Hebe: “El pañuelo sigue gritando y pidiendo Justicia”

Acompañadas por cientos de personas que día a día abrazan y comparten su lucha, las Madres realizaron hoy su marcha 2083 en Plaza de Mayo. Al término de las dos vueltas alrededor de la histórica Pirámide fue el turno de los discursos con la presencia de Luis Zarranz, responsable del área de Prensa de la Asociación; María Fernanda Raverta, diputada nacional por la provincia de Buenos Aires; y Hebe de Bonafini, presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo.

En su breve intervención, Zarranz se refirió a la campaña lanzada por las Madres para pintar pañuelos en plazas, calles y veredas de todo bajo la consigna #SiTocanUnPañueloPintamosUnMillón. En ese sentido, se refirió al instructivo que puede descargarse del sitio de la Asociación, www.madres.org

Luego fue el turno de la diputada nacional Fernanda Raverta, quien consideró “un orgullo inmenso” la posibilidad de hacer uso de la palabra en la histórica Plaza de Mayo.

“Hebe siempre nos dice que este es un tiempo muy complicado para el pueblo. Es complicado por este plan de miseria planificada que ejecuta el  gobierno de Macri a partir de diciembre 2015. Ese plan tiene por objetivo un pueblo empobrecido, con cada vez menos derechos, menos escuelas, un pueblo con menos salud y hospitales”, denunció Raverta.

En un contexto de profundo descontento social, con un Estado que avasalla, una y otra vez, los derechos conquistados por el pueblo, la legisladora resaltó el “pensamiento colectivo” de las Madres: “Ellas hablas de sus hijxs  y no lo hacen con nombre propio, son lxs hijxs de las Madres. Hablan de una generación, de nuestros padres”.

A tono con la perseverancia de las Madres, Raverta señaló que para combatir a la “miseria planificada” es necesario “poner todo”: “Las Madres nos enseñaron que la lucha es una obligación, luchar es un obligación, pelear es una obligación, discutir es una obligación. En este tiempo de resistencia,  lucha y organización debemos poner todo lo que tenemos a disposición”.

También hizo mención a los casos recientes de violencia institucional, como lo fueron el fusilamiento por la espalda de un chico de 12 años en Tucumán y la violencia ejercida contra otro niño en la provincia de Neuquén, al que habían acusado de “robar un perfume”.

“Este gran ajuste viene acompañado de una gran represión y en esa gran represión las víctimas siempre son los más pobres. Son los más jóvenes y los que menos tienen”, lamentó la legisladora oriunda de Mar del Plata. María Fernanda Raverta recordó los hechos ocurridos durante las jornadas de diciembre en las que “mientras se sancionaba una ley terrible contra el pueblo”, las fuerzas de seguridad reprimían.

Además, pidió continuar la lucha iniciada por las Madres para que “lxs hijxs del pueblo sean más felices”, y agregó: “Esa es nuestra gran responsabilidad y obligación. Luchar para que lxs hijxs del pueblo tengan acceso a todo lo que se merecen”.

Para finalizar, indicó: “Por eso, con un inmenso orgullo y emoción, me quiero despedir diciendo que llevaré en mi corazón este día como una bisagra en mi vida. Gracias Madres y sepan que voy a luchar toda la vida por lo que nos enseñaron, por lo que nos enseñaron sus hijxs y por lo que nos enseñaron Néstor y Cristina”.

En tanto, Hebe de Bonafini comenzó elogiando a la compañera: “Tan chquita y tan grande esta piba, ¿no?”, “Cómo labura. Es una gran compañera”, añadió.

Luego, se refirió a las fotos y videos que comenzaron a circular en las redes sobre la campaña para pintar pañuelos: “Les agradezco un montón porque siempre ponen al pañuelo como que ampara, que cubre. Al pañuelo le damos un valor muy grande: es el abrazo a los hijos, la resistencia, el amor, la fortaleza, la protección”. “Nos mandaron fotos de Mar del Plata y Misiones de casas que pintaron la puerta de su casa y las ventanas con pañuelos. Me emociona un montón que marquen tu casa con un pañuelo. No puedo creer”, dijo con la voz entrecortada por la emoción. “Esta campaña explotó y hay un montón de compañeros que están trabajando muchísimo”, completó.

En otro tramo, se refirió a la aprobación del pliego de Facundo Maggio como juez de Tucumán: “Me contó Sara Mrad, nuestra Madre de esa filial, que fueron a rechazar la designación y los sacaron a las patadas”, lamentó. También se refirió al asesinato de Facundo Ferreira en la misma provincia: “Desgraciadamente no se terminan los Facundos”, afirmó.

En referencia a otros casos de violencia institucional y represión, retomó el caso del joven en Neuquén al que había aludido Raverta: “Lo llevaron a 100 kilómetros de la casa después de que la Policía lo apaleó hasta que se cansó. Menos mal que la madre sacó un montón de fotos para negar la mentira que había dicho la médica sobre que se le había caído una pared”. “La acusación era que había robado un perfume de un supermercado. Cuando la madre pide que le devuelvan todo, ahí tenía el ticket del perfume. Y más allá  de eso, si hubiera robado el perfume, qué. ¿Quiénes son ellos para cagarte a palos por la mierda de un perfume? ¿Quiénes son? Roban todo el tiempo, afanan desde una pizza hasta una casa”, sostuvo indignada y entre aplausos.

Bonafini también hizo mención a la lucha de la comunidad educativa de las escuelas isleñas, quienes lograron frenar el cierre de los establecimientos dispuestos por María Eugenia Vidal: “La gente del Tigre, los maestros y las familias, hicieron dos días de protestas para que no cierren las escuelas, en kayak, en catamaranes; les ganaron la batalla a Vidal y las escuelas vuelven a funcionar. Cuando la protesta es grande, cuando el pueblo acompaña ellos no pueden resistirse”, comentó.

Por último, aludió al asesinato de Marielle Franco, en Brasil, la luchadora contra la violencia policial que fue acribillada. “No la conocí pero conocí la favela en la que estaba, que estaba dominada por la Policía. Hace 20 años las Madres hicimos una reunión de mujeres que luchan, en París, acompañadas por la señora Mitterrand y vinieron dos madres de Acarí, que le habían secuestrados once hijos que venían de un campo de deportes. Se los llevó la mafia para vender los órganos y ellas fueron a denunciarlo. Mientras estaban denunciando, les mataron a una madre en la favela y al volver mataron a una de las que había participado del encuentro. Es tremendo”. Ahora, mataron a una compañera negra que luchaba por sacar a la cana de adentro, porque la gente estuviera mejor. Era muy valiente, ponía su cuerpo. La acribillaron a balazos. Cuando no te pueden cerrar la boca, te acribillan a balazos. Eso son estos gobiernos. Ese es el gobierno amigo de Macri, que también tiene la misma idea: si no te puede callar, te acribilla a balazos”, afirmó dolida y embroncada. “Ya sabemos –añadió– cuando nos pase algo quiénes son los responsables. Son los responsables de la muertes y de los que se quedan sin trabajo, que van muriendo de a poco. De todas estas muertes son responsables los Macri, los Bullrich, los Caputo, toda esta mierda que se llena de plata, no les va a servir ni para comprarse coronas”, completó.

Para finalizar, se refirió a los preparativos para el 24 de marzo: “Falta poquito para el 24 de marzo. Estamos ansiosos. Las Madres vamos a marchar en un camión tapado de pañuelos. El pañuelo sigue gritando, pide Justicia, que se reivindique a los desaparecidos que dieron su vida por la patria y que los políticos que están haciendo tantas reuniones pongan los huevos donde lo tienen que poner, que los tienen bastante lejos”.