HEBE: “ESTE GOBIERNO Y EL F.M.I. ESTÁN MATANDO DE HAMBRE A LOS ÑIÑOS”

En Plaza de Mayo, el lugar que las vio nacer hace más de 42 años, las Madres cumplieron un nuevo jueves de ocupación política. A las 15.30hs, la plaza se vistió de pañuelo blanco para la Marcha Nº 2147 y las Madres, acompañadas por cientos de personas que marcharon junto a ellas, escribieron un nuevo capítulo en la historia de la lucha de los pueblos. Fue una jornada especial; la plaza de las Madres fue el sitio elegido para la convocatoria popular que, desde temprano, ocupó la histórica plaza para expresar el rechazo a la visita oficial del primer mandatario Jair Bolsonaro, el ex militar xenófobo y apologista del terrorismo de Estado, electo presidente tras la proscripción del líder del Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inácio Lula da Silva.

Tras completar las dos vueltas a la histórica Pirámide de Mayo fue momento de los discursos habituales en el espacio de La Hormiguita Colorada; en esta ocasión a cargo del representante de Prensa Madres; Martín Smoje; el referente del Colectivo Pasarinho, Paulo Pereira; el legislador porteño y candidato a Jefe de Gobierno, Mariano Recalde; y la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

El primero en hacer uso de la palabra fue Smoje quien celebró un nuevo jueves en Plaza de Mayo y manifestó que “las Madres son la historia viva”. En ese sentido agregó que “siguen escribiendo la historia día a día con su lucha inclaudicable, su perseverancia y la convicción real de que, efectivamente, la Patria es el otro”.

“Fue una semana convulsionada que desnudó cuál va a ser la estrategia electoral del Gobierno nacional: ensuciar la cancha, tirar carpetazos y armar operaciones como la que intentaron hacer con Alberto Fernández”, advirtió en referencia a las confabulaciones lanzadas desde varios medios hegemónicos. “Siempre jugaron igual y lo van a seguir haciendo porque es la única manera que tienen: apoyarse en el blindaje mediático para seguir tapando las políticas vergonzosas que en cuatro años destruyeron el país que Néstor y Cristina habían puesto de pie”, consideró.

Para finalizar, en referencia a las elecciones de octubre, Smoje opinó que “todavía no se ha logrado nada”. “Como nos dicen las Madres, no nos carguemos de falso triunfalismo. El camino para lograr la victoria es organizándonos, ya lo dice Hebe todos los jueves: hay que hacer cosas; más de dos personas ya son una organización y así es como vamos a poder terminar en las urnas con este gobierno nefasto: con el Pueblo, con Cristina, con Alberto y, por supuesto, con las Madres de Plaza de Mayo”, concluyó su discurso.

Luego fue el turno de Paulo Pereira, referente del Colectivo Pasarinho, una de las agrupaciones que organizó la jornada de rechazo a Bolsonaro. Pereira confesó sentirse  “muy conmovido y emocionado de estar en la plaza junto a las Madres”. “Estamos muy preocupados por la situación que vive Brasil desde el año 2013 cuando comenzaron a operar claros intereses políticos, económicos y judiciales para derrumbar el proyecto de país que se estaba armando. Un proyecto que permitió que durante varios años las poblaciones vulneradas pudieran discutir políticas públicas para cambiar el país”, analizó Pereira en relación a los gobiernos petistas que “sacaron a 40 millones de personas de la miseria y la pobreza”.

“Brasil salió de la dictadura en 1989 (tras la reforma constitucional de 1988 que, tras tres años de gobierno de José Sarney, devolvió la elección directa de la figura presidencial) todavía tiene heridas y deudas históricas muy profundas que debe sanar. Pero para eso necesitamos ayuda y apoyo y, en ese sentido, son las Madres la referencia que nos guía y nos da la certeza de que debemos ocupar las calles”, manifestó en referencia a los más de 20 años de dictadura.

“Hoy impedimos que un sector minúsculo de la sociedad brasilera (en referencia a Bolsonaro), niegue el pasado al decir que no existió una dictadura en Brasil. Fue una dictadura violenta que persiguió y mató gente”, agregó Paulo Pereira.

Para finalizar agradeció “a todas las organizaciones presentes que vinieron a decirle a Bolsonaro que su odio no es bienvenido en Argentina”. Por último llamó a “ocupar las calles y exigir que Brasil y todos los países tengan su proceso de memoria histórica”.

A continuación fue el turno del legislador porteño y candidato a Jefe de Gobierno porteño, Mariano Recalde, quien agradeció la invitación de las Madres y consideró  “un orgullo” hacer uso de la palabra en el marco de la Marcha Nº 2147.

En referencia al año electoral, Recalde aseguró que “nuestro proyecto político es el de llevar adelante los ideales de los desaparecidos”. “Por eso hoy, estar en la plaza junto a las Madres, antes de arrancar una campaña electoral, ratifica el compromiso de todxs lxs compañerxs para no dejar de trabajar y alcanzar la victoria en octubre”.

“No tenemos que lograr una victoria vacía, sino una que vuelva a poner por delante los ideales de los 30.000 y así volver  a entrar a la Casa Rosada, como aquel 25 de mayo de 2003”, argumentó Recalde al recordar la fecha de asunción de Néstor Kirchner.

“Tenemos un desafío enorme, hay una esperanza enorme en el pueblo argentino después del 18 de mayo cuando cristina anunció la mejor fórmula posible para llevar adelante este desafío de lograr que sea el periodo más corto de neoliberalismo en el país”, analizó pero, al mismo tiempo, agregó que “no está todo ganado ni asegurado”.

“No alcanza solamente con Alberto y con Cristina. Todos tenemos que comprometernos y trabajar todos los días para conseguir los votos necesarios para así lograr que las políticas de derechos humanos, el trabajo, la educación, la industria nacional, el desendeudamiento, la soberanía política, la independencia económica y los argentinxs que trabajan sean la prioridad del Gobierno”, subrayó Mariano Recalde.

Para cerrar, Recalde pidió “terminar de una vez con este Gobierno neoliberal para volver a poner en la Casa Rosada a un argentino y una argentina que nos representen de verdad”.

El cierre, como de costumbre, estuvo a cargo de la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo. “Cada jueves es distinto, con el mismo sentido, pero cada vez con más gente convencida que no creían en esa locura de no faltar un solo jueves a la plaza durante más de 42 años, peleando contra el que sea”, inició su discurso Hebe de Bonafini.

“Hoy la pelea es cuerpo a cuerpo con Larreta por el tema de las rejas que dividen Plaza de Mayo”, reveló Hebe en referencia a la maniobra turbulenta del Ejecutivo porteño que “pasó por encima” a los legisladores de la ciudad. “Larreta no debe saber que hay un dicho que dice que aunque la mona se vista de seda, mona queda. Siempre va a ser un tarado”, fustigó Hebe a Horacio Rodríguez Larreta.

En referencia a la convocatoria en rechazo a Bolsonaro, Hebe consideró  que “también hay que alzar la voz para pedir la libertad de Lula. Su libertad es un tema que el corresponde a toda Latinoamérica, no solo a Brasil. Hay que pedir, reclamar y gritar. Y tampoco hay que olvidarse de Venezuela y Bolivia… todos corremos peligro porque los yanquis están ahí nomás: son voraces… quieren el agua y el petróleo, se quieren llevar todo”, manifestó Hebe.

En otro tramo se refirió a los distintos índices de pobreza y desempleo que publican los medios de comunicación: “Me parece muy triste lo que pasa con los niños en este país. Siempre insisto con esto, uno abre le diario y los niños pobres son un número”, lamentó Bonafini.

“Hay gente que estudia la pobreza y dice que `tanto´ por ciento se muere de hambre; `tanto´ por ciento es pobre, `tanto´ por ciento mueren en las calles y otro `tanto´ por ciento no tiene vivienda… se gasta tanto tiempo, se escriben tantas cosas y se hace tan poco… el `tanto´ por ciento me cae pesado”, señaló.

“Esos números son niños que no comen, niños que no tienen abrigo, niños que no van a estudiar, madres que sufren porque no pueden darles de comer… terminemos con eso… basta con los números….son hombres, mujeres y niños que este Gobierno, dirigido por el FMI está llevando a la muerte”, lamentó Hebe con tristeza. En referencia al FMI y al Gobierno nacional, Hebe calificó a Christine Lagarde y a Mauricio Macri como “dos basuras”.

También tuvo palabras para el fiscal rebelde, Carlos Stornelli; y su superior, el procurador interino, Eduardo Casal: “Casal encubre a Stornelli y Stornelli cubre a Casal pero no se dan cuenta que lo que hacen es como cuando uno tiene la manta corta… si tiras para arriba se te destapan los pies y si tiras para abajo se te destapa la cabeza. Los van a descubrir igual”, auguró.

Para finalizar se refirió a una de las estrategias típicas del Gobierno y los medios hegemónicos cuando sube el malestar social o las encuestas hablan del crecimiento de la fórmula Fernández – Fernández: desempolvar el suicidio del fiscal Alberto Natalio Nisman. “Ahora volvieron a sacar lo de Nisman. La verdad es que Nisman era un pobre tipo que no tenía otra salida… ojalá muchos se peguen un tiro como hizo él”.