Hebe: “En este Día de la Mujer, quiero reivindicar a nuestras hijas, que dieron la vida por la patria”

En el Día Internacional de la Mujer, las Madres realizaron su habitual marcha en Plaza de Mayo antes de participar de la multitudinaria movilización convocadas por las mujeres, en lo que fue una histórica jornada de lucha.

A las 15:30 en punto, la camioneta que trasladaba a las Madres ingresó a la Plaza acompañada por cientos de aplausos y miles de pañuelos que vestían la Pirámide de palmo a palmo. Como cada jueves, realizaron dos vueltas que con esfuerzo pero con entusiasmo.

Posteriormente, en el espacio de los discursos, hicieron uso de la palabra el periodista Demetrio Iramain; el diputado provincial Lauro Grande; y la presidenta de la Asociación, Hebe de Bonafini.

El primero en hacer uso de la palabra fue Iramain, quien destacó la “ocupación política de Plaza de Mayo desde hace más de 40 años” y opinó que “para la mujer trabajadora no hay mejor lugar que Plaza de Mayo”.

“Son Madres revolucionarias que se animaron a enfrentar al patriarcado en el peor momento de nuestra historia social”, mencionó el periodista en alusión a 1977, año del surgimiento de las Madres de Plaza de Mayo.

Demetrio Iramain sostuvo que “las Madres son un ejemplo para el mundo entero” y agregó que “su lucha marcó un punto de inflexión en la cultura de occidente”. “Discutieron contra el patriarcado y el capitalismo de igual a igual y los vencieron un poquito. No fueron madres dóciles, salieron a la calle a luchar”, subrayó. Para finalizar, Iramain señaló que “no hay lucha por la liberación de la mujer por fuera de la lucha por la liberación de clase. Deben librarse de forma simultánea”.

Luego fue el turno del diputado provincial por la provincia de Buenos Aires Lauro Grande, quien agradeció a las Madres de Plaza de Mayo por la posibilidad de hacer uso de la palabra al término de “otra marcha maravillosa”, en referencia a la marcha 2082 de la Asociación Madres de Plaza de Mayo.

“Qué decir de estas mujeres que tienen más ovarios que cualquier compañero y compañera que han peleado más de 40 años, todos los días, en esta plaza del pueblo maravillosa. La plaza de Perón, Evita, Néstor, Cristina y de lxs 30.000 compañerxs desaparecidxs, nuestrxs guerrillerxs heroicxs”, destacó el edil bonaerense.

A continuación, Grande aseguró que “las Madres no le tienen miedo al gobierno de Mauricio Macri ni al de Vidal. Tampoco le tienen miedo a la Policía, Gendarmería ni a ninguno de los milicos que quieren reprimir”. Luego destacó que las Madres de Plaza de Mayo “son mujeres que están siempre en cada lucha, con los desposeídos, los más humildes, lxs trabajadores, con lxs que son reprimidxs y excluidxs”, lo que provocó el aplauso generalizado de las cientxo de personas que hoy acompañaron la marcha de las Madres.

“En este día tan particular también hay un pañuelo que simboliza esta lucha”, mencionó Lauro Grande en referencia al uso del pañuelo verde que visibiliza la campaña nacional a favor del aborto legal, seguro y gratuito. “Las mujeres que hoy marchan con el pañuelo verde tomaron ese símbolo de las Madres y por eso tenemos que reivindicarlo”, aseguró.

En su discurso, Grande recordó los recientes -y constantes- ataques a la Asociación Madres de Plaza de Mayo y enfatizó la necesidad de “plantarse”. “Los pañuelos son el símbolo de estas mujeres que luchan. Y sepan que en todo el país habrá miles y miles de pañuelos pintados en las plazas, calles y avenidas”.

Antes de ceder la palabra a la presidenta de la Asociación, concluyó: “Las Madres no están solas porque están junto a un pueblo. Cristina no está sola porque está junto a un pueblo. Vamos a volver, vamos a vivir felices con dignidad, trabajo y libertad para todos y todas”.

El cierre estuvo a cargo de la presidenta de la Asociación, Hebe de Bonafini quien recordó a las miles de mujeres detenidas desaparecidas: “En este Día de la Mujer quiero reivindicar a nuestras hijas, hermosas, formadas y preparadas que dieron la vida por la patria. Hay que acordarse de ellas, estamos acá porque ellas dejaron todos los lujos para dedicarse a los que menos tenían. Hoy también es su día”, expresó y generó el aplauso generalizado de los cientos de personas que la escuchaban atentamente.

En tiempos de hambre y desocupación, Hebe también ponderó a “las mujeres anónimas, esas mujeres de los barrios que tienen montones de hijos y son capaces de criar a los hijos de los vecinos que ya no están. A esas mujeres que se sacrifican, que no duermen para ver cómo pueden mandar a sus hijos a la escuela. En este día solo les puedo pedir perdón. Perdón por no poder hacer más por ellas, por no haber sabido hacer más. Todos somos responsables de que sus hijos no coman y de que ellas tengan que sufrir con este sistema”.

En otro pasaje de su discurso rescató la “muestra de valentía” de los mineros de Río Turbio, en conflicto hace meses con los gobiernos provincial y nacional. Tras una reacción masiva de la comunidad, los gendarmes que habían enviado el gobierno tuvieron que volverse antes de llegar. “Conozco a los compañeros, fui dos veces a Río Turbio cuando no había carreteras. Estuve en la boca de la mina y también estuve dentro de la mina”. “Ayer las Madres, con ayuda de las compañeros que visten la plaza todos los jueves, les enviamos pañuelos a Santa Cruz para que los pongan en la boca de la mina”, anunció Bonafini.

Luego se refirió a la propuesta oficial de liberar a los genocidas: “Quieren largarlos porque dicen que las cárceles están llenas. Mejor que suelten a los compañeros que no tienen condena. No tienen nada y los tienen presos porque sí”, en referencia a la persecución política que lleva adelante la coalición Cambiemos contra varias personas identificadas con el kirchnerismo.

También tuvo palabras para el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, quien en el discurso inaugural de la Justicia afirmó que “la Justicia no anda bien”. “¿Qué andarás buscando, Lorenzetti? ¿Ahora te acordas? Si vos sos el que le puso toda la mierda. Esa Corte no es Corte ni Suprema, nos quieren hacer creer que implementa justicia pero a los pueblos solo nos da injusticia”.

Ante las tácticas constante de desgaste y amenazas contra la Casa de las Madres, Bonafini denunció que el nuevo ataque estuvo dirigido contra el letrado que representa a la Asociación, al que amenazaron con quitarle la matrícula, lo que le impediría ejercer la defensa tanto de las Madres como de las otras causas que lleva adelante. Luego explicó que recibieron amenazas de desalojo aunque aseguró que “si vienen a sacarnos armamos una pueblada de pañuelos”.

Para finalizar sus palabras fueron dirigidas al presidente Mauricio Macri: “Se cae a pedazos, se quiere ir, no quiere gobernar más, pero tenemos que hacer que se quede y se caiga a pedazos su modelo. Es tan sucio y cínico que nos da vergüenza”. Y completó: “Mauricio todo te sale para el orto porque sos lechuza lechuza. Antes le decían lechuza a los que iban a aquellos que se estaban por morir para después venderles el cajón. Ya tenemos que ir juntando algo para Macri, se está por morir”.