HEBE: «LA PLAZA ES DE LAS MADRES Y DE TODAS LAS MADRES LATINOAMERICANAS QUE ESTÁN PADECIENDO LO MISMO QUE NOSOTRAS»

Cada jueves, a las 15.30hs, las agujas se detienen y Plaza de Mayo se convierte en testigo de la cita entre las Madres y sus hijxs. Hoy no fue la excepción y, a pesar del calor abrasante, las eternas Madres de Plaza de Mayo marcharon alrededor de la histórica Pirámide para completar su Marcha Nº 2170 en el sitio que las vio nacer hace más de 42 años. Al término de la Marcha fue momento de los discursos en el espacio de La Hormiguita Colorada, en esta ocasión a cargo del periodista, Martín Smoje; el politólogo y periodista, Edgardo Mocca; y la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

El primero en hacer uso de la palabra fue Smoje quien celebró un nuevo jueves de ocupación política en Plaza de Mayo antes de referirse a la situación política regional que, desde hace días, ocupa la agenda.

“Fue una semana intensa que no permitió que nadie se relaje: la libertad de Lula, la impresionante reunión del Grupo de Puebla el sábado pasado, un Grupo que nos da la esperanza de que la unidad regional vuelva a ser una realidad efectiva, y mucho más después del Golpe de Estado del domingo en Bolivia, porque sí, hubo un Golpe de Estado aunque el presidente argentino en retirada y algunos medios se empeñen en decir lo contrario”, sostuvo Smoje.

Y en ese sentido, amplió: “Fue un Golpe de Estado que nos trajo y nos trae imágenes nefastas y arcaicas como la de la presidenta autoproclamada de manera ilegítima ingresando al Palacio del Quemado sosteniendo una biblia enorme, pisoteando la Wiphala y escoltada por los militares que minutos después le pusieron la banda presidencial. Y todavía te quieren hacer creer que la situación es normal”.

Para finalizar envió “todo el apoyo al compañero Evo Morales, a Álvaro García Linera y al pueblo boliviano y latinoamericano en lucha por una Patria Grande”.

A continuación fue el turno del periodista y politólogo, Edgardo Mocca que  agradeció una nueva invitación al espacio que “forma parte de lo que mejor identifica al pueblo argentino”. Y agregó que “muchos pueblos del mundo han aprendido de las Madres de Plaza de Mayo, han tomado sus símbolos, palabras y consignas para sus propias luchas”.

“Agradezco estar aquí en un momento como este porque esta Plaza permite decir cosas que uno en otro lado quizás no se le ocurre decir o no está seguro que sea justo decirlas. Y yo sé que este es el lugar para hablar con el corazón  y con toda la fuerza del alma. No hay manera que quien comparte un espacio con Hebe y las Madres no hable con el corazón”, reveló antes de referirse a los sucesos en el Estado Plurinacional de Bolivia.

“El acontecimiento de estas horas en Bolivia tiene mucha importancia política y no hizo más que traerme a la memoria el golpe contra la Unidad Popular en Chile (11 de septiembre de 1973). La Unidad Popular chilena había marcado a una generación, al igual que el Cordobazo y la gran tradición de la Resistencia Peronista… todos hechos que construyeron a una generación”, rememoró quien fuera uno de lxs integrantes de 6, 7, 8.

Mocca expresó su “solidaridad activa con el pueblo boliviano para hacer lo que sea necesario para  resistir tanta crueldad, racismo y fascismo” además de contribuir “a la rápida recuperación de la democracia y de los liderazgos bolivianos como los de Evo, Linera y los combatientes que asumieron una tarea en la que tuvieron éxito social, político y económico como no tuvo ningún país en estos años”. Además resaltó que el Gobierno de Evo recuperó “la identidad y los derechos de los indígenas”.

En otro tramo, el periodista lamentó el regreso de “la nefasta figura histórica del Golpe de Estado” y criticó a “algunos tarambanas que se dicen periodistas” por discutir si hubo o no hubo un Golpe que destituyó al gobierno legítimamente electo en las urnas. “Tiene cola de perro, lomo de perro y ladra… así que es un perro y eso es un Golpe de Estado”, graficó Mocca y recordó que “desde la recuperación de los derechos electorales en Argentina en 1983 se había cerrado esa época”.

“En 2015, tras el triunfo de la alianza cambiemita muchos dijeron que llegaba una derecha moderna y democrática que ahora vemos cómo se va como rata por tirante porque no son ni modernos ni democráticos… arruinaron el país en tiempo record y se van porque el pueblo le dijo basta en las calles con la tradición histórica de los jueves de las Madres para después decirles basta en las urnas”, manifestó en otro tramo.

Edgardo Mocca consideró que para lograr la victoria electoral fue clave el papel de Cristina Fernández de Kirchner y afirmó estar orgulloso de la conducta del presidente electo, Alberto Fernández “por decir lo que había que decirle a Donald Trump”.

“Tenemos que cambiar el discurso político sobre el gobierno del compañero Maduro”, apuntó antes de asegurar que “el ataque a Maduro es porque resiste, porque no pudieron hacer en Venezuela lo que lograron en Bolivia”.

Ante las críticas de los métodos de organización y acción, Mocca advirtió que “ninguna táctica y estrategia revolucionaria es correcta o incorrecta de modo absoluto” y reivindicó “a los combatientes del Cordobazo, a los de la década del setenta que dieron  la vida para evitar lo que está ocurriendo hoy en Bolivia y conseguir un triunfo popular en Argentina”.

En otro pasaje de su discurso, el periodista enfatizó que “el Pueblo tiene un compromiso de honor para lograr la libertad de lxs presxs políticxs” y reveló que el día anterior había mantenido “una larga conversación con Amado Boudou”.

“En esa larga conversación, Amado me dijo que ha y tres cosas que él considera esenciales. Primero: sostener y hacer crecer la unidad; segundo: tener la decisión de cumplir las promesas electorales que vayan en la dirección de una reparación social y de las transformaciones que sea necesario realizar para asegurarnos de que nunca más vuelva el neoliberalismo; y tercero: hablar, atraer y organizar a la juventud  con la seguridad de que lo que viene es una nueva etapa política basada en los mejores años que tuvo este pueblo que fueron los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner”, citó Mocca al ex vicepresidente de la Nación.

Para finalizar, Mocca celebró que “Argentina se esté convirtiendo en una reserva regional de la democracia, del antiimperialismo y de la Justicia Social… tenemos que estar orgullosos de eso, mostrarlo en la calle cada vez que quieran perturbar y molestar al Gobierno popular, legítimamente electo en las urnas”.

El cierre, como de costumbre, estuvo en la voz de Hebe de Bonafini quien se solidarizó con el pueblo boliviano y comunicó que “las casas están abiertas para recibirlos si tienen que disparar de allá”. “No importa que no haya asilo político, los pueblos podemos  dar asilo a los compañeros que lo necesiten”, completó.

A continuación, Hebe aseguró que “el Gobierno de Macri tuvo mucho que ver con el Golpe en Bolivia” y recordó las “idas y venidas” del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales junto al golpista boliviano, Luis Fernando y la esposa del presidente norteamericano, Ivanka Trump. En ese sentido, consideró que “cuando eso se investigue saldrá a la luz cuánto tuvo que ver Macri con lo que pasó en Bolivia”.

“Sé que el Movimiento al Socialismo (M.A.S.)  es un partido muy fuerte con gente preparada, ojalá puedan tener elecciones y evitar que les saquen todo con este Golpe siniestro, criminal y asesino”, sostuvo y recalcó que “alguna vez los yanquis van a tener que pagar lo que hicieron y hacen en Latinoamérica, alguna vez pagarán…”.

“Esta marcha es para recordarles que estamos aquí y que todos los jueves vamos a traer la bandera de Bolivia para que esté al lado de la de Venezuela. La plaza no es solo de las Madres sino de todas madres latinoamericanas que hoy están padeciendo lo mismo que padecimos nosotras”, señaló antes de también abrazar la lucha del pueblo chileno.

“Ellos están en la calle por otra cosa. Ellos quieren todo lo que Evo le dio al pueblo boliviano: salud, educación y  trabajo. Los chilenos pelean por eso. No es lo mismo. El pueblo boliviano está dando su vida para que no le saquen lo que Evo le dio y los chilenos quieren conseguir todas esas cosas”, explicó Bonafini antes de exigirle al mandatario Sebastián Piñera que “escuche al pueblo y dé un paso al costado”.

Luego se refirió a la política nacional y sostuvo que Alberto recibirá “un país devastado, sin trabajo y con una inflación impresionante”. “El 10 de diciembre empieza otra lucha. Nunca vamos a dejar de luchar, al contrario, vamos a tener que luchar mucho. Alberto, Cristina y Axel van a tener que trabajar mucho porque hay cosas, como la Justicia, que está muy podrida”, remarcó la dirigente y aseguró que “hay un montón de jueces fachos y corruptos que hay que sacar”.

“Si no cambiamos esta Justicia va a ser muy difícil la libertad de los presos políticos. Con esta Justicia no hay libertad posible y los derechos se quedan en sus bolsillos”, expresó en ese sentido.

Y, para finalizar, aseguró que el pueblo “debe acompañar lo que se hace bien y decir lo que está mal”. “No pidamos por nosotros, que primero se ocupen de los que no comen, los que no tienen trabajo y los que duermen en la calle. Después, paso a paso, vendrán las otras cosas”.