CON UN CÁLIDO HOMENAJE A ELSA FANTI DE MANZOTTI, LAS MADRES REALIZARON SU MARCHA Nº 2162

Bajo un sol que anticipó la llegada de la primavera, las Madres realizaron hoy su Marcha Nro. 2162 en la Plaza que las vio nacer hace más de 42 años. Estuvieron acompañadas, como siempre, por cientos de personas que marcharon junto a ellas detrás de una bandera con la inscripción “Los revolucionarios en el corazón del pueblo”. Al término de las dos vueltas a la Pirámide de Mayo fue momento de los discursos habituales, en esta ocasión a cargo del periodista de Prensa Madres, Martín Smoje, el diputado nacional y secretario general del Sindicato de Obreros Curtidores de la República Argentina, Walter Correa; y la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

El primero en hacer uso de la palabra fue Smoje quien celebró un nuevo jueves de ocupación política en Plaza de Mayo e hizo mención a Ley de Emergencia Alimentaria aprobada el día miércoles 18 en el Senado. “Una Ley necesaria que, al contrario de lo que declaró algún candidato oficialista, no es un slogan de campaña sino la consecuencia de casi cuatro años de políticas desastrosas de un Gobierno desastroso que llegó al poder con el único fin de garantizar negocios a unos pocos, arruinándole la vida a la mayoría de los argentinos”, manifestó.

Smoje sostuvo que “el Gobierno está en retirada” pero consideró que “hay que tener cuidado y estar alertas porque hasta el último día van a intentar dejar el campo minado para lo que viene”. “Pero es ahí, en lo que viene, dónde tenemos que poner la energía y la esperanza sin dejar de lado el largo camino que queda hasta octubre y diciembre. Pero es en ese futuro en el que tenemos que pensar: uno que nos incluya a todos y todas con una Patria donde vuelva a reinar el amor y la igualdad, una Patria como la que supimos tener durante los doce años maravillosos de Néstor y Cristina”, insistió.

Para finalizar, subrayó: “Ese es el camino, hacía ahí vamos y por eso y para eso luchamos y trabajamos todos los días siempre, siempre, siempre con el ejemplo de nuestras queridas Madres”.

Luego fue el turno del diputado nacional, Walter Correa, quien agradeció la invitación a la Plaza de las Madres y manifestó el orgullo de hacer uso de la palabra en el marco de una nueva Marcha.

“Como trabajador es un orgullo estar acá, hablar al lado de las Madres es un honor y quisiera destacar algunas cuestiones que quizás se escapan en estos tiempos de elecciones. Cuando arrancó el proceso de neocolonia oligárquica se hablaba de la gobernabilidad: gobernabilidad de acá, de allá y muchos que se dicen compañeros acomodaron el cuerpo justificando esa gobernabilidad”, manifestó el dirigente.

“En nombre de esa gobernabilidad, por acción u omisión, fueron cómplices de lo que nos está pasando como argentinos, como pueblo y como trabajadores. Por eso traigo esta reflexión… después cuando algún compañero escriba sobre estos cuatro años de resistencia, confrontación y oposición que hemos realizado… también se va a escribir que fue una resistencia corta y contundente”, indicó Correa.

En el mismo sentido agregó: “Acá hubo una compañera que lideró la resistencia y fue Cristina Fernández de Kirchner pero también hubo un pequeño grupo de dirigentes, pequeño pero firme, contundente, sólido, con principios e ideales que fue muy contundente”.

Walter Correa criticó a los que “lamentablemente se dieron cuenta el 11 de agosto de cómo estaba sufriendo el pueblo”. “Tenemos que ser sinceros, muchos estábamos preocupados el día 9 de agosto porque Vidal nos empardaba las cartas y esto hay que decirlo porque es verdad: algunos estaban temerosos porque no tenían la lectura real de que nuestro pueblo está sufriendo, pasando hambre, necesidades  y que teníamos una democracia precarizada”, indicó.

En otro tramo se refirió al ejemplo de lucha de las Madres de Plaza de Mayo: “Cuando se escriba la pequeña página sobre estos cuatro años de nuestro pueblo, otra vez estará presente en la historia el faro de las Madres de Plaza de Mayo para que ningún compañero se pierda en la tempestad de la tormenta, en la tempestad del neoliberalismo o en la miseria”.

Luego, en referencia a la contienda electoral, el gremialista citó a Raimundo Ongaro: “Como decía Raimundo Ongaro: nosotros nos tenemos que reconocer como compañeros del destino, aquellos compañeros que vamos a llegar al final y que estamos luchando por la liberación de nuestro pueblo. Hoy tenemos que abrazar a los compañeros que tenemos en este camino pero sabemos muy bien que cuando puedan se van a bajar… y esto también lo tengo que  decir como trabajador y como militante”, destacó el diputado nacional.

Para finalizar se refirió al resultado de las elecciones primarias y dio un vaticinio de lo que ocurrirá a fines de octubre: “Como trabajador me llena de orgullo que el 11 de agosto le mandamos el telegrama de preaviso a la oligarquía y el próximo 27 de octubre, día del aniversario del compañero Néstor Kirchner, le vamos a mandar el telegrama de despido para que no vuelvan nunca más a gobernar los destinos de nuestro pueblo y nuestra Patria”.

El cierre estuvo a cargo de la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, quien realizó un sentido homenaje a Elsa Fanti de Manzotti, integrante de la organización que, como suelen decir las Madres, “cambió de casa” el pasado fin de semana.

“Todos sabemos, escuchamos y sentimos en el corazón, en el alma y en la presencia… que hace unos días nos dejó Elsita, una ausencia de las que más duelen… su presencia era la dulzura y el amor. Aunque estaba enferma ella no quería faltar, venía igual… lo único que sabía últimamente era que los jueves había que venir a la plaza. Quizás venía y se confundía pero al ratito otra vez se acordaba que estaba acá, en la Plaza”.

“Ojalá que la familia respete el deseo de Elsa, que era estar aquí para siempre. Para nosotros, ustedes y para todos, seguramente estará presente en cada lugar y en cada momento. Elsa era de las Madres que nunca quería faltar, quería estar en todas las actividades. Había veces que le molestaba algo y decía `Ay, estoy incómoda no quiero ir´… pero su esfuerzo, sus ganas y el amor por el trabajo de las Madres hacía que Elsita siempre estuviera. Nunca se olvidaba de los cumpleaños, de la navidad, del día del amigo… ella recordaba todas las fechas. Fue Madre desde la primera hora, la que crió a sus nietos… con todo lo que trabajaba igual venia siempre”.

“Es muy difícil saber qué pasa dentro de cada una de nosotras pero la propuesta fue desde el principio: aunque muera una Madre nunca vamos a dejar de abrir la casa ni de venir a la Plaza. Por eso, el día que ella se fue, las Madres trabajamos todo el día en su memoria. Elsita, en algún momento nos reencontraremos, seguramente hay un lugar reservado para nosotras”.

Luego de un cálido y sentido aplauso de parte de todxs lxs presentes, la presidenta de la organización continuó con su discurso y criticó al Ministro de Justicia, Germán Garavano, luego de las declaraciones en las que aseguró “no poner las manos en el fuego por el presidente”. “Lo dice Garavano, que primero se cansó de chuparle las medias”, fustigó Hebe al titular de la cartera de Justicia.

Bonafini también se refirió a la entrevista realizada por Alejandro Fantino al dueño del Grupo América, Daniel Vila, en las que el empresario intentó despegarse de la vapuleada figura del presidente Mauricio Macri. “Vila denunció que Macri lo apretó para darle todo a Clarín…. Vieron, lo que ya contó Victor Hugo es requete verdad. Macri lo apretó mal, le dijo que lo iba a poner preso si no hacía lo que él quería… y cuando todos creían que eran solo palabras Vila dijo que tenía todo grabado y certificado por escribano público. Macri se va quedando cada vez más solo, más solo que Adán en el día de la madre”, enfatizó.

Para finalizar, Hebe hizo mención a la polémica en torno al bastón presidencial de Mauricio Macri, explicada en televisión por uno de los protagonistas, el orfebre Juan Carlos Pallarols. “Vieron que hay un bastón presidencial que siempre hace Pallarols… bueno, en 2015 Macri dijo que no lo quería y que iba a usar otro. ¿Saben por qué no lo quería? Porque tenía miedo que Cristina le ponga un mal dentro y le haga una macumba. Lo que Macri no se dio cuenta es que la macumba se la estábamos haciendo las Madres acá en la Plaza desde aquel primer día en que no lo dejamos pasar ni de ida ni de vuelta. Le hicimos la macumba durante cuatro años y se la vamos a seguir haciendo hasta el día que se vaya… cada jueves, a cada hora y a cada minuto”.