital Gandulfo: “La semana que pasó y sobre todo la anterior fue una semana muy dura para las Madres porque una de nuestras Madres se puso muy mal, Chela. Por suerte está muy bien, ahora. Desgraciadamente se cayó en el Hospital Gandulfo de Lomas de Zamora. Ahí la internaron. Ese hospital, cuando lo dirigía Carlos Oviedo, un gran sanitarista, parecía una clínica suiza. La gente del PAMI tenía la medicación gratis porque la hacían ahí. Todo Lomas de Zamora se atendía a las mil maravillas. A nuestra compañera la pusieron en un pasillo, veinticuatro horas, en una camilla tapada con un trapo y después no la atendieron como correspondía. Tuvimos que sacarla y llevarla a otra clínica para que la operen y la atiendan. El Gandulfo está en manos de la mujer del Chino Navarro y ahora pasó a ser la clínica del doctor Cureta. Había una historieta muy linda en la que el Dr. Cureta tiraba abajo las clínicas, se llenaba los bolsillos de plata, y no le importaba cuánta gente moría para que él fuera rico. Eso es lo que está pasando en el Hospital Gandulfo, con la mujer del Chino Navarro, con el Chino y compañía y la puta madre que lo parió”.

Por último, expresó: “El 23 de febrero vamos a estar en el Patria. Estamos trabajando muchísimo para estos 40 años. Hay un montón de compañeros que están trabajando. Estamos muy orgullosas las Madres de que mucha gente se haya puesto las pilas para ser nuestras piernas. Tenemos cabeza, tenemos cuerpo, tenemos boca. Ahora las piernas son ustedes”.