HEBE: “A PESAR DE TODO LO QUE NOS PASÓ, SEGUIMOS HACIENDO. ESTAMOS ORGULLOSAS DE NUESTRXS HIJXS; ORGULLOSAS DE EVA PERÓN, CRISTINA Y NUESTRO PUEBLO”

Una vez más, como desde hace más de 42 años, las agujas se detuvieron a las 15.30hs y Plaza de Mayo se vistió de Pañuelo Blanco. A la hora señalada, las Madres iniciaron su Marcha y tras dar dos vueltas a la histórica Pirámide, completaron 2157 jueves de ocupación política en la plaza que las vio nacer. Fue el primer jueves luego del primer test electoral a nivel nacional y la alegría se denotaba en las cientos de personas que se acercaron a marchar junto a las Madres. La jornada contó con la presencia de Garo Paylan, miembro fundador del Partido Democrático de los Pueblos en Turquía; y Ebru Günay, abogada de derechos humanos y diputada de la Asamblea Nacional de Turquía.

Luego fue el turno de los discursos habituales, en esta ocasión a cargo del periodista de Prensa Madres, Martín Smoje; el periodista económico, Alfredo Zaiat; y la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

El primer discurso estuvo a cargo de Smoje, quien celebró “más de 42 años de lucha inclaudicable”.

“Como todos los jueves, éste es distinto al anterior… nos encuentra con otro semblante después de los resultados del domingo: los 15 puntos de diferencia de Alberto y Cristina; y el 52% de Axel y Verónica en la provincia. Estos números expresan lo que se vive, lo que se ve en la calle y lo que bien anticiparon las Madres desde el primer día: que esta banda de delincuentes eran y siguen siendo enemigos del pueblo. Y así actuaron durante estos tres años y medio… ¿nos hirieron? Sí, pero nunca pudieron doblegarnos. Y no nos doblegaron porque todavía tenemos dirigentes que están a la altura, sindicalistas que defienden a los trabajadores, medios y periodistas que no se vendieron por la pauta… pero sobre todas las cosas porque tenemos como ejemplo y faro a nuestras Madres de Plaza de Mayo”, manifestó Smoje.

En ese sentido, completó: “No tenemos que bajar la guardia. Ya sabemos cómo son, de dónde vienen y adónde van… lo vimos en la conferencia de Macri el lunes y en las migajas que repartió ayer en ese mensaje grabado lamentable de ayer. Un mensaje penoso, a la altura de un presidente que da pena”.

Smoje aseguró que “hasta octubre, van a hacer lo imposible para evitar que un gobierno nacional y popular vuelva a la Rosada” y, para finalizar, sostuvo: “Tenemos que seguir trabajando todos los días, con todos, entre todos pero, sobre todas las cosas, sin bajar nunca los brazos”.

Luego fue el turno del periodista de Página/12 y Futurock.fm, Alfredo Zaiat, quien agradeció una nueva invitación “a la histórica Marcha de las Madres” a quienes consideró “el ejemplo de la resistencia del pueblo argentino”. Zaiat aseguró que “el proyecto neoliberal de Mauricio Macri y el poder económico ha retrocedido por la resistencia del pueblo argentino y del ejemplo extraordinario de las Madres”.

“El neoliberalismo a nivel mundial, y en Argentina, es antiobrero y antipueblo. Debemos convencer a las mayorías que en algún momento perdieron el rumbo y votaron a sus propios verdugos, para detener este proyecto neoliberal de la alianza macrista y radical”, subrayó y agregó que “es el tercer proyecto de los últimos 40 años”.

“Durante la dictadura con Martínez de Hoz, Cavallo y Menem durante los `90, y ahora con este gobierno neoliberal de Macri y el F.M.I., al que por suerte las urnas le dieron una paliza extraordinaria. Este proyecto actual es idéntico al de la dictadura y al de los `90. El objetivo fue castigar al trabajador, reducir el salario real de los trabajadores y jubilados, deteriorar los derechos de los trabajadores, destruir derechos sociales, previsionales y laborales. El elemento central de este proyecto es generar una dependencia económica”, explicó. Y agregó: “Ahora si habrá una herencia pesada para un nuevo gobierno nacional y popular… y esa herencia llega a través de la deuda y el F.M.I. Por eso tenemos que estar atentos, saber cuál es la herencia y cuales los condicionamientos que aún continúan”.

En relación a la depreciación de la moneda nacional, Zaiat consideró que “fue una megadevaluación deliberada que pulverizó los salarios” y criticó que hayan intentado arreglarla “con una propina que condiciona al próximo gobierno”. Ante esto, Zaiat parafraseó a Hebe y pidió “tener mucho cuidado dado que son muy peligrosos, y no van a aceptar pasivamente el resultado de las urnas”.

Para finalizar, agradeció a las Madres y expresó su felicidad porque “una vez más la fuerza del pueblo ha triunfado”.

El cierre, como de costumbre, estuvo a cargo de la presidenta de la organización, Hebe de Bonafini quien, una vez más, sorprendió a todos los presentes: “Yo no voy a hablar de ellos, voy a hablar de nosotros”, inició su alocución.

“Quiero que pensemos, disfrutemos y podamos sentir en la cabeza, el corazón y el cuerpo que nuestro pueblo es muy diferente a los pueblos latinoamericanos. Y no sólo porque acá nació el Che, Perón, Evita, San Martín y Belgrano… sino porque el pueblo se acostumbró a estar bien, primero con Perón y después con Néstor y Cristina”, manifestó.

“No aceptamos, aunque no tuvimos más remedio, lo que nos pasaba. Nadie se resignó, parecía que no había comunidad pero no, compañeros… Tenemos que estar orgullosos de lo que bancamos cuatro años, orgullosos de darnos cuenta que no había otro camino que esperar a que nos llegara el momento. No sabíamos con quién, todos decían Cristina, Cristina, Cristina y las madres decíamos `no, a Cristina hay que guardarla para la próxima y que esta vez vaya un patriota´. Y bueno, Alberto Fernández se está convirtiendo en patriota porque la verdad es que está actuando muy bien; se plantó con serenidad para decirle a Macri que es él quien debe arreglar las cosas. Macri quería un gobierno de transición, ellos rompen todo y después te piden que los ayudes”, sostuvo Bonafini.

Y agregó: “Entonces, me parece, que a la población le ha cambiado la cara. El lunes a la mañana la gente tenía otro rostro… pero sin dejar que nos quiten la frazada. Tenemos que estar alerta porque estos son capaces de cualquier cosa. No dejemos de estar alerta pero no hagamos cosas que no debemos. Estos que no llegan ni al 2% de los votos fogonean para ir a los supermercados. Y el Gobierno va a estar chocho si van…”, advirtió.

“Quieren que vayamos a hacer estragos como en 2001. Tenemos que estar tranquilos en casa, disfrutando con un mate y una torta frita lo que hemos logrado. No tiremos por la borda lo que hemos logrado. No hay que salir a la calle en este tiempo, porque ellos van a aprovechar para cagarnos a palos; tenemos que aprender…”, recalcó la dirigente.

 “A pesar de todo lo que nos pasó, hacemos. Nosotras somos felices con lo que nos pasa, orgullosas de los hijos que tuvimos, orgullosas de Eva Perón y Cristina. Tenemos un pueblo y dirigentes maravillosos…. es verdad que no son los que más nos gustan pero… vieron en las familias que la mamá nunca está conforme ni con quién se casa el hijo ni la hija. A nosotros nos pasa igual pero no elijamos; no está para elegir”, insistió.

“Si la queremos a Cristina y respetamos a Alberto, respetemos sus elecciones y su trabajo. Respetemos el trabajo que es mucho y constante porque, compañeros, da trabajo traer a tanta oveja descarriada que hay…. por no decir tanto carnero, es difícil”, remató.

A continuación, Hebe pidió “un enorme aplauso para Axel Kicillof que es un amor y laburó un montón”, en referencia al 52% que obtuvo la fórmula Kicillof – Magario en la provincia de Buenos Aires, la madre de todas las batallas electorales.

Hebe pidió que “el pueblo disfrute con lo que tiene”: “Si no hay plata para el asado, no importa… festejaremos con mate y torta frita aunque la harina también esté cara. Disfrutemos y pensemos que lo que logramos es algo único”.

“No hay país en el mundo que tenga este “volver”. Tenemos que estar orgullosos de nosotros, del pueblo, orgullosos de los compañeros que trabajan y de los que no. Seamos solidarios, ayudemos a los que no tienen trabajo en este tiempo. Si una señora en la villa puede cocinarle a 600 pibes y nosotros no somos capaces de dar un plato de comida, la verdad  que no merecemos ser ni peronistas ni kirchneristas. Nuestros hijos nos enseñaron a dar lo mejor que uno tiene, aunque no tengamos nada; aprendamos a ser solidarios para soportar y aguantar hasta octubre que vamos a ganar solo si nos agarramos bien fuerte del brazo”, destacó Hebe.

Para finalizar reiteró que “no es necesario que hablemos de ellos, no los nombremos porque nos ensuciamos… hablemos de Cristina y Alberto, Axel o leamos libros de la historia del peronismo, de Néstor; escuchemos discursos de Néstor y Cristina pero, fundamentalmente, si queremos tener educación, apaguemos la televisión”.